El mundo digital es un vasto universo que no se termina de conocer. Todos los días los usuarios que interactúan en este espacio crean nuevos sitios web que agrandan su tamaño y renueva su condición de ser la fuente de información inagotable hasta la fecha.

Un gran porcentaje de los internautas son jóvenes y adultos que ingresan constantemente búsquedas para interactuar de alguna forma con las páginas web y su contenido.

Y si bien internet es actualmente parte de la vida diaria de todas las personas, también forma parte de momentos desagradables que deben ser reducidos al máximo.

Algunos de estos problemas pueden ser:

  • Suplantación de identidad.
  • Utilización de recursos informáticos para minería virtual.
  • Vulneración de datos personales.

Existen muchas razones más, con intenciones más oscuras. Por ello, se deben contar con medidas de seguridad lo suficientemente claras para limitar las oportunidades de que sucedan.

Para que las sesiones de internet sean seguras lo mejor es tener en cuenta recomendaciones que han sido publicadas por Google. Estas van dirigidas hacia la búsquedas seguras y a tener en cuenta los protocolos de seguridad de las páginas, como por ejemplo el certificado SSL.

Los sitios web más seguros son aquellos que están actualizados y siguen la Ley de Protección de Datos Personales, tal como Facebook, Youtube, Epic Games, Netflix o Betway casino. Siempre es necesario conocer el uso que estos portales le darán a la información personal de los usuarios y se puede ver en la sección de las políticas de privacidad o en los términos y condiciones.

Ahora, descubrir las amenazas no es una tarea fácil, ya que tienden a conocer muy bien los patrones de navegación y comportamientos de los usuarios de internet, por lo que esperan a que suceda un descuido para actuar y lograr su cometido.

Teniendo esto en cuenta, estas son las formas que pueden utilizar para vulnerar los equipos de los usuarios:

Virus informáticos

Es muy común que las amenazas tengan la forma de virus o malware para poder acceder a los datos personales y financieros de los usuarios.

Un dispositivo se puede contaminar al descargar un archivo corrupto desde la red y no sea escaneado por un antivirus, muchas veces porque no es detectado el peligro sino hasta que es muy tarde.

Los desarrolladores de estos software maliciosos conocen cuáles son los programas, archivos o documentos que la mayoría de las personas descarga a sus computadores o teléfonos móviles, por lo que incrustan al malware en los mismos y así obtener la data que necesitan.

Phishing

Otra estrategia que utilizan es el phishing. Esto es, hacerse pasar por una persona o empresa para enviar contenido de interés a los usuarios, como imágenes, links, videos, entre otros.

Normalmente utilizan correos electrónicos, landing pages, sms o redes sociales para esto, que vendrían siendo el enlace.

Una vez abierto el intermediario, se descarga un malware que roba la información importante y permanece en el dispositivo hasta que sea removido por un antimalware.

Falsas actualizaciones
Este método no es tan común ya que se necesita mucho tiempo para diseñar. Sin embargo, es bastante eficaz para el robo de datos.

Lo que hace el desarrollador es crear una actualización falsa con malware incrustado y se lanza a los servidores de una aplicación. Cuando los usuarios que tengan una versión antigua del programa y busquen instalar la nueva, aparecerá un aviso de descarga que puede tener la actualización corrupta.

Como resultado, el virus ingresa sin ser detectado al dispositivo. Esto ha sucedido recientemente en un robo de 1.400 BTC a la billetera virtual Electrum. La cifra equivale actualmente a más de 16 millones de dólares.

Es importante mantenerse al tanto de las nuevas formas de amenazas que aparecen, ya que conforme avanza la tecnología, al mismo paso se adapta el cibercrimen.