La comunicación cuántica se considera casi imposible de piratear. A diferencia del cifrado tradicional, este podría ser el futuro de la comunicación bancaria y otros sectores igual de sensibles a ataques.

China ha establecido la primera red de comunicación cuántica del mundo. Para ello se han necesitado más de 700 fibras ópticas con dos enlaces tierra-satélite con los que distribuir las claves cuánticas por 4.600 kilómetros, desde la ciudad de Xinlong a Shanghai.

La revista Nature ha publicado los avances conseguidos por el equipo de Jianwei Pan, Yuao Chen, y Chengzhi Peng, investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China en Hefei (USTC). Jianwei Pan, profesor en esta universidad, asegura que este proyecto demuestra que “la tecnología de comunicación cuántica es lo suficientemente madura para aplicaciones prácticas a gran escala“.

Las claves generadas por la comunicación cuántica o QKD (quantum key distribution) se basan en los estados de las partículas cuánticas como por ejemplo, los fotones. Así se forma una cadena de ceros y unos que, ante cualquier interferencia entre el emisor y el receptor, la cadena cambia de inmediato evitando su descifrado.

Cada par de fotones entrelazados codifica un bit de la cadena. Al estar entrelazados si uno de los fotones se ve alterado o es descubierto por un sistema ajeno, el entrelazado se rompe porque el fotón ha cambiado su propiedades de forma inmediata. La clave cambiaría antes de que se pudiera averiguar por completo, por eso se considera casi imposible de piratear a esta nueva tecnología. 

El equipo de investigadores ha conseguido mejorar el rendimiento de algunas de las partes de la red de comunicación hasta conseguir una tasa promedio en la generación de las claves de 47,8 kilobits por segundo, unas 40 veces más rápida. Además, a este proyecto también se le podría atribuir el récord de QKD en tierra con más de 500 kilómetros gracias al uso de la tecnología QKD de campo doble (TF-QKD).

Estas redes se podrían ampliar a nivel global uniendo las diferentes redes cuánticas de los países y las instituciones y empresas, si se llegara a estandarizar los protocolos y hardware necesario. El equipo de la USTC quiere ampliar esta red china con la ayuda de socios internacionales de Austria, Italia, Rusia y Canadá. Otro de los objetivos próximos es el desarrollo de satélites QKD y receptores terrestres de diferentes escalas para lograr una red cuántica de hasta 10.000 kilómetros

 

Para contratar nuestros servicios relacionados con el área de Tecnología, puedes dirigirte al enlace:

https://iamgbusiness.com