Se trata de un programa pionero en la industria que ayuda a recoger material y piezas impresas en 3D ya utilizadas y las transforma en piezas para vehículos Ford.

HP y Ford han unido sus fuerzas para transformar la forma en que la industria del automóvil reutiliza los materiales sobrantes de la fabricación en 3D y aceleran su compromiso sostenible en el sector del automóvil, para hacer realidad el modelo de economía circular. El resultado: un programa pionero en la industria que ayuda a recoger material y piezas impresas en 3D ya utilizadas y las transforma en piezas para vehículos Ford.

Ford ha encontrado la forma de prolongar la vida útil de polvos y piezas impresas en 3D ya utilizadas, convirtiéndolas en componentes de automóviles para los camiones Super Duty F-250, creando un circuito cerrado de residuos.
Ford sigue impulsando el futuro de la impresión 3D en el sector de la automoción, esta vez asociándose con HP para reutilizar de forma innovadora polvos y piezas impresas en 3D gastadas, cerrando el ciclo y convirtiéndolas en piezas de vehículos moldeadas por inyección, una primicia en el sector.La sostenibilidad es una prioridad para ambas empresas, que a través de la exploración conjunta llevaron a esta solución improbable y respetuosa con el medio ambiente. Las piezas moldeadas por inyección resultantes son mejores para el medio ambiente sin comprometer los estándares de durabilidad y calidad que Ford y sus clientes exigen.

Los materiales reciclados se están utilizando para fabricar clips de conductos de combustible moldeados por inyección que se instalan por primera vez en los camiones Super Duty F-250. Las piezas son más resistentes a los productos químicos y a la humedad que las versiones convencionales, son un 7% más ligeras y cuestan un 10% menos. El equipo de investigación de Ford ha identificado otros 10 clips de líneas de combustible en vehículos existentes que podrían beneficiarse de este innovador uso del material y lo están trasladando a futuros modelos.“Encontrar nuevas formas de trabajar con materiales sostenibles, reducir los residuos y liderar el desarrollo de la economía circular son pasiones en Ford”, dijo Debbie Mielewski, técnica de Sostenibilidad de Ford. “Muchas empresas están encontrando grandes usos para las tecnologías de impresión 3D, pero, junto con HP, somos los primeros en encontrar una aplicación de alto valor para el polvo de desecho que probablemente habría ido a parar al vertedero, transformándolo en piezas de automóvil funcionales y duraderas”.

Las impresoras 3D de HP ya están diseñadas para ser muy eficientes, con sistemas y estructuras para minimizar el exceso de material que generan y reutilizar un mayor porcentaje de los materiales introducidos en ellas. Trabajando con Ford, que utiliza la tecnología de impresión 3D de HP en el Centro de Fabricación Avanzada de la compañía, el equipo creó esta solución que produce cero residuos.

“Con el 3D se consiguen procesos de fabricación más sostenibles, pero siempre nos esforzamos por hacer más, impulsando nuestra industria para encontrar nuevas formas de reducir, reutilizar y reciclar polvos y piezas”, dijo Ellen Jackowski, directora de Sostenibilidad e Impacto Social de HP. “Nuestra colaboración con Ford amplía aún más los beneficios medioambientales de la impresión 3D, mostrando cómo estamos uniendo industrias totalmente diferentes para hacer un mejor uso de los materiales de fabricación gastados, permitiendo una nueva economía circular”.

Clips de conductos de combustible impresos en 3D

Por su parte, Ford está desarrollando nuevas aplicaciones y utilizando una multitud de procesos y materiales diferentes para la impresión 3D, incluyendo filamentos, arena, polvos y polimerización en cuba líquida. La empresa ya emplea la impresión 3D para una variedad de piezas de vehículos comerciales de bajo volumen, así como para accesorios utilizados por los trabajadores de la línea de montaje, lo que ahorra tiempo de producción y mejora la calidad.

En toda la compañía, Ford tiene el objetivo de lograr el 100% de materiales sostenibles en sus vehículos.

“Una de las claves para alcanzar nuestros objetivos de sostenibilidad y resolver los problemas más amplios de la sociedad es trabajar con otras empresas de ideas afines: no podemos hacerlo solos”, dijo Mielewski. “Con HP, definimos el problema de los residuos, resolvimos los retos técnicos y encontramos una solución en menos de un año, algo de lo que todos nos sentimos orgullosos”.

Otras tres empresas ayudaron a Ford y a HP a hacer posible el resultado del proyecto. Una de ellas fue SmileDirectClub, la empresa de cuidado bucal de última generación que cuenta con la primera plataforma de tecnología médica para enderezar los dientes y que opera la mayor instalación de sistemas de impresión 3D de HP en Estados Unidos. La flota de más de 60 impresoras HP 3D de la empresa permite producir más de 40.000 alineadores al día. Las piezas impresas en 3D usadas se recogen y reciclan con HP para aumentar el volumen para Ford. El productor de resina Lavergne, socio de reciclaje de HP desde hace mucho tiempo, transforma esos moldes y el polvo desechado de las impresoras HP 3D de Ford en pellets de plástico reciclado de alta calidad, aptos para el moldeo por inyección. A continuación, el proveedor de Ford, ARaymond, que diseña, diseña y fabrica sistemas de ensamblaje, moldea los gránulos en forma de clips para las líneas de combustible.

Pellets de plástico reciclado de alta calidad

 

Para solicitar nuestros servicios ofertados en el área de Tecnología, solo debes dirigirte al enlace:

https://iamgbusiness.com