Andrés Sarrazola está detrás de Ayenda, una compañía que propone una nueva forma de conectar entre los usuarios que necesitan servicios hoteleros y los empresarios que tienen habitaciones diasponibles a “un precio conveniente”. Ya recibieron 10 millones de dólares de inversión.

Andrés Sarrazola, CEO de Ayenda.

Andrés Sarrazola, CEO de Ayenda. Cortesía Ayenda.

En un negocio tan competido como el de la hotelería, quienes están usando la tecnología como base de desarrollo de ese negocio tienen muchos puntos por ganar. Eso fue lo que identificó Andrés Sarrazola, el CEO de Ayenda, una compañía que gestiona las habitaciones de hoteles independientes y las oferta a los viajeros que necesitan precios justos y oferta rápida. En 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos Sarrazola nos cuenta cómo empezó todo y cómo han venido impactando los inversionistas en su compañía.

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Tengo 30 años, estudié Ingeniería aeronáutica, luego ingeniería mecánica y luego ingeniería informática, pero en vez de tener tres títulos no tengo ninguno porque no me gradué de la universidad y esto se debe en parte a que siempre me visualicé como emprendedor, sentía que rápidamente debía enfocarme en materializar mis ideas y crear empresa.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Hace 3 años, después de crear un sistema que permitía el seguimiento a la administración de los hoteles, con los otros cofundadores entendimos lo que los hoteles querían y era que necesitaban vender más, y no les podíamos ofrecer eso sólo con un sistema administrativo, así que decidimos convertirnos en una cadena de hoteles propiamente, y ahí es donde empieza este sueño.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Ayenda empezó con el sueño de ayudar a hoteleros independientes a prosperar. Inicialmente lo hicimos dándoles más tecnología a su día a día, y hoy lo hacemos al convertirnos en una cadena de hoteles que les da muchas más ventas, mientras ayudamos a la vez a millones de huéspedes a encontrar espacios de calidad a un precio justo.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Ayenda empieza a andar con muy poco capital, porque solo nos costó construir casi el primer calendario hotelero, para luego ir añadiendo funcionalidades. Nos hemos financiado con inversionistas locales y extranjeros que ven en Ayenda el potencial de redefinir la hotelería en Latinoamérica y hasta la fecha han confiado arriba de 10 millones de dólares en nosotros.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Hasta hoy podemos decir que por hoteles y habitaciones somos la cadena hotelera más grande de Colombia y creo que este es sólo el comienzo. Aquí vemos un potencial hasta diez veces más grande de nuestro tamaño actual, y eso sin nombrar la capacidad hotelera a la que podríamos llegar en la región. Mi idea inicial de Ayenda está reinventado el concepto de hotelería de bajo costo en Colombia, en Perú y ahora en México, mercado en el que acabamos de abrir operaciones.

Para los hoteleros independientes, Ayenda está cambiando su modelo de negocio tradicional, llevándolos hacia un esquema comercial disruptivo para el sector, de franquicias, que les permite obtener mejores rentabilidades, aumentando el número de reservaciones hasta en un 30% en los primeros tres meses. De esta manera, Ayenda está generando también en los hoteles su oportunidad para ser resilientes en tiempos de crisis.

Para los huéspedes, Ayenda está innovando en la manera de alojarse, de encontrar cientos de alternativas de hoteles a través del uso de nuestros canales de reservas, como la aplicación Ayenda, nuestra web y centro de atención telefónica. En definitiva, Ayenda está cambiando la manera en que los usuarios pueden encontrar, usar y pagar un precio conveniente, por los servicios de alojamiento que justo necesitan.

6. ¿Soy feliz?

Mucho, cada reto profesional me llena de energías para levantarme cada día, eso y mi familia, me hacen un hombre verdaderamente feliz.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Siempre decimos que estamos construyendo una compañía para los siguientes cien años, y eso nos pone a pensar con una mentalidad totalmente diferente que si hiciéramos cosas para el corto plazo. La realidad es que el futuro no está escrito y nunca se puede afirmar algo con toda certeza, pero no veo qué me haga cambiar de opinión. Si ya pasamos una pandemia, estoy seguro de que podremos seguir divirtiéndonos y construyendo empresa por decenas de años más.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Emprender tiene mil retos, yo personalmente llevo doce años emprendiendo, y no puedo decir que cada día se ponga más fácil; cada día se pone más retador porque cada día quiero, junto con mi equipo, conquistar objetivos de mucho más impacto.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Mi sueño de llevar bienestar a millones de huéspedes y miles de hoteleros está en sus primeros días, es un sueño que compartimos 200 personas en Ayenda y que no descansaremos hasta hacerlo realidad, y para lograrlo vamos a necesitar cambiar las reglas de juego de la hotelería para siempre.

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Convertirnos en la cadena de hoteles con más propiedades en todo Latinoamérica tomará muchos años, por lo que hoy debemos mirar con exigencia y disciplina los mercados en los que estamos actualmente, para así poder pensar en seguir expandiéndonos, pero tenemos mucha tela por cortar.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Ayenda es una compañía basada 100% en tecnología, está en cada proceso, desde firmar nuevos hoteles hasta atraer huéspedes, no existe una forma sin tecnología en que se puedan administrar de forma eficiente miles de hoteles y millones de huéspedes en simultáneo, por eso en nuestra visión, la tecnología está en el centro.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Hemos recibido inversión de ángeles inversionistas, oficinas de familia, grandes corporativos, aceleradoras y fondos de capital de riesgo. Cada inversionista trae un valor diferente a la mesa y entraron en momentos diferentes de la compañía. Sin duda más que el capital, traer inversión inteligente con personas muy brillantes nos ha ayudado a construir esta compañía.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Acelerar procesos de contratación sin estar seguro de que la persona es la correcta.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Personas haciendo cosas en internet, rompiendo esquemas y cambiando las reglas de diferentes industrias siempre se llevaron mi atención. Tal vez la persona internacional que más he admirado es Bill Gates, y de Colombia, José Calderón de RobinFood.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

En muchos momentos, mi camino de emprendimiento empezó con una agencia de marketing digital, y entre esa primera empresa y Ayenda, hay mal contados unos seis emprendimientos más. La mayoría de ellos fracasaron, quebraron y existieron muchos momentos de zozobra y preocupación, con ganas contundentes de tirar la toalla. Momentos que siguen apareciendo incluso en Ayenda, pero que la diferencia es verlos como un reto y una oportunidad de aprendizaje, en vez de sólo abrumarse sin encontrar una salida.

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

La comunidad de emprendimiento en Latam está creciendo cada día más, equipos potentes resolviendo problemas en la región (y no tenemos pocos). Tengo la fortuna de tener mentores con mucha experiencia pero, sobre todo, un equipo de personas mucho más capaces que yo en muchas áreas, de quienes aprendo día a día.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Siempre hablamos internamente de construir una compañía de cien años, que cuando ninguno de los que estamos en el equipo actual esté presente, hayamos dejado una compañía mucho más grande que nosotros mismos.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

En 10 años me veo haciendo exactamente lo mismo, pero en otra escala, con presencia de Ayenda en muchos más países, e impactando millones de vidas llevando nuevas experiencias de alojamiento y espacios de calidad a precios justos en la región.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Mis padres fueron profesores toda su vida, me inculcaron hacer las cosas con amor, respeto y empatía, además de que me empujaron a tomar los riesgos para emprender. Todo a pesar de que no me gradué de la universidad y tomé un camino diferente al de ellos. Mis amigos por otra parte se fueron formando alrededor de intereses en común, de soñar en construir cosas muy grandes y romper esquemas, una inspiración.

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Ayenda aún está en una etapa muy temprana, por lo que falta todo por demostrar, sin embargo, hay otras generaciones de compañías que están en una etapa todavía más temprana, pero con un potencial enorme. Me gusta hablar con equipos y ayudarles con algunas de las cosas por las que nosotros ya pasamos.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Mi equipo juega el rol principal. Hoy en día tengo 7 personas que conforman mi equipo del día a día, cada uno con una profunda experiencia y que ven todas las áreas de la compañía, esas áreas son operaciones, marketing, comercial, finanzas, producto, tecnología y growth. Son las personas con las que más hablo en mi vida, por ende, trascienden más allá de una relación laboral, son personas en las que confío, toman las decisiones más claves de la compañía y definimos la estrategia y visión de la compañía.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Tal vez es la lectura, si bien no seré la persona que más lea en el mundo, si es mi hobbie principal, pero más que leer para acumular de alguna forma conocimiento, lo hago para poder empujar a los demás a hacerlo. En Ayenda a cada persona al entrar, se le asignan cuatro libros como parte de su periodo de prueba, deben leerlos y socializarlos, sino (incluso con muy buen rendimiento profesional) no pasan el periodo de prueba.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Quedaría difícil nombrar un área en la que no haya aprendido, emprender te convierte en psicólogo, diseñador, desarrollador de software y vendedor. Pero tal vez la renuncia más importante es entender que no vas a hacer profundamente bueno en ninguna, sino que conforme la compañía escala, hay que traer personas que hacen todo mejor que uno, eso nos convierte en generalistas, y está bien, yo lo disfruto porque trabajar con personas increíbles es la parte más recompensante de este viaje.

 

Para acceder a nuestros servicios relacionados con el área de Emprendimiento, solo debes dirigirte al enlace web:

https://emprenderte.org/