La industria europea del reciclaje defiende el papel esencial que su sector puede jugar para alcanzar los ambiciosos objetivos del paquete ‘Fit for 55’ de la UE para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El reciclaje de metales conlleva una reducción notable de las emisiones de CO2. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

Tras el lanzamiento por parte de la Comisión Europea del paquete «Fit for 55», que establece la ambición de la UE de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en al menos un 55% por debajo de los niveles de 1990 para el año 2030 y alcanzar la neutralidad climática para 2050, la Confederación Europea de Industrias del Reciclaje, EuRIC, ha querido destacar el papel esencial del sector del reciclaje para alcanzar tan ambiciosos objetivos.

La sustitución de las materias primas extraídas por materias primas secundarias procedentes del reciclaje ahorra enormes cantidades de gases de efecto invernadero y energía, además de ser intrínsecamente eficiente en cuanto al uso de recursos, por lo que tiene un papel clave en el apoyo a las industrias de alto consumo energético para descarbonizarse y volverse más circulares.

El uso de chatarra de acero, cobre o aluminio reciclado ahorra, respectivamente, un 58%, un 65% y un 92% de CO2 en comparación con las materias primas extraídas. Para ejemplificar la magnitud de estos ahorros, en 2018, el uso de 93,8 millones de toneladas de chatarra reciclada en la fabricación de acero permitió ahorrar 157 millones de toneladas de CO2. Esto equivale a las emisiones liberadas por el tráfico de automóviles en Francia, Gran Bretaña y Bélgica juntas.

Para Cinzia Vezzosi, presidenta de EuRIC, «la política climática y la economía circular van de la mano. Los recicladores esperan de la aplicación del Paquete ‘Fit for 55’ un alto nivel de ambición vinculado al Sistema de Comercio de Emisiones de la UE y al Mecanismo de Ajuste en Frontera del Carbono (CBAM) para apoyar las inversiones en cadenas de valor industriales neutras para el clima y circulares«.

«Dado que solo el 12% de las materias primas utilizadas por la industria europea proceden del reciclaje, se necesitan urgentemente incentivos fuertes, como el contenido reciclado obligatorio o un sistema de comercio de emisiones mejor estructurado, para aumentar la demanda de uso de materiales circulares y enviar señales fuertes al mercado», subraya Vezzosi.

Por otro lado, es igualmente esencial garantizar la existencia de un marco adecuado para acelerar la transición hacia una economía circular y neutra desde el punto de vista climático, protegiendo al mismo tiempo la competitividad de las industrias europeas que hacen un uso intensivo de la energía. En este sentido, la reciprocidad es importante para cumplir los objetivos circulares y climáticos de la UE.

«Los recicladores europeos piden que la CBAM ponga un precio adecuado a la huella de carbono de los productos metálicos semiacabados importados, pero también que se igualen las condiciones de las materias primas (ya sean minadas o recicladas), que se obtienen de países no europeos a menudo en condiciones ambiental y socialmente deficientes», añadió.

EuRIC espera trabajar con el Parlamento Europeo y el Consejo para apoyar una aplicación ambiciosa del paquete ‘Fit for 55’.

 

Para contar con nuestros servicios relacionados con el área de Commodities, Chatarras Industriales, Reciclaje, entre otros, solo debes visitarnos por medio del enlace web:

https://disvenserca.com/productos-y-servicios