Esta es la historia de Francis Davidson, un emprendedor que logró construir una plataforma de hospedajes valorada actualmente en más de mil millones de dólares.

Francis Davidson, CEO de Sonder

Usando plataformas como Home Away y Airbnb subarrendó su apartamento de tres habitaciones en el que vivían él y sus compañeros de cuarto, así pudo obtener más de $ 14.000 mientras pagaba alrededor de $ 5.000 en alquiler total por el sitio para el verano.

Tiempo después, comenzó a administrar los apartamentos vacíos de otros estudiantes en McGill y luego a estudiantes en otras ciudades. Después de tres años, abandonó la universidad para continuar convirtiendo el negocio en una empresa emergente de tecnología hotelera global.

La compañía de Davidson, Sonder, ahora alquila y posee más de 5.000 propiedades en 35 ciudades alrededor del mundo. Sonder está valorado actualmente en $ 1.300 millones, después de recaudar un total de más de $ 550 millones de firmas de capital de riesgo, así como de inversionistas como el exjugador de béisbol Álex Rodríguez y fondos respaldados por Jeff Bezos y Elon Musk.

Un salón para huéspedes en la ubicación de Sonder en la ciudad de Nueva York en la calle 20 Broad Street

Según cuenta en una publicación de LinkedIn, su objetivo es nada menos que construir la marca hotelera más querida del mundo. Desea infundir a la industria hotelera su pasión por la arquitectura, el diseño, la cultura y la tecnología y hacerlo en todas las categorías de alojamiento (apartamentos, hoteles, villas y formas completamente novedosas). Además, tiene la intención de superar la escala global de Marriott y crear una marca icónica, una de la magnitud de Apple, Disney y Nike.

Davidsonafirmóen la entrevista con CNBC que “no tenía ni idea de que querría ser empresario” cuando empezó a alquilar su apartamento de la universidad. “Creo que también me tomó por sorpresa”, reconoció.

La popularidad de sitios como Airbnb y Home Away hizo que Davidson se diera cuenta de que la industria del turismo estaba dirigida a “un cambio de los hoteles hacia la estancia en propiedades más extravagantes”.

“Así que construí un modelo para estimar cuántos ingresos generaría mi apartamento frente a lo que costaba su funcionamiento y el pago del alquiler. Y había una gran diferencia, como un margen bastante importante”, explicó.

Una vez que las reservas comenzaron a llegar, Davidson hizo todo lo posible para asegurarse de que los huéspedes disfrutaran de sus estancias. Los recibía con una botella de vino e incluso les ayudaba a estacionar sus autos para ofrecerles algunos de los lujos de una estancia en un hotel, además de la experiencia más local y auténtica que conlleva alojarse en un apartamento.

Después de obtener ingresos de cinco cifras en su primer verano, Davidson duplicó el trabajo a tiempo parcial el verano siguiente al contratar a su compañero de estudios Lucas Pellan, quien lo ayudó a conseguir los apartamentos de otros estudiantes de McGill.

Con el modelo ampliado, obtuvieron cerca de $ 60.000 en ingresos ese verano. Un año después, Davidson y Pellan consiguieron más apartamentos para estudiantes en Montreal y otras diez ciudades. Davidson colocó ofertas de trabajo en línea, buscando “estudiantes emprendedores” en otras ciudades que buscaban ganar dinero siguiendo su modelo para ganar dinero subarrendando.

El modelo era lo suficientemente simple como para que Davidson pudiera escribirlo todo, desde los sitios web donde enumeraba los apartamentos y los precios que cobraría, hasta algunas de las ventajas que intentaría proporcionar, y pasar las instrucciones.

“Escribí en un PDF lo que hice para que eso sucediera en Montreal, y lo compartí con un grupo de otros estudiantes emprendedores y luego dividí las ganancias con ellos, que es cómo logramos operar en un grupo de ciudades sin capital”, explica Davidson. “Básicamente, era solo para decir: ‘Esto es lo que hice y dividamos las ganancias”.

Francis Davidson, CEO de Sonder, en una entrevista

Ese verano, los ingresos de este emprendimiento alcanzaron un rango de seis cifras, elevando los ingresos totales durante tres veranos a más de $ 1 millón.

En ese momento, Davidson pudo ver que tenía algo más que “un lindo negocio de verano” en sus manos. “Definitivamente estaba completamente comprometido en ese momento”, dice.

Algo más que un Emprendimiento Veraniego

En otoño de 2014, Davidson y Pellan llevaron su idea, entonces llamada Flatbook, a una aceleradora tecnológica de Montreal llamada FounderFuel.

Davidson contó que allí comenzó a impulsar su deseo de generar una “marca de hospitalidad” global que combinara la reserva móvil y las facilidades de sitios como Airbnb o Home Away con la calidad y el confort de una marca hotelera de confianza, como Hilton, por ejemplo.

Lo haría asociándose con desarrolladores inmobiliarios y propietarios para arrendar bloques de apartamentos, o incluso edificios completos, con el fin de alquilar las unidades para estancias cortas a través de una aplicación propia. Cada unidad tendría una cocina completa y una sala de estar, por lo que la compañía podría ofrecer la comodidad de una estadía en un apartamento a corto plazo con la garantía de calidad que se espera de una cadena de hoteles de primer nivel.

Un dormitorio en una unidad Sonder

Davidson admite que su visión general de la empresa ha sido “bastante extravagante” incluso desde ese punto inicial: “Era como, ‘Oye, creemos que podemos revolucionar la hospitalidad’”, dice Davidson, y agrega que su objetivo siempre fue “que la gente tenga experiencias que se sientan realmente lujosas sin tener que gastar todo su dinero “.

Esa perspectiva ayudó a Flatbook, que luego se convirtió en Sonder, a recoger una inversión inicial de $ 6,5 millones en febrero de 2015 de un grupo de firmas de capital de riesgo lideradas por BDC Venture Capital y Real Ventures (la firma detrás de FounderFuel).

Según reporta un artículo de Forbes, el negocio también ha pasado de alquilar apartamentos preexistentes a trabajar más de cerca con los desarrolladores para construir unidades listas para Sonder. La empresa firma contratos de arrendamiento de desarrolladores, generalmente de tres a cinco años con opciones de extensión, y luego se encarga de amueblar y modificar las unidades.

Davidson también señaló que la pandemia del coronavirus afectó a Sonder, ya que el turismo y los viajes de negocios se desplomaron.

El año pasado fue “el año más difícil para nosotros”, dice Davidson. “Creo que ha sido difícil para mucha gente, y en particular para la industria de la hospitalidad [y] los viajes”.

Sin embargo, Davidson también dice que Sonder ha sido “muy afortunado” en comparación con muchos rivales, gracias a algunas decisiones estratégicas que la compañía tomó en 2020.

Por ejemplo, en marzo pasado lanzó una nueva campaña de marketing que ofrece descuentos en propiedades con estadías prolongadas de dos semanas o más (anteriormente, la estadía promedio en una unidad de Sonder era de cuatro a cinco noches) para aprovechar el hecho de que los viajeros tenían más probabilidades de reservar estadías más largas durante la pandemia.

 

Para solicitar nuestros servicios en el área de Emprendimiento, solo debes ingresar al enlace:

https://emprenderte.org