Se ha comenzado a construir la batería de aire líquido más grande del mundo, que almacenará electricidad renovable y reducirá las emisiones de las centrales eléctricas de combustibles fósiles.

El proyecto cerca de Manchester, Reino Unido, usa la energía verde sobrante para comprimir el aire en un líquido y almacenarlo. Cuando la demanda sea mayor, el aire líquido se libera de nuevo en un gas, accionando una turbina que devuelve la energía verde a la red.

La expansión de la energía eólica y solar es vital para hacer frente a la emergencia climática, pero no siempre están disponibles. El almacenamiento es clave y el nuevo proyecto será el más grande del mundo fuera de los sistemas hidroeléctricos bombeados, que requieren de depósito en las montañas para almacenar agua.

Se ha comenzado a construir la batería de aire líquido más grande del mundo, que almacenará electricidad renovable y reducirá las emisiones de las centrales eléctricas de combustibles fósiles.

El proyecto cerca de Manchester, Reino Unido, usa la energía verde sobrante para comprimir el aire en un líquido y almacenarlo. Cuando la demanda sea mayor, el aire líquido se libera de nuevo en un gas, accionando una turbina que devuelve la energía verde a la red.

La expansión de la energía eólica y solar es vital para hacer frente a la emergencia climática, pero no siempre están disponibles. El almacenamiento es clave y el nuevo proyecto será el más grande del mundo fuera de los sistemas hidroeléctricos bombeados, que requieren de depósito en las montañas para almacenar agua.