Antes de hablar sobre cómo vamos a conseguir la financiación para nuestra startup es necesario que inicialmente aclaremos algunos términos y así tengas claro qué tipo de capital tienes que perseguir. Existen tantas formas de invertir en una startup que puede llegar a ser confuso para los fundadores entender las diferencias entre unas modalidades y otras. Aquí te explicamos cómo financiar una startup.

Se ha elaborado esta guía para que los fundadores de startup puedan entender a la perfección qué tipos de inversión existen y las ventajas e inconveniente de cada una de ellas.

3 tipos de inversión principales para financiar una startup

En resumidas cuentas, para financiar una startup te damos las 3 formas principales de inversión son Bootstrapping, Deuda y Equity. Existen otras formas pero son extremadamente inusuales. Vamos a tratar en profundidad en qué se basan cada una de ellas. Sigue leyendo y descubre cómo financiar tu startup.

¿Qué es el Bootstrapping?

Esta modalidad de inversión se basa en usar el propio capital de los fundadores y el generado por el negocio para financiar una startup.

El Bootstrapping debería ser siempre tu plan A

Si lo piensas detenidamente, levantar capital debería ser la última de tus prioridades ya que no es un fin en si mismo. Es un medio para conseguir desarrollar un producto que genere millones de euros en ventas.

Sin embargo, existe un prestigio especial asociado a aquellos fundadores que levantan miles o millones de euros en rondas de financiación y eso, visto desde fuera, puede parecer el éxito rotundo. Nada más lejos de la realidad, las empresas que han seguido Bootstrap capital (crecer con sus propios ahorros) no solamente son gigantes, sino que tienen el 100% de la compañía y eso les permite actuar con absoluta libertad.

Por lo tanto, no pierdas el foco. el Bootstrapping siempre debe ser tu plan A.

Ventajas del Bootstrapping

Algunas ventajas de este método son:

  1. No diluye las participaciones de los fundadores (diluir = disminuir el % de la empresa que está a su nombre). Al no haber compra de acciones por parte de 3eros en la empresa, el 100% de las mismas sigue residiendo en los fundadores.
  2. Reduce la dependencia de los inversores y mantiene la capacidad de decisión. En una empresa la capacidad de decisión suele ser directamente proporcional al % de la empresa que se posee. Al no haber inversores con porcentaje de la compañía, las decisiones estratégicas siguen siendo tomadas por los fundadores.
  3. Hace que tu empresa sea más atractiva para los propios inversores. Bootstrapping te obliga a ser muy eficiente en términos de capital y eso es exactamente lo que quieren ver los inversores. Quieren ver a un equipo fundador que cuide cada centavo de su dinero y pueda demostrar que pueden hacer mucho con un poco.

Desventajas del Bootstrapping

Hay ciertas startups (como las HardTech o algunos Saas) que requieren de un volumen de inversión inicial muy alto y quizá modalidades de Bootstrapping no sean adecuadas si este es el tipo de startup que tienes. 

¿Qué es el Equity Funding?

El Equity Funding o la financiación mediante acciones es el método de obtener capital mediante la venta de acciones de la empresa a los inversores. A cambio de dicha inversión, los accionistas reciben participaciones en la propiedad de la empresa.

Cuando estos inversores entran en estadios muy iniciales de una startup y su figura aporta un valor adicional como asesor o advisor, se les considera Business Angels.

¿Cómo funciona el Equity Funding?

Para que un inversor ajeno a la compañía pueda comprar una parte de la empresa, primero hemos de saber cuánto vale dicha empresa (repasaremos en este post las diferentes formas de calcular el valor de una compañía).

Una vez que tenemos dicho valor, entonces decidimos vender un % de la empresa a un inversor que paga el precio de mercado estipulado.

Ejemplo de Equity Funding

Imagina que eres el fundador de la startup/empresa «EJEMPLO S.L.».

Los fundadores de EJEMPLO acuerdan recaudar $250,000 de un inversor con una valoración previa al dinero de $1,000,000 (el valor antes de agregar el cheque de $ 250k).

