Emprender o no emprender, ese es el dilema al que se enfrentan muchas personas. Ocurre con frecuencia que los mitos sobre emprendimiento acaban provocando que alguien con una buena idea decida no llevarla a cabo. Sin embargo, la situación que estamos viviendo a nivel global se ha encargado por sí misma de acabar con algunas de las creencias populares más extendidas sobre lo que implica montar un negocio.

Y esto tiene su parte buena, porque sin esas leyendas urbanas ahora quienes tienen una idea de negocio que puede prosperar se pueden sentir más animados a dar por fin el paso y convertir su proyecto en una realidad. Es momento de ver las cosas de forma más objetiva y tomar decisiones profesionales con respecto al futuro.

No se puede emprender si no tienes mucho dinero, el número uno de los mitos sobre emprendimiento

Todos lo hemos escuchado millones de veces, pero es hora de darnos cuenta de que es absolutamente falso. Es más, la pandemia ha agudizado el ingenio de muchas personas que se han animado a poner un negocio en marcha, y lo han hecho sin disponer de demasiados recursos económicos.

Incluso emprendedores que hoy en día son millonarios empezaron su proyecto con muy poco dinero. Y es que la clave no está realmente en tener a nuestra disposición todo el dinero que nos pueda hacer falta, sino en saber muy bien cómo aprovechar unos recursos económicos que son limitados.

Solo se puede emprender desde grandes ciudades

Aunque en los últimos años muchos se han pensado que ciudades como Madrid o Barcelona son poco menos que el Silicon Valley español, lo cierto es que no es así. En la mayoría de los casos el éxito o el fracaso de un negocio no viene definido únicamente por su lugar de ubicación. Si quieres montar una startup puedes hacerlo desde cualquier lugar del mundo, incluso desde el pueblo más pequeño.

Buena prueba de ello es que la pandemia ha estimulado el emprendimiento rural. Cada vez son más las personas que prefieren labrarse un futuro al frente de su propio negocio en un entorno mucho más tranquilo. Gracias a Internet y las nuevas tecnologías, esto resulta hoy en día mucho más fácil. Además, vivir y trabajar en un sitio pequeño siempre es una buena opción si se quiere ahorrar.

Los emprendedores asumen muchos riesgos

Este es otro de esos mitos sobre emprendimiento que conviene matizar. Es cierto que poner un negocio en marcha siempre implica un cierto nivel de riesgo, pero eso no quiere decir que los emprendedores se lancen al vacío sin paracaídas. La crisis del coronavirus nos ha permitido darnos cuenta de que los emprendedores calibran mucho los riegos a la hora de tomar decisiones.

En realidad, no es que el emprendedor asuma muchos riesgos, sino que asume únicamente riesgos calculados. Aunque tenga que tomar decisiones difíciles, detrás de cada una de ellas ha habido un proceso de estudio y análisis de la información. Precisamente porque muchas veces los recursos son limitados, el emprendedor se lo piensa dos veces antes de tomar una decisión y se asegura de que el nivel de riesgo sea aceptable.

A los emprendedores solo los mueve el dinero, otro de los mitos sobre emprendimiento a desterrar

Está claro que quien pone en marcha un negocio lo que busca es un medio de ganarse la vida, pero la pandemia nos ha dejado claro que en muchos casos hay también un componente social. Muchos de los negocios que se han creado en los últimos meses no solo buscan obtener rentabilidad, sino también satisfacer necesidades que ahora mismo son absolutamente imprescindibles.

Por ejemplo, han surgido iniciativas de canguros a distancia que se hacen cargo de los niños de para que los padres puedan teletrabajar con tranquilidad, empresas que se han encargado de hacer mascarillas para que todos podamos estar protegidos, o que se dedican a la fabricación de respiradores que ayudan a salvar la vida de miles de personas.

No puedes emprender si no tienes una idea súper novedosa

Tener una idea innovadora es un buen arranque para un negocio, pero no siempre significa alcanzar el éxito. Es más, hay ideas tan innovadoras que no terminan de encajar bien con el público, y por tanto se trata de productos o servicios que apenas tienen demanda. Para emprender no hace falta una idea que sea algo nunca visto.

Muchos emprendedores deciden entrar de lleno en lo que se conoce como océanos o mares azules, mercados en los que ya existe mucha competencia. Esto hace que su éxito sea un poco más difícil de alcanzar pero, si son capaces de aprovechar una ventaja competitiva, pueden llegar a triunfar incluso aunque su producto o su servicio no sea realmente novedoso.

Cualquiera puede emprender

Aunque se suele pensar que todo el mundo tiene la suficiente capacidad para poner en marcha un negocio, no siempre es así. Esto es algo que hemos comprobado especialmente en los últimos meses, porque muchos de los que han tenido buenas ideas de negocio se han dado cuenta de que quizá tener su propio negocio no van con ellos.

Un emprendedor debe ser una persona creativa, innovadora, flexible y con una gran capacidad de resiliencia, capaz de afrontar todo tipo de adversidades y no desanimarse. Por desgracia, estos rasgos de la personalidad no están en todas las personas. Un emprendedor está hecho de una pasta especial, y eso hace que no todo el mundo esté capacitado para encargarse de todo lo relacionado con la gestión de un negocio.

Mitos sobre emprendimiento relacionados con la educación

Muchas personas asocian el emprendimiento con alguien que tiene mucha formación: ha ido a la universidad, habla varios idiomas, tiene conocimientos amplios sobre materias muy diversas, etc. Sin embargo, es hora de desterrar este mito. La formación es algo que se puede adquirir en cualquier momento, alguien con una educación básica puede estar perfectamente capacitado para crear un negocio propio.

Tener un título universitario no es algo que habilite por sí mismo para poder poner en marcha un proyecto con éxito. Lo importante es tener ganas y considerar la formación como una inversión. De ahí que muchas personas que han sentido el gusanillo emprendedor hayan dedicado los últimos meses a formarse de manera formal y hasta informal con ayuda de audiolibros de negocios, blogs especializados, entre otros.

 

Si deseas contratar nuestros servicios en el área de Emprendimiento, solo debes visitar el enlace:

https://emprenderte.org