El emprendimiento digital ha supuesto para la economía mundial un crecimiento de tres trillones de dólares, de acuerdo con el Foro Económico Mundial. Además, las mujeres contribuyen a ese crecimiento de manera exponencial, destaca Teresa Alarcos, fundadora de WStartupC, “pero hay que seguir visibilizándolas porque en la actualidad solo 15 proyectos de cada 100 corresponden a emprendimiento femenino”.

Pero, ¿qué impulso lleva a alguien a emprender? En el caso de Ana Pérez, CEO y cofundadora de ForestChain, hay que tener muy poca aversión al riesgo y mucha pasión y confianza en lo que quieres hacer para dejar un trabajo y una estabilidad económica y tirarte a la piscina del emprendimiento.

Pero la capacidad de arriesgar parece ser algo innato en las emprendedoras: “es algo con lo que naces”, aseguró Francisca Moya, cofundadora de GOPYME, “para mí la emprendedora nace y luego se hace y crece. Pero de base es una mujer atrevida, valiente, crítica, trabajadora”.

Patricia García, cofundadora de Pandabox señaló que era muy de corporativo, pero trabajando para una empresa tenía la sensación de repetir curso, da igual que cambiara de posición dentro de esta a que me fuera a otra diferente: “en los dos años que llevo como emprendedora siento que he aprendido lo que en diez, aquí sales cada día de tu zona de confort”.

“Yo siempre he sido un terremoto”, anunció Laura Gómez, CEO y cofundadora de Catevering, que ya con 20 años se lanzó a emprender de manera autodidacta. “No he ido a la universidad, la educación pasiva no me daba lo que yo quería, me sentía como lo de repetir curso que ha dicho Patricia”. De ese inconformismo habló también María José González Antelo, creadora de Pislow, para quien emprender te permite escoger y tener el poder de buscar y de hacer.

Ilusión y realismo

Estas emprendedoras se enfrentaron a un escenario que ahora ha cambiado por completo, por ello aconsejaron una mezcla de atrevimiento y realismo; 50% de cabeza e ilusión.

“Las chicas jóvenes tienen que tener tanta ilusión como realismo para emprender, pero manteniendo siempre los pies en el suelo”. “Y atreverse aunque se equivoquen”, dijo Ana Pérez, “porque si fallas, lo único que te pasa es que vuelves al punto de partida, eso sí, que se lancen pero mejor con ayuda, dentro de la comunidad de emprendedores”.

Apoyarse en el ecosistema y estar muy bien preparadas es algo que subrayaron todas las participantes apuntalando la idea de realismo que ya había salido a la palestra. Eso significa no esperar a saberlo todo pero sí ser conscientes de que deben tener conocimientos de marketing, comercial, financiero. “Sí, es muy importante saber de finanzas”, apuntó Laura Gómez, “al final lo terminas haciendo, no hay que tener miedo, yo ahora hago unos excell que ni os cuento, pero hay que estar preparada y rodearse de gente que te acompañe y apoyarse en la comunidad de emprendedores y en el ecosistema ya creado formado por aquellos que han pasado por lo que tú vas a pasar”, insistió Gómez “porque yo lo intenté sola y me caí”.

Gómez también dijo que “la edad no es importante para lanzarse sino sentir que puedes hacerlo (apoyándote en el ecosistema, eso sí)”. Y García subrayó la relevancia de la previsión: “es mejor tener algo de dinero para sobrevivir unos meses que no tenerlo porque esto puede poner en riesgo tu empresa” mientras que Moya quitó carga a las emprendedoras del futuro: “No hay que asumir que podemos hacerlo todo y saberlo todo, hay que tirar de mentores expertos dentro de tu campo y a la vez cuestionarlo todo para poder seguir innovando y avanzando”.

 

Para contratar nuestros servicios relacionados con el área de Emprendimiento Digital puedes contactarnos a traves del enlace:

https://feeglobal.org