En los últimos años, los dispositivos inteligentes han conquistado millones de hogares. Tener una organización es vital para el correcto funcionamiento de todo el ecosistema que tienes en casa. Puede que en ocasiones sea más sencillo presionar un botón que realizar el uso de un comando de voz.

Lamentablemente, no muchos usuarios tienen controles físicos que funcionen con los diferente dispositivos del hogar, e incluso si lo hicieran, eso significaría que tendrías un montón de controles remotos por ahí. Es mejor que todo esté centralizado en un Smartphone que no uses.

 

Para resolver este problema, hemos analizado cómo convertir un teléfono o una tableta en un control remoto para todos los dispositivos domésticos inteligentes, sin tener que cambiar de una aplicación a otra.

Existen varias aplicaciones, pero nosotros hemos seleccionado una de las más populares entre los consumidores y las que mayor compatibilidad tienen.

Google Home
Comenzamos por Google Home, probablemente una de las aplicaciones más usadas por la comunidad gracias a su sencillez y compatibilidad con los dispositivos domóticos inteligentes.

Además, desde octubre de 2018 Google ha convertido su aplicación Home en un centro de control inteligente, lo que permite operar varios dispositivos directamente sin tener que usar ningún otro software.

Lo mejor de todo es que la mayoría de dispositivos que son compatibles con el Asistente de Google aparecerán de forma automática. Esto da la posibilidad de tener todo en un mismo lugar con las capacidades plenas de los dispositivos inteligentes.

No obstante, la aplicación Google Home tiene algunas limitaciones. Algunos dispositivos inteligentes que se encuentran en el mercado no son compatibles: no puedes usarlo para apagar la televisión, sin embargo puedes pedírselo al asistente o mediante un dispositivo domótico de terceros que se controle por infrarrojos.

Del mismo modo, aunque en la aplicación se muestran cerraduras inteligentes, persianas de ventanas y ambientadores, no hay opción para controlarlos. Lo que es particularmente sorprendente es que los dispositivos como las cerraduras inteligentes y los televisores se pueden controlar desde una pantalla inteligente, por lo que no tiene sentido que Google no haya añadido esa opción en su aplicación Home.

Para resolver estos inconvenientes se puede hacer uso de las rutinas, es algo que se debe crear de forma manual. Puede ser un problema al principio, pero una vez configurado de forma correcta podremos olvidarnos. Esta es una herramienta potente, la cual puedes usar para crear escenas en casa y se realicen algunas acciones de forma simultáneas.

¿Para qué se pueden usar las rutinas? Por ejemplo, podemos configurar que cuando nos vamos de casa todas las luces se apaguen para que nunca las dejemos activadas. Eso sí, son bastante limitadas porque no se pueden incluir condiciones.

Google Home es la aplicación que funcionará para la mayoría de las personas. No es la solución definitiva como hemos visto, pero sí una de las más compatibles. Pero si queremos algo más complejo, necesitaremos implementar otros servicios.

Por otro lado, no hay forma de personalizar el diseño en la aplicación y no hay ningún widget, ya que esto haría de Google Home una App mucho más conveniente para el público.