La Dra. Ana Lorena Madrigal Méndez, médico gastroenteróloga, nos detalla sobre dos novedosos procedimientos que combaten la obesidad y sus enfermedades asociadas, a la vez que mejoran la calidad de vida de los pacientes y sus hábitos alimenticios.

Antes que todo, aclaremos: estos procedimientos médicos son tratamientos para combatir la obesidad, una enfermedad presente a nivel mundial y por lo tanto catalogada como pandemia. No son procedimientos estéticos para lucir más delgado y si alguien insiste en considerarlos como tal, sería muy perjudicial para su salud.

Dicho lo anterior, podemos entrar en materia. La doctora Ana Lorena Madrigal Méndez, especialista en gastroenterología, nos explica sobre dos nuevas herramientas para tratar la enfermedad crónica del sobrepeso y sus complicaciones asociadas. Se trata del balón intragástrico y la endosutura.

¿Qué es lo novedoso? La característica de ambos tratamientos es que son procedimientos ambulatorios, que se realizan con cámaras e instrumentos médicos que se insertan por la boca y por ende, no requieren cirugía.

Además de facilitar la pérdida de peso, se beneficia la salud general y se combaten las enfermedades relacionadas a la obesidad como el mayor riesgo de desarrollar cáncer, enfermedades coronarias, diabetes o de padecer de desgastes.

Hay múltiples ganancias más allá de rebajar peso: mejorar la calidad de vida, subir la autoestima, aumentar la salud y aprender buenos hábitos de alimentación.

Según la doctora Madrigal, existen historias de éxito de personas que han perdido hasta 60 kilogramos con un balón, siempre y cuando se complemente con un estilo de vida saludable y buena alimentación.

Se debe acotar que el balón intragástrico y la endosutura no sustituyen la cirugía bariátrica, porque en pacientes muy obesos estas técnicas no son tan efectivas. Se tiene un tope para recomendar estos tratamientos ambulatorios, se recomienda emplearlos en casos de obesidad grado 1 y grado 2.

Por su parte, las personas con obesidad mórbida son mejores candidatos para la cirugía bariátrica.

Sin embargo, estos mecanismos pueden complementarse y servir de puente para otros procedimientos. Por ejemplo, una persona que tenga un problema de exceso de peso muy grande, puede iniciar con balón intragástrico que le ayuda a bajar cierta cantidad de peso para estar en condiciones más óptimas para su cirugía bariátrica.

Balón intragástrico

Consiste en un balón de vinil o silicón que se introduce a través de la boca mediante una gastroscopía. Se introduce desinflado y dentro del estómago se rellena con una cantidad de líquido variable (oscila entre los 600cc o 1000cc) que depende del tamaño del estómago, la tolerancia del paciente y el peso que se desea perder..

Hay tres tipos de balones: de 6 meses, de 12 meses no ajustable y el balón de 12 meses reajustable, a este último se le puede variar el volumen según las necesidades del paciente durante el proceso.

Todos cumplen el mismo objetivo: ocupar espacio en el estómago, de tal forma que el paciente ya no va a tener el mismo campo para llenar con comida, generando una saciedad más rápida y acelerando así la pérdida de peso.

A la vez, la posición del balón estimula algunas hormonas que reducen el apetito o la ansiedad por comer; y también enlentece el vaciamiento de la comida del estómago hacia el intestino, esto provoca que la persona pase más tiempo con sensación de saciedad.

Es un método no invasivo, no provoca heridas ni cicatrices, es sumamente seguro, se hace en una sesión de gastroscopia y no requiere hospitalización.

Seguido a la colocación del balón, se le da un estricto seguimiento médico y nutricional durante todo el tiempo en que el paciente tenga el balón intragástrico.

Uno de los objetivos es enseñar al paciente de nuevo a comer, pues las cantidades serán más reducidas y también para optimizar la parte nutricional que es una de las metas que cada persona debe asumir para el resto de su vida.

De hecho, los resultados son la pérdida de peso y la segunda, y quizá más importante, es que el paciente aprendió a comer.

“Esta técnica es como un empujón que acelera la pérdida de peso y motiva mucho al paciente cuando empieza a ver resultados”, dice la gastroenteróloga.

“También se ven casos de recaídas y es algo que se ve con cualquier método de pérdida de peso, quizá el paciente retomó sus hábitos alimenticios de previo, no se resolvió bien la parte sicológica ni las conductas de alimentación”, agrega.

Según la doctora, los primeros tres días son difíciles porque el organismo tiene un cuerpo extraño dentro de su sistema. Es común que se presenten náuseas y dolor en la boca del estómago. Para ello, se medica a la persona antes y después de la aplicación del balón gástrico. Además, durante todo el tiempo que se tenga el balón dentro del estómago se debe tomar tratamiento contra el reflujo, que es uno de los efectos secundarios de esta terapia endoscópica. “La tolerancia entre una persona y otra es muy variable”, manifiesta Madrigal.

La médico aclaró que hay ciertas contraindicaciones que tomar en cuenta antes de optar por este mecanismo médico. Entre ellas están:una hernia hiatal muy grande, la presencia de una úlcera, cáncer, condición cardiovascular que limite la posibilidad de aplicar anestesia, problemas de coagulación y, también, se deben valorar cirugías gástricas previas.

Endosutura

Este tratamiento es conocido también como gastroplastía endoscópica o manga endoscópica. A través de una gastroscopía se sutura o cose casi la mitad del estómago para reducir su tamaño y convertirlo en un estómago más tubular.

Es más complejo que el balón gástrico porque implica mayor precisión para realizar las suturas y se realiza en una sala de operaciones. La endosutura es permanente, pero con la ventaja de que se puede revertir.

Al igual que el balón intragástrico, este método restringe la cantidad de alimento que la persona puede ingerir y por ende, al comer menos porciones y sentir más saciedad rápidamente, se comerán menos calorías y se pierde peso. Por supuesto, debe ir de la mano de apoyo nutricional.

¿Qué método elegir?

La elección dependerá de varios factores, uno de ellos es el presupuesto pues tienen costos económicos distintos. Otro es el objetivo de peso por perder, y también influyen las enfermedades asociadas que tenga cada paciente, su historia clínica e incluso, la personalidad del paciente.

Precios de los tratamientos
  • Balón intragástrico de 6 meses: $2350.
  • Balón intragástrico de 12 meses, no reajustable: $2650.
  • Balón intragástrico de 12 meses, reajustable: $2950 dólares.
  • Manga endogástrica: $7950.

 

 

 

 

 

Para solicitar nuestros servicios relacionados con el área de Tecnología, solo debes acceder al enlace:

https://iamgbusiness.com