El aceleramiento de la transformación digital a causa de la pandemia, obligó a que empresarios y emprendedores tuvieran que buscar estrategias para seguir operando desde la virtualidad.

Frente a este panorama, uno de los principales retos que enfrentan los emprendedores es el de los fraudes por transacciones en línea. Por eso, Vesta, una compañía líder mundial en prevención de fraude digital, recomienda estas 5 claves que los emprendedores pueden aplicar si quieren evitar estas amenazas:

IMPLEMENTAR REGLAS ESTRICTAS DURANTE EL PROCESO DE PAGO

Los procesadores de pagos tienen un conjunto de reglas para tratar las transacciones. Comprenda las reglas de su proveedor y recuerde seguirlas siempre que se enfrente a una disputa. No hacerlo aumenta sus posibilidades de perder la disputa, lo que le cuesta aún más dinero ya que usted es responsable de todos los costos.

APLICAR VARIAS FASES DE VALIDACIÓN Y AUTORIZACIÓN

Un pago autorizado no garantiza que el dinero vaya a la cuenta bancaria de la empresa. Los hackers pueden interrumpir una transacción y desviar los recursos. Por eso, utilice siempre una combinación de funciones de autorización para reforzar su sitio de pagos de modo que tenga múltiples capas de seguridad. La autorización adecuada incluye factores como:

  • Asegurarse de que su sitio de pago esté protegido por HTTPS.
  • Asegurarse de que su procesador de pagos cumpla con los estándares PCI DSS.
  • Tener todos los formularios necesarios en la página de pago para verificar las transacciones.
  • No almacenar ningún tipo de detalles de tarjetas de clientes en bases de datos.

EMPLEAR SISTEMAS DE VERIFICACIÓN EFECTIVOS

Los falsos negativos perjudican a las empresas y a los clientes. Ser capaz de verificar las transacciones le permite evitar rápidamente que se acepten transacciones fraudulentas. Una buena solución de pago hace esto reconociendo automáticamente los patrones y analizando los detalles de la transacción, lo que en cuestión de segundos puede identificar a los clientes legítimos. Otros recursos son: verificación por huella digital, verificación por e-mail, verificación telefónica de dos pasos y verificación del número de tarjeta, entre otros.

UTILIZAR CONTROLES MANUALES (ESPORÁDICAMENTE)

Aunque siempre es mejor automatizar procesos si maneja regularmente pedidos de alto valor, lo ideal es que algunos pedidos (los más grandes) se revisen manualmente. 

Una forma de hacerlo es poniéndose en contacto con el comprador por correo electrónico o por teléfono. Es más probable que los clientes genuinos se comuniquen, ya que lo último que un estafador querría hacer es revelar su información personal; también puede buscar en Google el nombre del comprador o el sitio web de la empresa. Las verificaciones manuales están bien si solo las hace algunas veces al año, lo contrario es uso ineficaz del tiempo.

ADQUIRIR LA TECNOLOGÍA ADECUADA

La mayoría de los casos de fraude transaccional se debe al uso de tecnología obsoleta, por limitaciones del proveedor de pagos o a los propietarios de negocios que no están dispuestos a gastar dinero en herramientas optimizadas. 

Hoy los estafadores son extremadamente hábiles y persistentes al explotar las debilidades de cualquier tecnología arcaica. Invertir en una solución de pago segura y actualizada es simple frente a la seguridad que obtiene por brindar a sus clientes la mejor experiencia de compra, mientras protege su negocio contra fraudes por internet.

 

Para acceder a nuestros servicios relacionados con el área de Emprendimiento, solo visita el enlace:

https://emprenderte.org