Si ya tienes un negocio y pretendes incrementar las ventas, lo mejor que puedes hacer es empezar a buscar un servicio de marketing digital, que te va a ayudar a aplicar estrategias acordes a tu caso. Lo más básico de todo para empezar es definir cuál es tu público objetivo, y a partir de aquí, definir el conjunto de estrategias para ese público.

Hay que pensar que unas estrategias serán más apropiadas que otras, según sea el nicho y el público correspondientes. Sin embargo, la mejor forma de alcanzar el éxito es implementar todas las estrategias realmente viables, en lugar de descartarlas. Esto no significa que haya que aplicar todas, sino que la idea es establecer este conjunto y no enfocar los esfuerzos en una sola.

Por otro lado, el primer paso para implementar cualquier estrategia de marketing digital es crear una página web funcional y atractiva porque es el corazón de casi todas las estrategias. Al final, casi todo el marketing digital está orientado a convertir visitantes en usuarios de una página, lo que es igual a convertirlo en un cliente.

¿Cómo crear una buena Página Web?

En realidad, esto no solo se resume a una página bonita o que meramente cumpla con su función de navegar por ella sin caídas. La creación de páginas web corporativas y tiendas online es un proceso un poco complejo, en el que se toman en cuenta los valores y los objetivos bajos los que se crearon la empresa, y la marca en sí misma.

El diseño web debe ser personalizado, perfectamente adaptado al proyecto que estás manejando. La página tiene que cumplir con los requerimientos actuales del público al que están dirigidos los productos y servicios que se van a vender, además de estar adaptada a todos los dispositivos.

Hay que ser muy cuidadoso con este paso porque va a ser la base de casi todas las estrategias que se van a implementar luego. Y modificar una página web para que funcione de verdad es mucho más tedioso que hacer bien una desde el principio.

Es un proceso creativo y técnico bastante complejo, y la forma más sencilla de llevarlo a cabo con éxito es encargarle la tarea a una Agencia de Diseño Web. Este tipo de empresas se encarga de absolutamente todo lo relacionado con el sitio, desde la creación del concepto hasta que sirva para que los clientes concreten con facilidad las compras que desean hacer.

Todo lo que implica el Diseño Web

Generalmente, esta clase de agencias cubre todo lo necesario para la página, pero también es posible que se encargue de algunos servicios adicionales útiles si tienes necesidades concretas para tu negocio.

  • El hosting. Es el lugar en el que va a estar alojada la web, cuyo rendimiento depende directamente de él. La elección del hosting es sumamente importante para optimizar los tiempos de carga y el posicionamiento de la página.
  • El dominio. Es la URL de tu página principal, única y que te va a identificar. Las agencias se encargan de gestionarlo y renovarlo cada año.
  • Certificado de seguridad. La fiabilidad depende mucho de que tu página tenga un certificado SSL instalado, en especial si se van a realizar transacciones. De esta forma, tanto los usuarios como Google van a confiar en tu negocio.
  • Página responsiva. Se trata de aquella que está perfectamente adaptada para verse bien desde cualquier dispositivo. Es muy importante porque ahora más del 60% de los internautas prefieren usar el móvil para navegar, aparte de que Google le da prioridad en sus resultados a esas páginas que se adaptan para darle una buena experiencia a sus usuarios.
  • Posicionamiento. El posicionamiento SEO es el lugar que te asignan los motores de búsqueda cuando un usuario realiza una consulta. El más importante es Google, y las agencias de marketing digital se encargan de poner en práctica estrategias para que tu página aparezca entre los primeros resultados.
  • Correo electrónico. Los usuarios confían más cuando se contactan con una empresa a través de una dirección de correo propia, es decir, que tenga la terminación del dominio. Esto crea una buena imagen, aparte de que facilita la gestión de los mensajes.

Además de todo lo anterior, una agencia de diseño web se encarga de crear un universo gráfico que represente a tu marca y aplicarlo de forma que el usuario se sienta cómodo navegando por el sitio. Esto es sumamente importante porque es lo que va hacer que una persona recuerde qué página estaba visitando.