El nuevo paradigma de la informática es la computación cuántica. Desde hace algunos años, las grandes fuerzas tecnológicas (con Microsoft, Intel, IBM y Google a la cabeza) compiten por el dominio de la supremacía cuántica. Este sistema de procesamiento opera de un modo diferente a las máquinas convencionales, ya que se basa en los modos complejos de los objetos que actúan a nivel subatómico. Las claves para entender su lógica y los siguientes saltos de su evolución.

Su principal contribución es completar un mayor número de operaciones en tiempo récord y con resultados más concluyentes. Así, el año pasado, Google anunció que sus investigadores habían logrado realizar un cálculo complejo –que con una supercomputadora le hubiera demandado 10.000 años- en 3 minutos y 20 segundos.

A su vez, dejó de ser un prototipo de laboratorio para convertirse en un objeto del mundo real. El año pasado, IBM presentó la Q System One, considerada el primer módulo cuántico de uso comercial. Esta semana se instalaron las dos primeras terminales, una en la institución alemana de investigación aplicada, Fraunhofer-Gesellschaft y otra en la Universidad de Tokio. Y crece en popularidad, tal es así que este nuevo mundo se refleja en la serie de ficción Devs, que se estrena este viernes por Fox Premium.

Y aunque sus cómputos exceden las exigencias cotidianas, uno puede ingresar al sitio de IBM Quantum Experience (https://quantum-computing.ibm.com/) para probar los alcances de esta computadora desde el celular o la PC. El procesamiento de los datos se realiza a través de la nube y los resultados son inmediatos.

A diferencia de una notebook o cualquier equipo hogareño que almacena la información en bits y la codifica en unos y ceros, los qubits registran tres posibilidades: uno, cero y uno y cero en simultáneo. Esto permite que los bits cuánticos puedan tomar varios valores a la vez y desarrollar cálculos en tiempo récord. 

“Se trata de un modelo de computación que recurre a las leyes físicas que gobiernan a los átomos para manipular información. Y lo hacen ejecutando circuitos cuánticos en lugar de los bytes tradicionales o lógicos de los sistemas actuales. Se valen del entrelazamiento cuántico para hacer estos cálculos matemáticos que son prácticamente imposibles para la supercomputadora más avanzada”, le explicó a Clarín Zaira Nazario, manager quantum applications de IBM Research.