Minar bitcoins en Venezuela ahora es totalmente legal, según un reciente decreto de la Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas (SUNACRIP). La nueva ley regulará el uso, la comercialización, importación y creación de equipos de minería en territorio venezolano.

El decreto entró en vigencia esta semana luego de ser publicado el 21 de septiembre en la Gaceta Oficial de la República, bajo el número de archivo 41.969. Firmado por Joselit Ramirez, superintendente de SUNACRIP, el documento estipula que aquellos residentes interesados en realizar actividades de minería de Bitcoin y otras criptomonedas de forma legal deberán solicitar una licencia a la entidad.

Para ello han decidido crear un Registro Integral de Mineros (RIM), el cual facilitará la tramitación de estas licencias vía web. Los usuarios deberán otorgar información a las autoridades sobre qué tipo de actividades de minería llevan a cabo, ya sea comercialización, importación o uso de equipos de minería. Asimismo, se otorgarán licencias especiales para aquellas personas que deseen manufacturar equipos ASIC en territorio nacional o construir granjas de minería.

El decreto no especifica cuánto costará gestionar estas licencias, mas sí recalca que la aplicación web el RIM publicará los precios de estos trámites legales. También se señala que toda aquella persona involucrada en la minería nacional deberá guardar su documentación de actividades y registros de minería por un período de 10 años.

Las autoridades supervisarán tanto la creación como importación de equipos de minería. De igual manera, las granjas de minería de Bitcoin y otras criptomonedas podrán operar con el apoyo del Estado, pero solo si son inspeccionadas por el SUNACRIP. El decreto revela que las autoridades venezolanas estarán involucradas en cada uno de los sectores que compone la minería de criptomonedas nacional, sin excepciones.

Un pool nacional de uso obligatorio para la minería de Bitcoin en Venezuela

El documento también confirmó la creación de un Pool de Minería Digital Nacional, el cual busca aglomerar a todos los mineros que se encuentran en territorio venezolano. En este sentido, quienes se encuentren operando equipos ASIC para la minería de Bitcoin y otras criptomonedas deberán conectarse a dicho pool para poder trabajar de forma legal.

Aquellos mineros que operen fuera del pool estarán sujetos «a las medidas, infracciones y sanciones, dispuestas en el Decreto Constituyente sobre el Sistema Integral de Criptoactivos», citando al artículo número 19 del documento publicado en Gaceta Oficial.

Para entender las implicaciones de esta medida hay que tomar en cuenta qué son los pools de minería y cómo estos funcionan. Se tratan de agrupaciones de mineros que trabajan para confirmar transacciones en la blockchain, y que proliferan con fuerza en redes como Bitcoin donde es necesario concentrar mucho poder de cómputo (hashrate) para minar bloques. Estos pools son efecto nodos y los administran operadores, quienes se encargan de recibir las transacciones a confirmar, repartir el trabajo a los mineros, monitorear las actividades, registrar los bloques confirmados y reclamar las recompensas. Estos operadores, además, están comprometidos a repartir las ganancias entre los mineros que colaboraron en la confirmación de bloques.

Se trata pues de un sistema centralizado, donde un grupo de individuos se encarga de distribuir la carga de trabajo y las recompensas entre los mineros conectados, con el fin de aumentar la predictibilidad de los pagos. Si las autoridades venezolanas estarán encargadas del control y manejo del pool nacional, entonces será el gobierno quien repartirá los bitcoins de recompensa a los mineros venezolanos. El problema es que este de sistema es vulnerable a que el operador del pool cobre impuestos a los mineros, congele sus fondos o incluso desfase pagos, aunque estos hayan trabajado.

La población de mineros en Venezuela no es poca, ya que se trata de uno de los diez países con mayor presencia de minería de Bitcoin y el primero en América Latina, según registros de la Universidad de Cambridge. Desde hace más de un año la nación caribeña posee su propia ley y organismo que regula el mercado de criptoactivos nacional, tal y como reportó CriptoNoticias en su momento. No obstante, se siguen incorporando nuevos decretos para supervisión y control de la minería en Venezuela, llegando incluso a prohibir el uso de equipos de minería en ciertas viviendas e incautando máquinas que no cumplen con las licencias del Estado.