Las Neuronas Digitales que mejoran el Medio Ambiente

Las Neuronas Digitales que mejoran el Medio Ambiente

La red de innovación Dinapsis, desplegada por Agbar, apuesta por un cóctel tecnológico y humanístico para liderar la digitalización y el desarrollo sostenible de sus ciudades y municipios.

En la mente de un niño brillan, como luminarias, más de mil billones de neuronas. Hay un salto infinitesimal, un chispazo de vida de neurona a neurona, la sinapsis, que se repite en ese enorme número para configurar el pensamiento de un individuo. En apenas dos décadas, esa cifra (aproximadamente de la mitad en el adulto) habrá que multiplicarla por 9.700 millones de habitantes. A esos miles de millones de mentes hay que sumar los miles de millones de dispositivos que despliegan su propia capacidad, se quiera llamar o no inteligencia, a través de la tecnología.

Dinapsis, el gran proyecto de transformación digital de Agbar, experto en la gestión integral del ciclo del agua en España que da servicio a 12 millones de personas en más de mil municipios, plantea la fusión de ambos extremos, de lo humano y lo digital, a través de una agenda de iniciativas centralizada en hubs tecnológicos. “Desde los hubs de Dinapsis desarrollamos nuevas soluciones que combinan el conocimiento experto con las nuevas tecnologías digitales, buscando la optimización de la gestión ambiental. Esta combinación es lo que denominamos inteligencia operacional”, explica Guillermo Pascual, director de Operaciones y Transformación Digital de Agbar.

Los objetivos de los centros actualmente activos en España, aunque con sus especialidades en cada caso, apuntan a la misma dirección: escalar y adaptar las necesidades digitales en torno a la gestión sostenible del agua, el medio ambiente y la salud ambiental, facilitando una óptima gestión de los recursos. “El trabajo de Dinapsis se encamina a lograr una gestión más eficiente y circular de los municipios, garantizando así un crecimiento sostenible. Disponemos de más de 30 soluciones digitales para dar respuesta a las necesidades de las ciudades y territorios”, detalla Pascual. Estas soluciones surgen de una colaboración activa entre todos los sectores de la sociedad: la ciudadanía, lo público y lo privado se citan en los hubs de Dinapsis para encontrar alternativas a los diversos problemas que plantea el presente.

Estrategia en tres ejes

La estrategia de Dinapsis es un tridente abierto a sendos frentes. En primer lugar, el agua, el puntal de gestión del grupo. Dinapsis for water se focaliza en obtener soluciones digitales que optimicen la gestión del ciclo del agua 24×7; es decir, en tiempo real. En segundo lugar, la ciudad, ese ente urbano en el que habitará el 70% de la población mundial en 2050. Dinapsis for city procura ser al mismo tiempo motor y termómetro de la ciudad: por un lado, impulsa soluciones tecnológicas que aceleren y mejoren la transición ecológica de los municipios mediante una gestión más eficiente de las operaciones y recursos y, por otro, ofrece una monitorización constante que estima cuán saludable se encuentra una metrópolis en cada instante.

“La ciudadanía exige que se apliquen modelos sostenibles, no solo para el consumo, sino también para la producción y la gestión de los recursos Guillermo Pascual. Director de Operaciones y Transformación Digital de Agbar”.

El último eje, Dinapsis for Circular Economy, entronca con una de las grandes tendencias a presente y a futuro. Por economía circular se entiende un cambio masivo de todo nuestro modelo socioeconómico para que lo que consumimos nazca de algo ya previamente consumido. Es decir, reutilizar, de la manera más ingeniosa, los residuos de una actividad económica para convertirlos en los productos de otra. “Desde Agbar trabajamos para que el modelo de economía circular reemplace definitivamente al modelo de economía lineal, que sobreconsume recursos. Aplicar modelos digitales innovadores para lograr una gestión más eficiente es fundamental en este proceso”, explica Pascual. Ejemplos curiosos los hay en diferentes sectores, desde zapatos que parten de viejos neumáticos hasta un nuevo material que pretende sustituir a los plásticos y que se elabora a partir de gases de efecto invernadero. La regeneración del agua en las depuradoras para nuevos usos, como el riego, es otra muestra de esta búsqueda de la eficiencia.

Punto de encuentro

El encuentro entre todos los sectores de la sociedad es la clave de estos centros tecnológicos. Pero las herramientas de las que se nutren para dotar a esa creatividad de recursos son las más punteras: el internet de las cosas, los gemelos digitales, el big data, la inteligencia artificial, el computer vision o el machine learning que, junto con el conocimiento avanzado de la operación, son solo algunos de los ingredientes del cóctel que Agbar ha macerado para su digitalización y que, al unísono, enriquece a sus centros Dinapsis para encontrar esa chispa de la innovación. Y esa chispa nace, es exigida, desde el seno de la propia sociedad que quiere no soñar sino plantarse en un futuro más verde y próspero que el presente: “La ciudadanía exige cada vez con más fuerza que se apliquen modelos sostenibles, no solo para el consumo, sino también para la producción y la gestión de los recursos. La preocupación por garantizar que podamos disponer de los recursos esenciales es ahora algo generalizado y, tanto administraciones como empresas, tenemos el deber de cumplir con estas expectativas”, concluye Pascual.

 

Para contar con nuestros servicios y consejos relacionados con el área de Nuevas Tecnologías, solo debes visitar el enlace web:

https://iamgbusiness.com/

Jhonn Lenon M

Emprendedor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: