Al abrazar se liberan oxitocina, serotonina y dopamina

En el acto de abrazar hay un intercambio de energías que se conectan desde el alma. Es amor, ternura, entrega, alivio por el desprendimiento de un gran sentimiento, un spa emocional y otras tantas cosas buenas de las que el COVID-19 ha limitado. Sí, limitado para quienes no residen contigo y sin límites para los que compartes cuatro paredes; de manera, que no dejes pasar este día para entregar a los tuyos un combo que incluye un fuerte abrazo y de «ñapa» un beso porque los sentimientos se expresan con más profundidad sin que necesariamente hayan palabras.

Según los expertos, cuando abrazas liberas oxitocina, serotonina y dopamina, ¿un frasco de medicina? No. Simplemente que nuestro cuerpo tiene todos los ingredientes que nos permiten estar en pleno bienestar.

La oxitocina es considerada como la hormona del amor y la felicidad, con capacidad para alejar los malos sentimientos como la tristeza, la melancolía, la ansiedad y el estrés; es la misma que varios estudios científicos atribuyen estar presente cuando una madre ve a su hijo… ¡como para suspirar!

Lo mismo ocurre con la serotonina que tiene la fama de ser un neurotransmisor de la felicidad, cuando la serotonina sube las buenas emociones se activan, mientras que las personas con depresión, al analizarlas presentan niveles bajos de esta hormona… no permitas que nadie a tu lado se deprima, ¡abrázala fuerte y profundamente! «Los abrazos en la disminución del estrés, lo que contribuye a la mejora del sistema inmune», segura la universidad Carnegie Mellon, en Pensilvania.

¡Abrazar da placer! Seguro que sí, gracias a la dopamina que se encarga de la sensación del placer y la relajación, ¿Qué rico, verdad?

«La cantidad de dopamina encontrada en la amígdala cerebral de un sujeto podría ser un indicador fiable de si éste es tranquilo y sosegado, con una buena confianza en sí misma, o si por el contrario sería temeroso y con propensión a padecer estrés», publicó el portal web Psicología y Mente, donde atribuye el dato a un estudio que hizo la Clínica Universitaria Charité, en Alemania.

Tiempos de Pandemia

«Está demostrado que fomentar la expresión emocional y saber manejar los sentimientos, favorece que nuestro organismo esté más fuerte. Una buena gestión de nuestras emociones beneficia a nuestro sistema inmunitario. En tiempos de pandemia es importante reforzar la comunicación a través de miradas o palabras ya que el contacto físico está desaconsejado ahora», expresa en un comunicado de prensa el Grupo Hospiten, que se une de forma especial a la conmemoración del Día Mundial del Abrazo.

Para esta entidad hospitalario, en abrazar hay una máxima expresión del cuidado, de la unión y del afecto.

Para contratar nuestros servicios en el área de Bienestar, Salud, entre otros, puedes acceder a los mismos a través del enlace: