Entrar a YCombinator es ingresar a las ligas mayores del emprendimiento. Este es uno de los programas y fondos de inicio más importantes del mundo. Desde 2005 ha invertido en más de 2.000 empresas, entre ellas Airbnb, Dropbox y Grin, y que juntas suman una valorización que supera los 155.000 millones de dólares.

La aceleradora cuenta con programas y recursos que ayudan a los fundadores a direccionar su idea de negocio y generar crecimientos exponenciales. Algunos de ellos son Startup School, donde enseñan conceptos básicos de iniciar una empresa; el programa de lotes que ayuda a los fundadores a construir su producto, hablar con sus clientes y recaudar fondos; y Work at a Startup, que ayuda a los fundadores a encontrar a sus primeros ingenieros.

Así mismo, cuentan con programas que ayudan a emprendedores a ingresar en rondas de inversión en serie A, entre otros.

Son varias las startups colombianas que han ingresado a este programa de aceleración, entre ellos Rappi, el primer unicornio colombiano; Laika, el e-commerce especializado en mascotas; las fintechs Tranqui, Valiu y Tpaga; la edTech Ubits y la agrotech Frubana.

Y como es tradicional cada año, el fondo dio a conocer la nueva camada de ‘startups‘ que ingresaron a su programa de aceleración en la que, en esta ocasión, solo un proyecto colombiano que nació en medio de la pandemia logró llegar.

Jóvenes tendrán que pagar más impuestos y pensiones por más gente envejeciendo
Se trata de TodosComemos, un emprendimiento bogotano que nació en medio de la crisis por el coronavirus y que hoy es reconocida como la única plataforma de comida semipreparada a domicilio que hay en el país brindando como propuesta de valor transformar la experiencia de cocinar en casa.

La idea surgió de Mateo Cárdenas, cofundador y actual gerente, y Santiago Espinosa, cofundador. Cárdenas con 25 años se convirtió en el emprendedor colombiano y latinoamericano más joven en entrar a la legendaria impulsadora. El récord es bastante significativo, si se tiene en cuenta que entrar a Harvard es más fácil que a YCombinator, pues solo el 1,5 por ciento de los emprendimientos de todo el mundo ingresan a esta legendaria impulsadora.

Cárdenas estudió finanzas y comercio exterior en la Universidad Sergio Arboleda. Ideó el primer prototipo de TodosComemos en tan solo cinco días y ha sido todo un éxito. A diferencia de otras aplicaciones de ‘delivery‘, donde el precio de los alimentos es muy costoso para que la clase media pueda adquirirlos, esta plataforma brinda productos semipreparados y listos para cocinas en casa a precios bastante accesibles.

Cárdenas asegura que desde esta app los usuarios pueden disfrutar de un almuerzo preparado en 10 minutos a un valor de 8.000 pesos, lo que equivale a un ahorro mayor del 50 por ciento de los canales de ‘delivery‘ tradicionales.

Además, les da la oportunidad a personas jóvenes o adultas sin experiencia en la cocina, de preparar decenas de recetas y vivir una experiencia diferente en sus hogares.

“Enviamos a domicilio productos listos para calentar o terminar en casa, como proteínas, panadería, sopas y salsas artesanales, entre otros; nuestros pedidos se pagan en línea. En el top cinco de las ventas sobresalen: el Pulled Pork (cerdo desmechado), productos de panadería para hornear en casa como pan de yucas, almojábanas o pan de chocolate, todo tipo de salsas, ajiaco y costillas BBQ”, afirmó Cárdenas.

Otro componente atractivo es la elaboración de los productos que ofrecen. Cárdenas explica que los productos son preparados sin conservantes y gracias a que se elaboran en sofisticadas plantas de producción con procesos de ultracongelación les permite a los clientes juntar en un solo pedido ingredientes para los almuerzos de varias semanas y seguir disfrutando de alimentos frescos.

De igual manera, cuenta con un componente social enmarcado en la pandemia. Desde que inició operaciones, TodosComemos dona el 7 por ciento de sus ventas por medio del Banco de Alimentos de Bogotá a la población más vulnerable de la ciudad y que está en extrema pobreza, como madres cabeza de familia, niños en estado de abandono y adultos mayores.

A través de esta iniciativa han entregado más de 900 mercados compuestos por 20 productos de la canasta familiar.

“Clasificar en YCombinator es entrar a un mundo nuevo de oportunidades y relaciones públicas, es hacer parte de la red de emprendedores más importante y selecta del mundo, que nos permitirá conectar con los fondos de inversión más importantes del ecosistema emprendedor internacional”, afirmó.

TodosComemos funciona actualmente en Bogotá y municipios aledaños, y en Ciudad de México. Cuenta con más de 2.000 usuarios, ha realizado cerca de 4.000 domicilios desde que nació en marzo de este año, factura aproximadamente 200 millones de pesos al mes y sus utilidades brutas ascienden al 23 por ciento.

Cárdenas señala que uno de los diferenciadores que permitieron que la marca llegara en tan poco tiempo a YCombinator fue la experiencia de su equipo de fundadores, compuesto por los mismos fundadores de enlaU y Delirato, dos emprendimientos colombianos.

También destaca la tecnología que hay detrás de la ‘startup‘, a su rápida internacionalización, y que en poco menos de 5 meses la plataforma se convirtió en uno de los principales jugadores de la industria de los alimentos en Colombia, con un crecimiento superior al 200 por ciento.

¿Cuántas reservas internacionales tiene Colombia y dónde están invertidas?
Ingresar al lote 2020 de YC le significó a este joven emprendedor recibir la primera inversión de su idea de negocio por un valor de 150.000 dólares por el 7 por ciento de la ‘startup‘.

Para esta ocasión, YCombinator recibió 12.500 solicitudes, de las cuales fueron seleccionadas 197 empresas. De estas, según explicaron en el primer día del ‘Demo Day‘ realizado este lunes, el 36 por ciento tiene una sede fuera de los Estados Unidos, el 16 por ciento tiene una mujer fundadora y el 6 por ciento una mujer fundadora afrodescendiente.

Así mismo, el fondo destacó que entre los temas que más se movieron durante esta selección fueron la renovación de las industrias tradicionales, sostenibilidad y vivienda, hardware, iniciativas para un mundo posterior a la covid-19, atención médica y biotecnología, y futuro del trabajo.