Toyota apuesta por el hidrógeno, y no sólo hablamos de la pila de combustible. El fabricante japonés, de hecho, ha puesto en marcha el desarrollo de un motor de tres cilindros que, aunque funciona con la misma lógica de un gasolina, se alimenta de hidrógeno.

No se trata de una idea nueva (BMW ya había lanzado un modelo de este tipo sin conseguir grandes resultados), pero no deja de ser interesante para el desarrollo de la movilidad del futuro. Toyota empezará a utilizar esta solución en los deportes de motor, aunque, por el momento, no está prevista la producción en serie.

Proyecto.

Toyota ha desarrollado un motor de tres cilindros turboalimentado de 1.618 cm3 alimentado por hidrógeno comprimido. El sistema se ha instalado en el Corolla Sport del equipo Orc Rookie Racing, que participará en una carrera del Super Taikyu, la máxima competición de resistencia de Asia para modelos de producción: la carrera de 24 horas prevista para el fin de semana del 21 al 23 de mayo en el circuito de Fuji.

Ventajas.

La empresa japonesa pretende aprovechar las condiciones extremas del deporte del motor para perfeccionar su proyecto y reforzar así sus estrategias de movilidad sostenible, ya caracterizadas por una fuerte apuesta por el hidrógeno pero con una solución tecnológica diferente.

Hasta ahora, como se ha demostrado con el Mirai, Toyota se ha decidido por el sistema de pila de combustible, en el que el hidrógeno se hace reaccionar químicamente con el oxígeno para producir la energía necesaria para alimentar un motor eléctrico.

En el caso de los motores tradicionales, su funcionamiento es obviamente diferente: el hidrógeno se inyecta en los cilindros y sustituye así a los combustibles fósiles.

Básicamente, cambia poco en comparación con un motor turbo de gasolina, aunque el hidrógeno garantiza una capacidad de respuesta superior a la de los motores endotérmicos y, sobre todo, unos niveles de contaminación muy bajos: salvo las pequeñas cantidades de aceite que se queman durante el funcionamiento, los motores impulsados por hidrógeno sólo emiten vapor de agua.

Tecnología.

En los últimos años, los investigadores han avanzado mucho en la resolución de los numerosos puntos críticos del hidrógeno y en la reducción de los costes de producción.

Además, cada vez más empresas del sector están dispuestas a explotar el potencial del hidrógeno, al menos en lo que respecta a las pilas de combustible: los fabricantes de vehículos comerciales e industriales creen que las pilas de combustible representan la solución ideal para reducir las emisiones y superar los problemas específicos del mundo del transporte que son difíciles de abordar sólo con la tecnología de las baterías de litio.

Además, cada vez se habla más de una era futura en la que el hidrógeno sustituirá al petróleo y al gas como principal vector energético y, como ha demostrado Toyota, los fabricantes de automóviles trabajan para garantizar el futuro de los motores de combustión interna.

Esta es una de las razones por las que las asociaciones profesionales piden a las instituciones que adopten un enfoque “tecnológicamente neutro” en la cuestión de las emisiones y, por tanto, que no favorezcan a toda costa una tecnología, como la eléctrica, mientras evalúan las ventajas de otras soluciones, como los combustibles sintéticos y, precisamente, el hidrógeno. Por eso, en Europa se pide que se invierta no sólo en redes de recarga para vehículos eléctricos, sino también en infraestructuras de repostaje para vehículos de pila de combustible.

 

Para acceder a nuestros servicios ofertados en el área Tecnológica, solo debes hacerlo a través del enlace:

https://iamgbusiness.com