Jack Dorsey, CEO de Twitter, está convencido de que Bitcoin y Blockchain, la tecnología descentralizada que lo hace posible, son el futuro de su red social. Así lo ha afirmado durante la celebración del Oslo Freedom Forum 2020, una conferencia sobre derechos humanos que se acaba de celebrar en Noruega.

Jack Dorsey afirma que el futuro de Twitter es convertirse en una plataforma basada en el Blockchain, la tecnología de descentralización creada por el Bitcoin

En el evento, Dorsey ha reafirmado su postura con respecto al Bitcoin, al que en ocasiones anteriores ya se ha referido como “la mejor criptomoneda disponible”. El directivo asegura que el espíritu del Bitcoin y del Blockchain es crear un sistema de confianza en Internet, un entorno “en el que actualmente no se confía”, según sus palabras.

De hecho, el entusiasmo de Jack Dorsey hacia el Bitcoin es tal que segura que tiene el potencial de convertirse en la única divisa mundial en la década de 2030. Sea exagerado o no su punto de vista sobre el Bitcoin, lo que está claro es que Dorsey ve el futuro de Twitter conectado al de la criptomoneda y su tecnología subyacente.

Para adaptarse a esta nueva realidad, Twitter ha creado una organización independiente llamada “Blue Sky”, que cuenta con un equipo de cinco desarrolladores específico que estudia cómo adaptar la red social a un entorno descentralizado y que trabajan para crear una plataforma pública de Blockchain, un estándar descentralizado para las redes sociales de la que podría depender Twitter en un futuro.

Dorsey considera que una de las principales ventajas que aportaría la descentralización del Blockchain sería una notable mejora de la seguridad, algo que preocupa considerablemente a la compañía desde que el pasado julio sufriera la mayor brecha de seguridad de su historia, que sirvió para promover una estafa relacionada con criptomonedas a través de las cuentas de personajes famosos.

El directivo está convencido de que otorgando más poder a los usuarios mediante la descentralización del Blockchain en lugar de estar todos los sistemas concentrados en los servidores de la empresa, Twitter sería un entorno más seguro.