La ESA apoyará dos iniciativas privadas para diseñar servicios de telecomunicaciones y navegación para misiones a la Luna, en el marco de la iniciativa Moonlight de la agencia. Según expone la ESA en un comunicado, decenas de equipos internacionales, institucionales y comerciales están enviando misiones a la Luna que prevén una presencia lunar permanente. Estos se convertirán en viajes regulares al satélite natural de la Tierra en lugar de expediciones puntuales.

Muchas de estas iniciativas provienen de las principales instituciones espaciales en China, India, Japón y Rusia, junto con otras naciones con tecnología espacial, así como entidades privadas en todo el mundo. Un servicio de navegación y comunicaciones lunares confiable y dedicado permitiría a las misiones aterrizar donde quisieran. Los radioastrónomos podrían establecer observatorios en el lado opuesto de la Luna. Los vehículos exploradores podrían deslizarse sobre la superficie  lunar más rápidamente. Incluso podría permitir la teleoperación de rovers y otros equipos de la Tierra, señala la ESA.
El uso de un servicio compartido de telecomunicaciones y navegación reduciría la complejidad del diseño de futuras misiones individuales y las haría más livianas, liberando espacio para más instrumentos científicos u otra carga, haciendo que cada misión individual sea más rentable, explica.    Reducir el precio del billete a la exploración lunar podría permitir a un grupo más amplio de estados miembros de la ESA lanzar sus propias misiones lunares nacionales. Incluso con un presupuesto relativamente bajo, una nación espacial emergente podría enviar una misión científica CubeSat a la Luna, inspirando a la próxima generación de científicos e ingenieros.

La ESA vatician que los organismos comerciales podrían utilizar tecnologías innovadoras desarrolladas para la Luna para crear nuevos servicios y productos en la Tierra, lo que crearía nuevos puestos de trabajo e impulsaría la prosperidad. También podrían identificar nuevos servicios y productos habilitados para la Luna, como juegos de realidad virtual en los que los jugadores manipulan robots lunares o ven a través de los ojos de los astronautas lunares.

La ESA está proporcionando varios módulos de servicio para que el programa Artemis de la NASA devuelva humanos a la Luna para 2024, incluido el módulo de comunicaciones ESPRIT para las viviendas de los astronautas en el portal lunar. Con su socio industrial europeo, la ESA está ayudando a construir el Lunar Pathfinder, mostrando la provisión de servicios de comunicaciones lunares al brindar servicios iniciales a las primeras misiones lunares, incluida una demostración completa de navegaci’on lunar en órbita.

La iniciativa Moonlight se basa tanto en el módulo de comunicaciones ESPRIT como en el Lunar Pathfinder.    Surrey Satellite Technology Limited liderará el primer consorcio, tanto en la capacidad principal de servicios a través de su marca de servicios lunares SSTL Lunar como como fabricante de satélites. El consorcio también incluye: el fabricante de satélites Airbus; los proveedores de redes de satélite SES, con sede en Luxemburgo, y Kongsberg Satellite Services, con sede en Noruega; la estación terrena de Goonhilly en el Reino Unido; y la empresa británica de navegación por satélite GMV-NSL.

El segundo consorcio estará encabezado por Telespazio, en colaboración con el fabricante de satélites Thales Alenia Space; el operador de satélites Inmarsat, con sede en el Reino Unido; La empresa canadiense de tecnología espacial MDA; La filial de Telespazio en Alemania y OHB Systems; El operador de satélites español Hispasat; y la Compañía Italiana de Ingeniería de Tecnología de Logística Aeroespacial (ALTEC), la compañía de ingeniería aeroespacial Argotec, Nanoracks Europe, el Politecnico Milano y la Università commerciale Luigi Bocconi.

 

Para solicitar nuestros servicios relacionados con el área de Tecnología, solo debes acceder al enlace:

https://iamgbusiness.com