De esta forma los inversores compran un 20% de la compañía (250k / 1.250k) y cuando esta sea vendida, los inversores obtienen el 20% de las ganancias.

Ventajas del Equity Funding

La ventaja principal es poder acceder a capitales mucho más elevados para financiar tu emprendimiento y como recomendación general buscar inversores que tenga elevada experiencia en el sector en el que opera tu startup o empresa. De esa forma no sólo obtienes el dinero, sino mentorización y potencial conexión con players relevantes de esa industria.

Desventajas del Equity Funding

La mayor «desventaja» de esta forma de inversión, es que pierdes propiedad de la compañía y en consecuencia el control sobre la misma.

Esto se convertirá en un problema si haces sucesivas ventas de acciones o «rondas de financiación» que te harán perder el control de tu empresa poco a poco.

Esto no significa que sea una mala opción para financiarte, sino que has de saber exactamente cuál es el momento óptimo para hacer esta venta de acciones. Lo más habitual es arrancar tu empresa con la metodología «Bootstrapping» y cuando ya has alcanzado el Product-Market-Fit y quieres comenzar a crecer es cuando se obtiene capital mediante el Equity Funding.

Deuda

¿Qué es la deuda?

Este es el método «tradicional» de financiación que ha sido tradicionalmente empleado durante cientos de años. La idea es simple; una empresa recibe capital y se compromete a devolver el importe. A ese compromiso, se le llama deuda.

Financiar una startup: ¿cómo funciona la deuda?

Un inversor (puede ser un banco, inversores privados, empresas de crédito…) presta capital a la empresa con la expectativa de que el monto del capital y los intereses acumulados se reembolsarán en una fecha posterior predeterminada. El préstamo generalmente está “garantizado” por un activo que el prestamista puede cobrar si se detiene el reembolso.

Ejemplo de Deuda

La empresa EJEMPLO S.L. necesita 50.000€ para empezar su actividad. Los cofundadores piden un préstamo al banco y usan sus casas como garantías contra el préstamo de 50,000€ con el banco.

Pasado un tiempo (unos cuantos meses para que le empresa ya de beneficios) los fundadores devuelven los 50.000€ + Intereses al banco. Sin embargo, si no devuelven el préstamo al banco, el banco tendrá el derecho de quedarse con las propiedades puestas como garantía (en este caso las casas de los fundadores).

Cuando la deuda tiene sentido

Al igual que con el capital social, existen algunos escenarios en los que la deuda es la opción más útil para financiar su empresa. Aquí vemos algunas de las situaciones en las que la deuda de este tipo tiene sentido:

  • Cuando necesitas menos de 50,000€ (es la cantidad promedio que se puede garantizar)
  • Cuando necesitas el capital rápidamente (son fuentes de financiación que suelen estar bastante disponibles y se pueden liquidar rápidamente una vez recuperemos el dinero)
  • Cuando necesitas el dinero por una razón muy concreta y tangible (por ejemplo, comparar material informático para nuestra empresa).
  • Cuando no quieres diluir tus participaciones/tu propiedad en tu empresa por la entrada de inversores externos pero no puedes crecer mediante Bootstrapping.

Mix de inversión final

Recuerda que generalmente la respuesta no suele ser una única vía de inversión. Es muy probable que la fórmula final que acabe financiando tu emprendimiento esté compuesto de un mix de múltiples fuentes de inversión. Casi todas las estrategias de financiación de startups son una combinación de bootstrapping, deuda y capital en los niveles apropiados durante los momentos apropiados.

Los fundadores experimentados y los que ya han conseguido múltiples exits (la venta de sus anteriores empresas) hacen un gran trabajo al comprender los pros y los contras de cada tipo de financiamiento y cuándo pueden usar cada uno de ellos para conseguir la fórmula definitiva que maximice sus beneficios. 

¿Te interesa contratar nuestros servicios en el área de Emprendimiento? Puedes hacerlo a través del enlace:

https://emprenderte.org