¿Futuro del Trading con Bitcoin? Lo que tú haces en horas, a un Bot le toma medio segundo

¿Futuro del Trading con Bitcoin? Lo que tú haces en horas, a un Bot le toma medio segundo

¿Están los seres humanos preparados para dedicarse al Trading? Pocos, respondería Franklin Noriega, programador y creador de BeerMoney Bot, una herramienta de Trading automatizado que funciona actualmente en Binance operando en una especie de beta cerrada. Hay dos razones por las que solo unos cuantos elegidos pueden ser «Traders»: estas son el manejo de emociones y la velocidad para la toma de decisiones.

Franklin parte de una premisa sobre el trading muy parecida a la visión de Andrés Urquiola, CEO de Val-U, a quien también tuvo una entrevista hace algunas semanas: el Trading tiene componentes emocionales que «no todo el mundo puede manejar. Ser Trader, como profesión, no es algo para cualquiera. Hay muy pocos perfiles que encajan en un buen Trader». Y Franklin Noriega no encajaba en ese perfil, como reconoce durante nuestro encuentro en su oficina, en la ciudad de Caracas.

Particularmente, por el estrés, el cansancio y la capacidad de accionar en función de la euforia o necesidad del momento. Si entras en una ola de grandes ganancias, la avaricia puede tomar el timón; mientras que una espiral de pérdidas puede generar desesperación que movería al trader a operar buscando cubrir ese déficit, saliéndose incluso de su propio sistema o plan de operación.

Esto, alega Noriega, se elimina con la figura del Bot. El Trading, si es automatizado, se libera de las ataduras emocionales que hacen incurrir en errores graves por los altos niveles de emocionalidad que pueden estar involucrados en la actividad. Después de todo, hablamos de ganar y perder dinero.

“Un Bot no tiene nada de eso. Sigue unas reglas, unas estrategias, pero al mismo tiempo puedes hacer que sea evolutivo. Muchas veces la gente piensa que los bots tienden a ser estáticos. Los bots pueden crecer, pueden aprender de alguna forma, pueden crear modelos históricos o predictivos. Y pueden evolucionar siempre y cuando el humano que está detrás lo programe para esa evolución. Era eficiente para mí hacerlo a través de un bot, porque yo no servía para trader”.

Franklin Noriega, creador de BeerMoney Bot

Pero… ¿son malas las emociones?

Noriega aclara: «yo no voy a decir que las emociones sean netamente negativas al momento de hacer trading».

En efecto, dice, hay ocasiones en las que la emoción puede dar grandes recompensas. Unas que un bot no obtendría nunca, atado a su programación. «Muchas veces la emoción de euforia permite arriesgarte más. Y a veces, tienes más recompensas», dice al respecto.

Pero los problemas comienzan cuando la cuenta que operas pasa de verde a rojo. Ese momento en que las ganancias empiezan a convertirse en pérdidas, es en el que las emociones pueden generar errores. Buscas cubrir una pérdida y terminas tomando riesgos que no tomarías en otras circunstancias.

“Creo que ese es el mayor problema de los traders… un bot no padece eso. Quizá no se arriesga más, pero al mismo tiempo no se siente atacado, no se siente ofendido cuando pierde. Es una operación más”.

Franklin Noriega, informático venezolano.

Parece lógico que, si lo más sano para ser trader es abstraerse de los sentimientos, la solución esté en la automatización. Que la toma de decisiones esté en «manos» de un bot, de puro código programado para operar bajo ciertos parámetros. Y no bajo el control humano. El bot seguirá siempre el sistema, el humano… no necesariamente.

Pero lo que sí debe existir, sea cual sea el caso, es ese sistema comprobado, que ya sepas que funciona para operar. «Si no lo tienes, no estás haciendo trading, estás haciendo adivinanzas, apostando. Eso no es sustentable, no es rentable […] de nada te sirve que mañana te ganes 10 mil dólares, te los gastes en un año y no generes más nada», cuestiona el informático.

