La industria de la moda es una industria valorada alrededor de USD 3 billones, pero que enfrenta problemas tan variados en todos los niveles de la cadena de suministro como condiciones laborales inhumanas en países emergentes, preocupaciones ambientales, uso incontrolable de los recursos naturales y una cadena de valor injusta, que podría encontrar en las tecnologías disruptivas como Blockchain una oportunidad para aprovechar resolver estas diferencias.

Uno de los aspectos más emocionantes de la cadena de bloques es su capacidad para proteger las identidades digitales y establecer la autenticidad, dos de los grandes desafíos que presentan el complejo ecosistema de la industria de la moda al borde del colapso, con su confección de 800,000 millones de dólares que se ha hecho famosa además por el trato ético de los trabajadores, problemas de medio ambiente y sostenibilidad, falta de rentabilidad por competencia ilegal, amén de la cadena de suministro falsificada.

1 de cada 6 personas están involucradas con esta industria, según los números de la International Conference Center Geneva de marzo del 2018 auspiciada por la UNECE, representado el 4% del Producto Interno Bruto «PIB» mundial, por lo que su incidencia de sus actos sin duda, afectan a toda la sociedad actual, sin contar el excesivo gasto de agua que se prevé en el 2030 pueda causar sequías tan severas del tamaño de países como China, según estudios de Boston Consulting Group.

Ante los problemas tan complejos que enfrenta esta industria, no es extraño pensar que una nueva tendencia puertas adentro se esté generando con el apoyo de tecnologías como la Inteligencia Artificial, el IoT y la Blockchain, en un nuevo movimiento llamado por muchos Fastech: poner la tecnología al servicio de la industria de la moda.

En ese contexto, la Blockchain ya está encontrando su espacio para resolver problemas fundamentales como la débil cadena de suministro tradicional, transferencia de propiedades y hasta la identidad digital de las piezas elaboradas con la más fina seda.

Mejores Cadenas de Suministro

Los sistemas tradicionales de la cadena de suministro están centralizados, no están estandarizados y el intercambio de datos entre las partes interesadas es mínimo y engorroso. Un minorista no sabe dónde obtienen los proveedores los bienes. Un proveedor no sabe de dónde ha obtenido las materias primas el fabricante.

En muchos casos, incluso los fabricantes desconocen la fuente que utilizan sus proveedores de materias primas. Cada parte está utilizando un sistema propio, e incluso si estuvieran bajo un solo sistema de gestión, habría una objeción sobre quién tiene el control de los datos. Más importante aún, estos datos pueden ser cambiados, modificados o corrompidos por cualquier parte involucrada en el sistema.

Blockchain supera este problema estableciendo una cadena de transacciones. Para cada bien virtual o físico, habrá una lista completa de transacciones que conducen hasta el origen de un artículo (y sus ingredientes), lo que hace imposible que los productos falsos se verifiquen en la red . Los datos no pueden ser controlados ni manipulados por una sola parte.

Uno de los mayores desafíos de la industria de la moda es el seguimiento de envíos y la entrega oportuna de productos con las especificaciones correctas. Además, los productos falsificados inundan el mercado y quitan ganancias a las marcas establecidas, Blockchain puede ayudar a resolver estos problemas.

Ya la gigantesca marca Nike con sede en Oregón, Estados Unidos ha incluido parte de su producción en la cadena de bloques y ha ido más allá: tokenizar los activos físicos comprados por sus usuarios, con la finalidad de poder ‘criar’ entre usuarios nuevos modelos de zapatos al mejor estilo de CryptoKitties.

Con un daño de USD 300 mil millones a la economía global por parte de los productos falsificados, no es de extrañar que las acciones similares a Nike tengan cada día más repercusión dentro de la industria de la moda.

Las aplicaciones descentralizadas para verificar el origen de los bienes comprados permitirán a los clientes escanear el código del producto y ver el recorrido del producto.

