Se  ha hablado recientemente de la aplicación de las nuevas tecnologías a las ciudades, convirtiéndolas así en smart cities o ciudades inteligentes. Si aplicamos esos procesos a los hogares encontraremos un término que lleva con nosotros bastante más tiempo: la domótica. Quizá no cuenta con la popularidad de otros anglicismos tecnológicos habituales, pero sí se trata de una industria pujante y con mucha inversión: solo en España, su valor creció en un 40% del año 2017 al 2018.

La Asociación Española de Domótica e Inmótica (CEDOM) define la domótica como “el conjunto de tecnologías aplicadas al control y la automatización inteligente de la vivienda, que permite una gestión eficiente del uso de la energía, que aporta seguridad y confort, además de comunicación entre el usuario y el sistema».

En definitiva, hoy contamos con numerosos dispositivos inteligentes que pueden ocuparse de tareas del hogar sencillas, como regular la temperatura o subir las persianas a la hora que suena el despertador. Pero lo más importante de la domótica es la capacidad de realizar estas tareas remotamente, desde un dispositivo móvil o nuestro ordenador.

En este artículo vamos a analizar para qué sirve la domótica y qué ventajas tiene la específicamente dirigida a la ventilación. 

¿Qué es la domótica y cuáles son sus ventajas?

El concepto de la domótica se empezó a popularizar en la primera década del siglo XXI, partiendo del término en inglés domotics. Según las fuentes, el término hace una contracción de domestic robotics (robótica doméstica). También es habitual encontrar como definición que proviene de la palabra domus, que es la casa o el hogar en latín. 

Por lo tanto, hay un arraigo muy importante del término en una tecnología temprana que tiene que ver más con la automatización del hogar. Tareas simples, como regular las luces, bajar las persianas, o subir la temperatura de la calefacción con un mando a distancia, se automatizan para ganar en confort y comodidad. Pero son sistemas mecánicos a distancia, sin mayores pretensiones.

Ahora bien, en los últimos años se ha desarrollado el concepto de smart home (hogar inteligente), mucho más ligado a la domótica actual y a la transformación digital que se ha aplicado en todas las facetas de nuestras vidas. Este concepto actual tiene que ver más con que los dispositivos repartidos por el hogar que, además de estar automatizados, están conectados y pueden comunicarse entre sí.

Podemos centralizar las ventajas de la domótica  en dos aspectos:

  • Control remoto: adiós al mando distancia del aire acondicionado. La nueva domótica de las smart homes permite controlar todo desde tu smartphone o tablet. De hecho, los sistemas de automatización pueden contar con un solo dispositivo al que conectarte como hub o plataforma de gestión de todos los aparatos. Controla la intensidad de la iluminación sin moverte del sofá o programa el termostato desde el trabajo, para encontrar la casa templada a tu llegada.
  • Automatización: muchos dispositivos que no son “inteligentes” se pueden programar. El reto de la domótica actual es integrar todos los sensores y mecanismos conectados para trabajar juntos. Por ejemplo, existen cerrojos inteligentes que perciben la presencia del dueño de la casa para abrirse. Después podrían encenderse las luces del hogar con solo detectar el smartphone, que es el habilitador de estos sistemas conectados.

Domótica específica para la ventilación

Analicemos el concepto de domótica desde la perspectiva de la ventilación, que también puede verse mejorada por los sistemas conectados de una casa inteligente.

Son muchos los aspectos por los que un sistema inteligente aporta un gran valor añadido a la ventilación.

  • La automatización de la ventilación es posible, no solo para programar los flujos de un sistema de ventilación mecánica (horas de encendidos y apagado, caudal preferido en determinados momentos del día, etcétera), sino que podemos aprovechar la detección de presencia para incorporar la ventilación “a demanda” (por ejemplo, que se active cuando hay un determinado número de personas). Además nos podemos conectar a bases de datos de calidad de aire exterior y poder reaccionar en función de los valores.
  • Por otro lado, el control remoto de la ventilación permite que activemos el sistema desde cualquier lugar, en cualquier momento, utilizando solo nuestro dispositivo móvil de preferencia. Ya sea desde el sofá o en el camino de vuelta de vacaciones, en un caluroso día de verano.

Además, la eficiencia energética es mayor en los sistemas de ventilación que aplican domótica. Evidentemente, al tener un pleno control remoto del sistema, podemos hacer una regulación de una forma más eficiente, Pero además, por el hecho de que las aplicaciones móviles que hacen de panel de control de estos sistemas, permiten visualizar en un único lugar el rendimiento y consumo. 

Todo esto se debe a la incorporación de sensores, que ofrecen estas lecturas y recomendaciones. En función del nivel de este sistema de ventilación “domotizado”, podremos incorporar, por ejemplo, sensores de humedad o de CO2, que adaptarán el sistema para una extracción del aire más intensa.

Connectair, la plataforma de ventilación inteligente de S&P

En S&P somos conscientes de todas las ventajas que la domótica aporta al confort en el hogar. Por ello, hemos desarrollado nuestra propia plataforma de ventilación inteligente: Connectair. Tener todo bajo control es primordial, especialmente cuando se trata de disfrutar de la mejor calidad del aire y obtener el máximo confort en el hogar.

En primer lugar, la plataforma Connectair cumple con los requisitos de cualquier sistema inteligente: monitorizar la calidad del aire de la vivienda, regular los caudales, ajustar la programación horaria, consultar el histórico de funcionamiento, etcétera.

Pero además de lo habitual, la plataforma Connectair tiene una serie de ventajas que van más allá de la gestión y el control del sistema de ventilación. Por un lado, cuenta con la posibilidad del mantenimiento a distancia. Esto quiere decir que los técnicos expertos en mantenimiento pueden acceder al equipo (previa autorización) para verificar el buen funcionamiento del mismo. A través de la herramienta se facilita la relación entre el usuario y el instalador de la instalación, lo que da seguridad al usuario por un lado y ayuda al instalador a ofrecer un servicio de mantenimiento. 

Por otro lado, esta plataforma aprovecha otra de las grandes tendencias en tecnología: el IoT, siglas en inglés de Internet of Things, que en castellano llamamos “Internet de las Cosas”. Esta tecnología facilita la interconexión de los dispositivos inteligentes de la casa. Y a través de altavoces inteligentes y sus asistentes de voz, como los de Amazon con Alexa, o los de Google con Home Assistant, podrás realizar consultas a través de comandos de voz, si no tienes tu smartphone cerca. 

Con Connectair nos abrimos a un universo de prestaciones que se abrirán en la nube en el futuro próximo.

 

Para contratar nuestros servicios relacionados con el área de Tecnología, solo debes acceder al enlace:

https://iamgbusiness.com