La adaptación a las innovaciones tecnológicas, han sido algunos de los grandes retos para muchos negocios hoy día, y sobre todo cuando de ella depende la continuidad del negocio.  

En el pasar de los años hemos observado cómo las entidades financieras se han visto obligadas a realizar mejoras en la oferta de sus servicios, a fin de suplir necesidades y demandas del mercado, sin embargo, aún tenemos mucho que recorrer para lograr superar los modelos digitales que se utilizan en otros paises de la región, generar un marco regulatorio, de manera que nos permitan brindar servicios ajustados a las necesidades del mercado internacional y sobre todo al mercado local.

Debemos estar claros que han sido distintas circunstancias que nos han llevado a evolucionar en la oferta de servicios financieros digitales, por ejemplo, las preferencias del consumidor, internet, redes sociales, e-commerce, telefonía celular y ni hablar de las regulaciones y estándares internacionales.  El acceso a la portabilidad de nuestras cuentas, el poder realizar pagos por medio de nuestros celulares, son ejemplos de esta evolución digital, la cual experimentados en nuestro diario vivir.

El sector Fiduciario en Panamá, en la actualidad mantiene una oferta de productos tradicionales como los Fideicomisos de garantías, administración, inversión, entre otros, los cuales se han convertido en los de mayor desarrollo, con un perfil de clientes muy conservadores, en su mayoría, clientes del mismo grupo bancario o bien del grupo donde la Fiduciaria es subsidiaria.

No obstante a lo anterior, creo que llegó el momento de repensar en una nueva oferta de productos con un perfil de cliente diferente…esto último lo expreso porque, los clientes y usuarios de los productos financieros han estado evolucionando y por ende, están cambiado sus costumbres de consumo, es decir, ahora los clientes requieren respuestas más rápidas, mayor accesibilidad a los productos y servicios desde donde se encuentren, con costos mucho más bajos y sobre todo que puedan lograr la portabilidad de sus datos e información financiera.

Llego el momento de la disrupción, es decir de romper con los esquemas que tradicionalmente manejamos en las Fiduciarias actuales, revisar cuáles son los productos que podemos ofrecer respecto a las nuevas tendencia digitales, el perfil de los clientes, sus necesidades ya que en algún momento los productos tradicionales, según las nuevas tendencia no tendrán mayor demanda.

En estos momentos la mayor concentración de los negocios fiduciarios se identifican en los Fideicomisos de garantía, sin embargo, por la situación actual de las economías y según los análisis económicos, por ser este un producto accesorio a los contratos de préstamos, se verá muy impactado, por lo que hay que revisar que otros productos fiduciarios podrían reemplazarlos.  En cuanto al Fideicomiso de inversión, por la caída de los mercados, bajas tasas de interés, inestabilidad de las economías, se han impactado los rendimientos que puedan percibir los inversionistas, lo cual también nos dirige a repensar y dirigir estrategias hacia nuevos esquemas de Fideicomisos financieros que permitan lograr mayores rendimientos y probablemente acceder a otros mercados incluyendo clientes Pymes.

Estamos conscientes de la ausencia de regulaciones en mcuhos de los temas digitales, sin embargo, como país de servicios, no podemos cerrar los ojos ante los cambios y avances digitales, ni mucho menos de lo que se debería generar en el negocio fiduciario y ni hablar de las limitaciones económicas y financieras para invertir en herramientas, sin embargo, reitero, llegó o está llegando el momento en que debemos analizar y evaluar la continuidad o no del negocio, siendo que las necesidades y el pefil de los clientes cambiaron.

Teniendo en cuenta los avances y tendencias digitales, observamos sistemas como el Blockchain, el cual puede permitir el registro de transacciones, contratos o cualquier tipo de actuación mediante el internet, que puede ser verificable, no se puede falsificar la información, se puede documentar debida diligencia del cliente y además ofrece transparencia en los registros, sin la necesidad de que un tercero deba verificar su validez.

Recordemos que el negocio fiduciario se basa en el principio de “confianza” y que sus contratos así lo establecen, además que se incluye que su patrimonio deba ser entregado a los beneficiarios, según la finalidad establecida en dicho contrato.  Sin embargo, la tecnología alrededor del Blockchain, podría brindar soluciones basadas en infraestructuras tecnológicas de manera que las partes puedan lograr certeza sobre la información, cumplir la voluntad del Fideicomitente, optimizar  recursos, generación de información contable para el envío de reportes, rendiciones de cuentas, además de poder accesarla en el momento que así lo necesiten, sin necesidad de solicitarla y de forma muy segura.

Los Contratos Inteligentes o los llamados “Smart Contracts”, los cuales bajo la estructura de Blockchain, se podría establecer reglas de negocio con la debida programación para que se pueda verificar el cumplimiento de una determinada condición y así poder lograr el cumplimiento de las instrucciones pactadas, algo como el “encargo fiduciario”.  Esto último se podría pensar en un posible mecanismo para generar registros del patrimonio y cumplir con instrucciones previamente acordadas para perfeccionar el objeto de un Contrato.

Entre las ventajas de un contrato inteligente, puedo mencionar que se puede programar el cumplimiento de la voluntad del fideicomitente, se mitigan riesgos legales y sobre todo ahorros de costo legales y administrativos presentes en la gestión del Fiduciario, además de ser una herramienta muy segura porque se parametriza con códigos de seguridad.

Ahora bien, lo anterior lo percibo como una oportunidad, es decir, muchas de las entidades fiduciarias son partes de grupos bancarios y de firmas de abogados, lo cual puede apoyar en la aplicación e implementación de una reingeniería en sus actuales planes de negocios…más que amenzas son oportunidades…es solamente un poco de creatividad de negocio con la ayuda y el apoyo de la tecnología.

Todo lo anterior, no debe ser percibido que sucederá o puede suceder en un mediano o largo plazo, no señores…esta a la vuelta de la esquina, porque nuestro mercado va a requerir de productos que ofrezca opciones financieras económicas para los clientes y que sean acompañados de la seguridad respecto a sus patrimonios…

Muchos de ustedes están pensando que la tecnología requiere inversión…la respuesta es Sí…, pero también llegó el momento de pensar si continúan apoyados de la tecnología para ser competitivos y mantenerse en el mercado, o bien continuar como están y mirar a los lados cómo avanza su competencia…les presento un ejemplo, recuerdo que hace más de 20 años usábamos celulares troncales, imagínense si hoy día mantuviéramos el mismo celular, pues obviamente no tendríamos manera de poder comunicanos y mucho menos acceder a los servicios financieros que nos proporciona la banca en línea…ya nuestro vecino Colombia cuenta con herramientas tecnológicas implementadas en una Fiduciaria, que les permite a sus clientes, consultar y descargar contratos fiduciarios, saldos y movimientos, rendiciones de cuentas, estados financieros.

Transformar y actualizar los productos tradicionales Fiduciarios, puede lograr muchas ventajas competitivas, especialmente cuando actualmente administramos patrimonios con sistemas muy limitados y que por medio de plataformas digitales se podrían generar instrucciones del Fideicomitente e inclusive dichas instrucciones podrían ser firmadas mediante las denominadas “firmas digitales” implementadas hoy día, por muchas personas naturales y jurídicas locales validadas inclusive por el Registro Público. 

“La innovación distingue a los líderes de los seguidores” Steve Jobs