Dos jóvenes arquitectos daneses de SAGA Space Architects (empresa dedicada a espacios habitables para los futuros viajeros espaciales), Karl-Johan Sørensen y Sebastian Aristotelis vivirán en Groenlandia, en una zona desértica del Ártico, durante tres meses, en el refugio lunar Mark 1, que ellos mismos han diseñado y construido.

“Estaremos completamente aislados. El paisaje es monótono, sin estímulos alrededor y, por lo tanto, constituirá la simulación más real de lo que sería vivir en la Luna a la que podemos acceder aquí en la Tierra”, explica el arquitecto Sebastian Aristotelis.

El refugio está repleto de tecnología, incluyendo paneles solares capaces de alimentar 1 ordenador y 76 sensores que, entre otras funciones, asegurarán el funcionamiento del hábitat en entornos extremos de hasta 30 grados bajo cero.

“Odín constituye el cerebro del refugio lunar. Se trata de un pequeño ordenador sin ventilador de Lenovo (ThinkCentre M90n) conectado a sensores y capaz de predecir las necesidades de mantenimiento. Si alguno de los sensores detecta un aumento de la humedad o descenso de la temperatura, se alertará al equipo acerca del fallo”, comenta Sebastian Aristotelis, de 25 años de edad.

En la ubicación, el equipo recabará métricas singulares y analizará datos biométricos sobre múltiples aspectos de sus organismos y del hábitat, como por ejemplo un jardín vertical, para estudiar la supervivencia de las plantas en este entorno. Al mismo tiempo, los arquitectos colaborarán con otros 20 equipos de investigación a los que permitirán acceder a los datos recabados para avanzar un paso más en pos del sueño de colonizar la Luna.

Equipos Lenovo

Durante los próximos tres meses, las oportunidades de llevar a cabo investigaciones estarán extremadamente limitadas. Los dos daneses deberán planificar y priorizar minuciosamente su tiempo y sus esfuerzos. Cada día tendrán que seguir un horario de trabajo regular, incluyendo ocho horas de sueño, ocho de trabajo y ocho de entretenimiento. Gran parte de sus horas de vigilia las pasarán delante de sus portátiles. Estos dispositivos resultarán esenciales para mantener un canal de comunicación constante con el mundo exterior y garantizar su seguridad en todo momento.

“Tenemos que poder confiar en el perfecto funcionamiento de nuestros portátiles y tecnología en todo momento. Los computadores resultan vitales para la misión: los necesitaremos para sobrevivir y para trabajar y también serán nuestra única fuente de entretenimiento, de modo que deben ser completamente fiables bajo estas condiciones extremas. Puesto que muchos de mis dispositivos anteriores han sido fabricados por Lenovo, nunca tuvimos dudas acerca de la elección”, subraya Sebastian Aristotelis.

La tecnología específica que el equipo llevará en su misión incluye dos dispositivos ThinkPad P53 proporcionados por Lenovo. Los computadores, que han pasado pruebas de calidad militar, han sido construidos para poder operar en condiciones extremas y cumplir tareas como gestión de diseños de arquitectura.

“Nos sentimos extremadamente satisfechos ante la oportunidad que nos han aportado los arquitectos de SAGA Space. Se trata de un desafío incomparable para demostrar el esfuerzo que invertimos en asegurar la durabilidad y fiabilidad de nuestros productos. Les deseamos mucho éxito en esta aventura”, añadió Peter Juul Jørgensen, country manager de Lenovo en Dinamarca.

Su aventura podrá seguirse a través de la web asaga.space.