El Branding es la clave para conseguir una imagen de marca potente, coherente y fácil de recordar para el cliente. Su vinculación a una estrategia es imprescindible para servirse de una línea gráfica, identidad y cromatismos concretos, entre otras muchas cosas.

¿Qué es el Branding Digital?

Antes de lanzar un producto al mercado, es importante tener definida la identidad de la marca, el grupo objetivo al que se quiere llegar, la necesidad a satisfacer y el nombre comunicativo.

Como decíamos, el Branding de una marca siempre está vinculado a una estrategia. Esto se debe a que necesita servirse de su línea gráfica, identidad y cromatismo, entre muchas otras cosas, para implementarla en las distintas plataformas.

Definición de Branding Digital

Tom Peters, autor del libro The brand called you (“Una marca llamada tú”, en inglés) dijo: “La marca personal enlaza tus pasiones, tus atributos clave y tus fortalezas, con una proposición de valor, dejando claro lo que te diferencia de los demás”.

Las 4 P del Branding

¿Cuáles son las claves del Branding? Podríamos categorizarlas en cuatro ámbitos principales, las llamadas 4 P del Branding.

  • Propósito: para que una marca tenga alguna posibilidad de perdurar y lograr tener un resultado positivo, debe tener un objetivo claro.
  • Perfil: cada marca que deja huella estará mejor o peor definida o perfilada.
  • Permanencia: puede que tengas los dos elementos anteriores, propósito claro y que esté muy bien definida, pero si no la dejas en el sitio apropiado, se perderá como lágrimas en la lluvia. Para que perdure en la mente de otras personas debes generar un impacto memorable.
  • Profundidad:cuantas más veces muestres tus cualidades, y en el mayor número de medios posible, más profundidad alcanzarás y más difícil será de olvidar tu marca.

Estructura del Branding: Los 5 elementos clave.

El Branding está conformado por cinco elementos a continuación:

1. Naming.
Un buen nombre sigue siendo una ventaja competitiva sobre todos aquellos que no comprenden el poder de un nombre. Sin duda, invertir en Naming es invertir en crear valor de marca. Es importante que el nombre sea:

  • Notorio.
  • Único.
  • Duradero.
  • Que evoque a la esencia de la marca.
  • Legible y de fácil pronunciación.
  • Registrable.

2. Identidad Corporativa.

La identidad corporativa de una empresa no es otra cosa que su razón de ser: qué es, qué hace y cómo lo hace. Es la suma de características, valores y creencias con los que una empresa se identifica, y gracias a las cuales se diferencia del resto de las empresas, a lo largo del tiempo.

3. Posicionamiento.

El posicionamiento de una marca es la relación, más o menos fuerte, que existe en la mente del consumidor entre la marca y unos atributos determinados. Podríamos decir que el Branding es un proceso y que el posicionamiento es el resultado de un buen Branding.

4. Lealtad de Marca.

El concepto de lealtad está íntimamente relacionado con el de fidelización. Podemos decir que las diferentes acciones que una marca desarrolla para fidelizar a sus clientes tienen por objetivo retenerlos y hacerlos más leales.

El secreto para que tu público ame tu marca reside en agregar valor constantemente en cada una de las áreas clave de tu negocio. ¡Ténlo en mente!

5. Arquitectura de Marca.

Cuando hablamos de construcción de marca, hablamos de arquitectura de marca. Los beneficios de una buena construcción de tu marca son los siguientes:

  • Permite a una empresa organizar diferentes estrategias de Branding para cada una de sus marcas.
  • Identifica con claridad las relaciones y jerarquías entre las diferentes marcas de una misma empresa.
  • Optimiza los costes.
  • Descubre oportunidades para nuevos productos.

De este modo podremos establecer un camino claro que realizando las diferentes tácticas que nos irán acercando más a donde queremos llegar. En este sentido debemos ser conscientes de quiénes somos y cuáles son las acciones que más nos sitúan en la línea que hemos decidido seguir. Lo que queremos decir con esto es que pese a estar en el mismo escenario que un marca reconocida no debemos copiar las acciones que esta marca tiene en su desarrollo, sino que tendremos que elaborar las nuestras propias en función a los objetivos realista que planteamos.