Los emprendimientos exitosos son compañías que logran convertir una idea en un negocio escalable – negocios que pueden irrumpir los mercados creando valor de forma radicalmente diferente.

En un webinar reciente organizado por McKinsey, Reid Hoffman, cofundador de LinkedIn, y Chris Yeh, socio del Venture capital Greylock, explicaron cuáles son las tres claves para escalar rápidamente un negocio y superar a sus competidores.

Estos objetivos son críticos en el ecosistema de emprendimiento, pues éste se enfoca en la transformación de ideas en nuevos negocios que logren transformar el mercado y escalar de forma rápida para evitar que el mercado los alcance.

Para Hoffman y Yeh las claves son:

1. Velocidad: Es importante actuar rápido, ya que la diferencia respecto a los competidores es importante y ser el primero es un factor diferencial. Los emprendedores deben priorizar cuáles acciones deben ejecutar hoy y tener claridad de cuáles ejecutarán mañana, pues el escalamiento rápido dura un tiempo limitado.

Por ejemplo, Truora, una start-up colombiana de validación de antecedentes e identidad digital que busca eliminar el fraude en América Latina, demostró su agilidad y velocidad al ofrecer una solución para el permiso de circulación durante la cuarentena generada por la covid-19. Dadas las circunstancias, Truora buscó alternativas para convertir la emergencia en una oportunidad para apoyar al país y desarrollar productos y servicios a la medida de esta nueva coyuntura.

2. Aceptar el riesgo que viene con toda buena estrategia, pero saber gestionarlo sobre la marcha. Los líderes deben estar dispuestos a embarcarse en un viaje de aprendizaje continuo que implica estar abiertos al fracaso y aprender de los errores rápidamente, cambiando de opinión cuando sea necesario. Los líderes también deben aprender a decidir qué riesgos deben tomarse, y utilizar datos y métricas de situaciones anteriores para configurar la estrategia. La incertidumbre es una parte fundamental de la innovación.

ADDI, una start-up que busca revolucionar el sistema financiero con soluciones digitales como novedosos productos de crédito originados en punto de venta, ha redoblado su apuesta de crecimiento, apalancado sobre sus capacidades digitales. Aunque la covid-19 añade más factores de riesgo en los mercados y la incertidumbre es mayor, esta start-up incluso aseguró US$15 millones en una ronda de inversión reciente para expandirse a otras geografías aceptando el riesgo existente dada la actual coyuntura.

3. Contratar para permitir la adaptabilidad: Las empresas suelen darle mayor prioridad al capital financiero a expensas del capital humano, pero es el talento lo que hace que las empresas tengan éxito. Conseguir a las personas adecuadas en la fase correcta de un negocio es clave ya que permite definir claramente lo que es éxito para cada rol asignado. A manera de contraste, si se contrata con el lente de “solucionar problemas” posiblemente los empleados no estarán enfocados en lo que trae valor para cada etapa específica del negocio.

Un buen ejemplo es Rappi, la superapp colombiana que enfrentó un gran aumento de demanda durante las cuarentenas. Ante esta nueva coyuntura, adaptó rápidamente su operación y contrató talento nacional y extranjero para enfrentar retos de mercado. Esto le ayudó a contar con las mejores prácticas y mayor conocimiento para enfrentarse a una nueva realidad.

También pudo delinear nuevas estrategias para crecer y mantener su liderazgo en su mercado, incluso ofreciendo nuevas líneas de negocio como RappiTravel, un nuevo vertical que ofrece la posibilidad de redención de millas transformándolas en rappicréditos que sirven para la compra de tiquetes mediante su plataforma.

Por último, lo que nos muestran estos ejemplos es que los tres elementos claves permitieron a estos startups determinar en qué posición se encontraban frente a otros en el mercado y escalar ideas para capturar oportunidades.

En la nueva normalidad las empresas que logren ir a otra velocidad respecto a sus competidores, acepten el riesgo inherente del contexto y desarrollen el potencial de su capital humano, lograrán capturar las oportunidades que resulten de la nueva normalidad. En otras palabras, podrán lograr escalar rápidamente una idea de negocio que permita superar a los competidores.