Propiedad Intelectual

Además, con la cadena de bloques los diseñadores tienen una gran oportunidad de proteger sus elaboraciones así como las grandes marcas del mercado contra la falsificación. Cada artículo de moda puede rastrear su origen y propiedad hasta su origen como explicamos anteriormente, evitando así que productos falsificados o réplicas tengan cabida en la cadena de valor.

Uno de los primeros ejemplos de esta aplicación se dio en el 2017 con la diseñadora londinense Martine Jarlgaad al producir sus primeras etiquetas inteligentes que se registran en la cadena de bloques. Se registró cada paso del proceso de fabricación, desde la materia prima hasta el producto terminado, con sellos de hora y ubicación.

De forma similar, el conglomerado Louis Vuitton lanzó una plataforma Blockchain llamada AURA para demostrar la autenticidad de sus productos de lujo, una versión autorizada de la cadena de bloques desarrollada por JPMorgan Quorum, basada en la Blockchain de Ethereum.

Este tipo de ideas garantiza que los clientes obtengan exactamente los productos por los que pagaron sin falsificaciones, asegurando así la calidad de los productos y protegiendo la reputación de los interesados en la marca.

Regalías justas

Otra gran aplicación de la cadena de bloques en la industria de la moda la podemos encontrar en el seguimiento de los pagos de regalías, un dolor de cabeza para muchas marcas reconocidas.

Blockchain además de permitir a los diseñadores crear una prueba de creación inalterable, les permite licenciar diseños y marcas comerciales, así como cualquier pago de regalías y ventas que se originen a través del uso de sus diseños mediante el rastreo eficiente e inalterable desde cualquier parte del mundo.

Blockchain permite a las marcas contar más de una historia y dar crédito a todas las personas involucradas en el proceso. Cada producto tiene una historia, desde las materias primas hasta la tienda, se identifica cada parte de la cadena de valor, un buen ejemplo de cómo se aplica Blockchain hoy en día en esta industria.

En conclusión, cuando se trata de la industria de la moda, Blockchain podría ayudar a las marcas de lujo a promover y verificar un proceso de fabricación ético desde el inicio hasta el final del producto, al tiempo que demuestra la veracidad y sostenibilidad de sus productos. En forma más general, la cadena de bloques puede ayudar a garantizar la transparencia de la cadena de suministro, proteger la propiedad intelectual y mejorar la eficiencia del intercambio de datos.

Veamos algunos ejemplos prácticos de la aplicación de la tecnología Blockchain en la industria de la moda:

PROVENANCE: Proveen una plataforma respaldada por Blockchain para ayudar a las marcas a vigilar sus productos, realizando un seguimiento durante todo el proceso de producción del contenido, rastreando inclusive la materia prima desde su génesis.

CURATE: Una dapp impulsada por Ethereum Blockchain que funciona como un marketplace para compradores-vendedores amantes de la moda, con un sistema de recompensas que involucra a las partes interesadas.

FASHION COIN: Un novedoso sistema P2P con tecnología Blockchain para ayudar a conectar clientes directamente con todos los involucrados en la industria de la moda: diseñadores, proveedores, logística y costureros.

LOOMIA: Un intercambio de datos seguros bajo la cadena de bloques que permite a los usuarios de las prendas de vestir decidir qué hacer con sus datos recopilados al usar las prendas de vestir mediante tokens Loomia: venderlos a marcas de investigación, empresas o aprovechar para descuentos en tiendas.

CHRONICLED: La plataforma colaboró con The Greats para soportar la primera etiqueta inteligente de un producto de consumo -El Zapato Royale 2.0- integrada con Blockchain que incluye la información digital y el número de edición limitada de cada artículo para evitar imitaciones.

VeChain: La cadena de bloques ayudó en el 2017 durante el Shanghai Fashion Week de ese año, asegurar las prendas únicas en la Blockchain de la marca BabyGhost, de tal manera que los usuarios podían verificar la autenticidad de la prenda mediante una aplicación de fácil escaneo con código QR o NFC.