En los últimos diez años, los avances tecnológicos han revolucionado el conjunto de la sociedad. Estas nuevas herramientas han cambiado el statu quo y muchas empresas han abrazado sistemas como el Blockchain para integrarlo en su día a día.

Este tipo de tecnología también ha alcanzado el sector legal en general y el ámbito de la propiedad intelectual e industrial. La última prueba de este tipo de integración es Safe Evidence, una plataforma digital que acaba de lanzar Pons IP y Signeblock que sirve para para proteger cualquier tipo de información o conocimiento que necesite de una evidencia legal segura utilizando el sistema de cadena de bloques junto con los servicios de firma y certificación electrónica, en particular con los sellos de tiempo cualificados.

Según explican desde el despacho de abogados especializado, mediante esta nueva herramienta es posible constituir un conjunto de prueba s que se podrán utilizar en los tribunales, puesto que esta tecnología encuentra cobertura en el Reglamento eIDAS, que regula la identificación y las transacciones electrónicas.

Pons IP asegura que la plataforma responde a la demanda de creadores y entidades que operan en el ámbito de la innovación, las tecnologías emergentes y las industrias creativas de crear evidencias de aquellos desarrollos que pueden constituir una obra, un secreto empresarial, un diseño industrial o una futura patente, a través de una solución legaltech que ofrezca además cobertura legal. El sistema, que no requiere instalaciones puesto que se encuentra en la nube, es sencillo, ágil, no tiene limitación de volumen y y permite incorporar ficheros de video o audio gracias a la tecnología Qualif_ID, una fusión de la identidad digital en Blockchain y la firma electrónica.