Los comerciantes se benefician de las ventas en internet por la alta visibilidad que le genera el tráfico online, ya que los compradores prefieren este sistema de transacción.

A raíz de la pandemia, se incrementó la ola de emprendimiento digital en México. Distintos emprendedores encontraron una oportunidad de negocio durante la crisis sanitaria para ofrecer servicios y productos alineados a las necesidades del mercado.

Los primeros productos que cobraron alta demanda fueron los jabones, geles antibacteriales, desinfectantes y tapabocas que, incluso, trabajadores independientes y microempresarios fabricaron.

Los emprendedores comercializan sus productos y servicios a través de las plataformas digitales, pues facilitan la difusión de publicidad a través de redes sociales como: Facebook, Twitter, Instagram, entre otras.

Específicamente, Marketplace y Mercado Libre se convirtieron en las plataformas predilectas para lanzar un emprendimiento orientado a la venta de productos. Mercado Libre se integró recientemente con Paypal, gracias a este adicional de método de pago, optimizó sus procesos de venta.

La renovación de Mercado Libre arrojó resultados positivos tanto para los emprendedores como los consumidores, ya que la posicionaron como la página favorita de compras en el mes de mayo con un registro de 23.457 visitas, según el estudio “Comercio digital en América Latina” de ComsCore.

El auge de los emprendimientos también invitó a los vendedores a formalizar sus empresas en registros, con sus respectivos logotipos y marcas. Otros se atrevieron a crear sus propias páginas web para exhibir sus productos, servicios y puntos de venta.

En los últimos años, las diversas herramientas digitales permitieron que el emprendimiento en medio de la pandemia sea viable y fácil de proyectar, por la existencia del internet.

Los beneficios son múltiples porque permite reducir costos, generar lealtad con los clientes y tener mayor alcance al público, por lo tanto, los vendedores resultan favorecidos.

Existen diferentes opciones que facilitan la creación de sitios webs en los que no se necesita ser experto en programación o ingeniero en sistemas. Por ejemplo, el hosting wordpress tiene un sistema con plugins que potencia el posicionamiento en Google sin necesidad de preocuparse por el código.

Otras opciones disponibles son los hosting compartidos que funcionan con un proveedor que alquila espacios a varios sitios web dentro de un mismo servidor. Esto conlleva a que todos los clientes compartan los recursos del servidor como: memoria RAM, ancho de banda, dirección IP o transferencia mensual de datos.

Servicios en crecimiento

La Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) destacó en su reporte sobre el impacto del Covid-19, que la venta online en México continúa en crecimiento pese a los confinamientos.

Sin embargo, los compradores cambiaron sus preferencias de consumo, porque al inicio de la pandemia solicitaban en mayor medida artículos de limpieza y medicamentos.

En la actualidad, su interés está orientado a categorías como: comida a domicilio (40%), moda (30%); compras online en los supermercados (28%), productos para el aseo del hogar (26%) y electrónicos (24%).

El auge de las compras online también produjo un crecimiento exponencial en los servicios de entrega como Rappi, Uber Eats y Didi Food, ya que cada vez más los mexicanos recurren a estos para no salir de casa y exponerse al virus.

Rappi reportó que en abril convocó a 5 mil repartidores que se unieron al total de 40 mil “rappitenderos”, con la finalidad de cubrir la alta demanda de pedidos.

Evidentemente la pandemia cambió el comportamiento de los consumidores y diversos aspectos de la vida diaria, así que los negocios y los métodos de compra se han adaptado a esta nueva modalidad para mantener las ganancias.