En cambio, con un sistema que respalde las operaciones, la perspectiva cambia: las pérdidas entran en tus estadísticas, en tu previsión. «Entonces no debes sentir nada porque confías en tu sistema. El sistema es lo que te permite a ti sentir tranquilidad cuando pierdes o no dejarte llevar cuando ganas».

Lectura de variables y actividad 24 horas

Lo otro que abunda en el humano, pero no en el bot, es un par de componentes muy dañinos para operar con éxito: el cansancio y el estrés. Algo que, en palabras de Noriega, «no todo el mundo puede manejar», reiterando lo dicho anteriormente en este artículo.

Si eres un buen trader y cuentas con ese sistema probado en batalla que hemos mencionado, agrega el desarrollador, igual no estás exento de padecer de estos problemas asociados con la actividad. Imaginemos que tienes horas al día viendo gráficas para interpretar y operar en consecuencia. El desgaste acumulado tras un tiempo puede convertirse en un gran problema.

«El Bot automatiza todo eso que el trader hace manualmente», dice. Pero es que su bot no solo se enfoca en indicadores o elementos propios del análisis técnico. BeerMoney «lee el internet», diría Franklin, y a partir de esa lectura es que toma decisiones.

“No se trata necesariamente de indicadores técnicos, sino de variables. Esas variables pueden venir de donde sea: noticias, gráfica, blockchain, indicadores fundamentales, funding, pools de liquidez. Vamos a ver todo eso junto, y saquemos una conclusión en medio segundo, todo el tiempo, 24/7.”

Franklin Noriega, fundador de BeerMoney Bot.

En resumen, la fuente de información que analiza este bot es muy dinámica. Incluye factores técnicos, gráficas e indicadores utilizados tradicionalmente en el trading, pero también «mide» el momento de los activos en la opinión pública, leyendo noticias, publicaciones en redes como Twitter o Telegram e incluso a los fundamentales de cada moneda. En fin: analiza el mercado desde distintas perspectivas. Y en el mercado de criptomonedas, lleno de manipulaciones y activos de volúmenes mínimos, esto puede ser determinante.

La gran diferencia es que ese análisis, que a una persona le toma horas, el bot lo hace en cuestión de segundos. Incluso menos. Y Noriega tiene ejemplos de la vida real muy ilustrativos para esta afirmación.

Los Bots tienen a su favor la acción inmediata

Uno de esos ejemplos parte de una «noticia» del año pasado: Walmart aceptaría pagos con una de las criptomonedas más conocidas en el mundo, aunque poco adoptada, Litecoin (LTC). La información terminó siendo falsa y los medios que se hicieron eco debieron retractarse más tarde de sus publicaciones.

Pero al mercado eso poco le importaba. Mientras la opinión pública se debatía entre creer o no lo que se decía, ya la criptomoneda estaba dando un salto increíble de precio. Detrás de ese salto, dice el programador, estaban los bots. A los bots, dice Noriega, no les importa si una noticia es verdadera o no. Leyeron esa información, la consideraron alcista y actuaron en consecuencia. De forma inmediata.

Mientras tanto, los humanos que hayan reaccionado en función de la moneda ya subiendo, quizá se pudieron haber visto afectados por el bajón que siguió la capitulación de los medios al desmentir la noticia.

El otro ejemplo son los ya súper conocidos tuits de Elon Musk, cuyo efecto en los mercados hemos analizado anteriormente en CriptoNoticias. «¿Tú veías un tuit de Elon Musk diciendo ‘DOGE to the moon (a la luna) y actuabas por eso? ¿Qué tan rápido lo hiciste? ¿Dos minutos? Pues eres un caso excepcional, pero aun así, el Bot lo hizo de inmediato», reflexiona.

