Al convertir la energía eólica y solar en combustible, power-to-X podría liberar el transporte, la calefacción y el proceso industrial de los combustibles fósiles, una vez que caigan los costes.

En todo el mundo, se genera más y más electricidad a partir de la energía eólica y solar. La tecnología ha avanzado enormemente en las últimas décadas y el precio de las energías renovable es la medición de la caída.

Pero si miramos más allá del sector de la electricidad en nuestro consumo general de energía, las energías renovables siguen siendo solo testimoniales. La calefacción, el transporte y los procesos industriales todavía están dominados por los combustibles fósiles, y muchos de estos sistemas no pueden funcionar con electricidad; Necesitan combustible.

Ahí es donde entra en juego power-to-X (también conocido como P2X o PtX). Un término general, que abarca varios procesos que convierten la electricidad en calor, hidrógeno o combustibles sintéticos, lo que significa que cada vez una parte mayor de nuestro sistema energético podría decir adiós al carbón, el petróleo y el gas natural.

Power-to-X también podría resolver otro de los mayores obstáculos de la transición energética: el almacenamiento. La termosolar resuelve el problema con las sales fundidas en las regiones con mucho sol, pero no en otras latitudes.

Por el momento, los aerogeneradores de energía eólica en el norte de Alemania, por ejemplo, a veces producen tanta energía que se han desconectado de la red para evitar que se sobrecargue.

En cambio, ese exceso de energía eólica podría usarse para dividir el agua en oxígeno e hidrógeno, a través de la electrólisis. El hidrógeno no solo puede almacenarse y guardarse, sino que también puede usarse para calentar edificios, fabricar acero o entrar en celdas de combustible para mover camiones y barcos.

Una vez que tienes hidrógeno, de hecho, las posibilidades continúan. A través de un proceso que agrega dióxido de carbono, puede producir queroseno sintético, gasolina o diesel. El “poder a líquido”, como se lo conoce, también se puede utilizar para fabricar diversos productos químicos.

La tecnología en sí no es nada nuevo: durante la Segunda Guerra Mundial, Alemania produjo grandes cantidades de queroseno sintético para su fuerza aérea. Ahora, mientras buscamos formas de prescindir de los combustibles fósiles, es un renacimiento y se han construido varias centrales de demostración, principalmente en Europa.

El CO2 necesario para fabricar estos combustibles se puede filtrar de las emisiones de las centrales de energía a base de carbón, cemento o biogás, o mejor aún para un mundo sin emisiones de CO2, directamente desde el aire.

En 2017, la compañía suiza Climeworks abrió una central comercial con enormes ventiladores absorbentes que succionan alrededor de 900 toneladas métricas o CO2 del aire cada año. La compañía dice que esto actualmente cuesta alrededor de 550 euros por tonelada métrica o CO2, aunque los expertos dicen que con una mayor demanda, los precios podrían caer hasta 50 euros por tonelada para 2050. Ahora hay 14 plantas de este tipo en Europa, y más en camino.

En este momento, los altos costes son probablemente la mayor barrera para que el power-to-X cubra cada vez más nuestras necesidades de energía. La mayor parte del hidrógeno todavía se produce a partir del petróleo crudo y el gas natural, que es mucho más barato que obtenerlo de la energía eólica.

Aún así, Michael Sterner, profesor de economía energética en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Regensburg, señala que si se tuvieran en cuenta los costes del daño climático, “el hidrógeno se establecería rápidamente como una alternativa”.

Sterner es pionero en tecnología y dice que hemos alcanzado una etapa en la que los costos podrían comenzar a caer. “Ahora estamos comenzando a entrar en la producción industrial”.

Señala que hace 20 años, la energía solar fotovoltaica (PV) todavía parecía prohibitivamente costosa, pero con el apoyo estatal, la demanda se disparó, la tecnología mejoró y las economías de escala ayudaron a que los costes cayeran en picado.

 

Para contratar nuestros servicios en el área de Tecnología, solo debes dirigirte al enlace:

https://iamgbusiness.com