Guillermo Ruíz Esparza, líder del grupo de investigación de Desarrollo de nano-sistemas moleculares en la división de ciencias de la salud Harvard-MIT, asegura que ahora la medicina ahora no solo se trata de tomar una pastilla para mejorarnos.

“Hoy existen tecnologías exponenciales como es la medicina digital, la robótica, la nanotecnología, la ingeniería de tejidos, los medicamentos moleculares, la telemedicina, la genómica”, dice.

El grupo de Ruíz Esparza trabaja en la intersección entre medicina, ingeniería y biología para crear innovación. Su trabajo está inspirado en figuras como Leonardo Da Vinci que era ingeniero, anatomista, fisiólogo y creó la Gioconda, la obra más perfecta desde diferentes perspectivas.

Nanomedicina

“La nanotecnología es más pequeña –incluso– que un virus. El tamaño es súper importante porque las leyes físicas cambian de acuerdo a las propiedades. Nosotros tomamos ventaja de esas propiedades y las aplicamos para resolver problemas médicos”, explica Ruíz Esparza, durante el foro de emprendimiento INCmty.

El grupo de Investigación de Desarrollo de nano-sistemas moleculares en la división de ciencias de la salud Harvard-MIT, liderado por Guillermo, utiliza la nanotecnología en ingeniería de tejidos, agentes de imagen, entrega de medicamento a tejidos específicos.

Combinan la ingeniería, medicina, nanotecnología y otras ciencias en nanomedicina.

Uno de los problemas más recurrentes de los medicamentos es que no son eficaces en la entrega, es decir tomas algo y te daña otra cosa.

De acuerdo a las cifras “por cada 10 mil moléculas de medicamentos que tomamos solamente una llega al lugar que se requiere y las otras se metabolizan o se van a otros tejidos generando efectos adversos”, expone Ruíz.

El equipo del MIT ha logrado crear nanovectores, por ejemplo, encapsular los medicamentos en nanopartículas (son encapsulados en materiales biodegradables).

Los nanovectores tienen varias capas que nos ayudan a una liberación rápida o lenta del compuesto: capa protectora o camuflaje, proteínas que funcionan como GPS para ayudarle a reconocer las células precisas.

Terapias del Futuro

“Esta innovación no solo puede ser usada en nanopartículas, sino también con genes modificados. Pueden viajar por el torrente sanguíneo para atender problemas cardíacos,. Por ejemplo, se ha usado para insuficiencia cardiaca, cáncer de hueso, ovarios. Pueden llegar hasta el núcleo de las células, lo cual abre oportunidades para nuevas terapias”, agrega el experto.

Estas innovaciones marcan nuevas fronteras para la medicina. Guillermo Ruíz Esparza explicó que: “hemos avanzado mucho en impresión 3D para formas biológicas, con diferentes materiales para crear cada componente de músculo, hueso, tendón. También se han generado chips para producir tejidos específicos en terapias regenerativas. En hidrogeles para piel sintética o recubrimientos en órganos y de esta manera evitar la eficacia de de un 25 % de los ya existentes”.