Para Franklin, todo comenzó con un Bot de arbitraje realizado a solicitud de un cliente, que triangulaba entre bitcoin, dólar estadounidense y dólar australiano.

Esa experiencia le dio la noción de que él podía hacer Bots para Trading más complejos. Luego comenzó a ver grupos de Telegram en los que hablaban de ciertas criptomonedas, donde se le vino a la mente el proyecto que ahora encabeza: un bot conectado mediante API (Interfaz de programación de aplicaciones) al exchange Binance, aunque podría conectarse a muchas más plataformas.

Allí, en Binance, BeerMoney Bot opera a su gusto tras tomar sus decisiones de compraventa. Ahora mismo, solo en el mercado spot, aunque podría ampliarse a derivados en un futuro.

“Yo veía que, cada vez que lanzaban ese mensaje en Telegram, la moneda reaccionaba de inmediato. Y apenas reaccionaba, se iba para abajo. ‘Pump and dump’. Y mi mente de informático dijo: esto no es humano, esto está programado. Yo puedo hacer eso. Ahí surgió la idea”.

Franklin Noriega, programador de BeerMoney Bot.

BeerMoney Bot, un experimento donde «si tú ganas, yo gano»

La pregunta del millón de dólares: todo esto suena muy bien en el papel, suena hasta idílico. Pero… ¿cómo gana Franklin ofreciendo esto al público? Podría guardarse esta fórmula para así, invertir su propio capital y ganar dinero para él mismo, sin otros participantes involucrados. ¿Por qué salir a la luz?

El desarrollador apela por la maximización de las ganancias. En específico, parte de la premisa de que si algo funciona en pequeña escala y podría hacerlo en una escala mayor, hay potencial de hacerlo más grande:

Hay un tema de incentivos económicos. Poca gente se plantea cómo los sistemas de manejo de capitales y creación de ganancias funciona. Yo también tenía esa duda. Si tú tienes una gallina que te crea huevos de oro, vas a tener 1 huevo de oro al mes. Vas a tener 12 al año. ¿Qué pasa si buscas financiamiento y te compras 10 gallinas más? Vas a tener 120 huevos de oro al año. Le das un porcentaje de la ganancia a las personas que te ayudaron a comprarlas. Mi modelo de negocio es operar sobre las ganancias. Lo que se gana, yo te cobro una comisión. Si yo gano, tú ganas; si tú pierdes, yo pierdo. Hay otros modelos, como la suscripción, pero no le veo sentido. Si tú ganaste 10, te cobro sobre 10; si ganaste 1.000, yo cobro sobre 1.000; y si ganas 1 millón, te cobro sobre 1 millón.

De momento, el bot no es público. Solo está disponible para un pequeño grupo de personas que fungen como inversionistas y le generan a Franklin el financiamiento necesario para mantener el desarrollo del proyecto. Algo que, comenta, es difícil y costoso.

Además, alega que no están listos de momento para que el producto sea abierto. Se trata de un desarrollo también muy «delicado», argumenta, porque se presta a que lo tilden de estafador cuando una persona pierda dinero.

“¿Eso va a cambiar en algún punto? Sí. Solamente que bajo otros paradigmas. La principal razón técnica de por qué no es abierto es porque actualmente nos estamos manejando en mercados de muy poca liquidez. Entonces, si yo le meto mucho a una operación, pasa lo que acabo de decir: una vela de 20% en una moneda que no tiene liquidez. Cuando esté abierto es porque vamos a comenzar a manejar operaciones de más volumen. Ya hay un plan para ello, pero no está listo. Aquí la cuestión es no meternos tanto en problemas, no solo externos, sino también técnicos”.

Franklin Noriega, informático venezolano, desarrollador de BeerMoney Bot.

 

Para contar con nuestros servicios y concejos relacionados con el área de las Criptomonedas, Minería, entre otros, solo debes dirigirte al enlace web:

https://bitnessclub.com/

Jhonn Lenon M

Emprendedor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: