El registro de las actividades cotidianas, la costumbre de almacenar memorias en la gabeta digital, comenzó siendo una simple curiosidad.

Uno de los precursores de esta tendencia en el mundo fue Martin Kallstrom, cofundador y director de Memoto, una aplicación móvil, fundada en 2013. El propósito de este emprendimiento fue brindar un espacio virtual con las herramientas necesarias para plasmar la vida en imágenes por medio de un dispositivo que se sujetaba a la ropa y que capturaba de manera automática fotografías con referencia geográfica cada 30 segundos.

Hoy, resulta inevitable dejar rastro digital de la actividad cotidiana en todas las páginas de internet, aplicaciones y redes sociales. Para Fernando Vega, Social Solutions Manager de Comscore para Latinoamérica, 82,5% de la población de América Latina pasa en promedio 182 minutos mensuales en las redes sociales. Esto, sumado a la tendencia hacia el registro de lo que se desayunó o cenó, de los trayectos caminados o recorridos en carro, de los sitios web visitados desde la cama justo antes de dormir, e incluso, del clima constituye un perfil detallado de los usuarios habituales en la red.

El “lifelogging” o bitácora de vida consiste en recopilar datos, periódicamente, a diario, sobre experiencias personales a través de sensores portátiles, como los celulares o los relojes inteligentes. Es documentar cada movimiento, registrar y medir todo: frecuencia cardiaca, ubicación geográfica, archivos compartidos en jornadas laborales, momentos de ocio, conversaciones con amigos, compras en línea, dietas y hasta horas de sueño.

Aplicaciones como WhatsApp, Facebook, Twitter, Instagram, Waze, Outlook, Foursquare u otras redes sociales permiten a sus usuarios hacer seguimiento de su bitácora de actividades en el historial de búsquedas, sitios o publicaciones. Este segmento en Facebook, se llama “activity log” y permite encontrar rápido fotos o videos de esa fiesta ya olvidada.

La tendencia, ya consolidada en la cotidianidad, induce al dilema en torno a la privacidad; constituye una amenaza. Según Vega, analista de Comscore, incluso las personas que no actúan a propósito en internet, publicando una foto o video, activando Waze, o trinando en Twitter, también dejan registro diario de sus actividades en línea. Todos, salvo contadas excepciones, aseguró, llevan un dispositivo celular entre sus bolsillos.

 

Para solicitar nuestros servicios relacionados con el área de Emprendimiento, solo debes accesar al enlace:

https://emprenderte.org