En los últimos años, Lego ha dado algunos pasos hacia unas prácticas más sostenibles para sus juguetes de plástico, desarrollando planes para unos juguetes más ecológicos. La empresa acaba de mostrar el primer prototipo de su clásico ladrillo fabricado con plástico reciclado procedente de botellas desechadas que cumple los requisitos de calidad y seguridad de la empresa.

Lego comenzó a intensificar sus esfuerzos de sostenibilidad en 2015, lo que incluyó el abandono de los envases de plástico de un solo uso e inversiones en materiales alternativos más ecológicos para sus juguetes de plástico. Esto llegó a incluir planes para árboles y arbustos de juguete hechos de plásticos a base de plantas en 2018, material que apareció por primera vez en un set de turbina eólica motorizada más tarde ese mismo año.

Estos artículos se produjeron con un bioplástico hecho de caña de azúcar de origen sostenible, pero para sus elementos de ladrillo, la empresa ha tenido que buscar algo más duro y más fuerte. Los investigadores de la empresa probaron más de 250 variaciones del material y dieron con lo que llaman una tecnología de composición a medida para convertirlo en ladrillos.

«Estamos muy entusiasmados con este avance. El mayor reto en nuestro camino hacia la sostenibilidad es repensar e innovar nuevos materiales que sean tan duraderos, fuertes y de alta calidad como nuestros ladrillos actuales, y que encajen con los elementos de Lego fabricados en los últimos 60 años. Con este prototipo podemos mostrar los progresos que estamos haciendo».

Tim Brooks, vicepresidente de Responsabilidad Medioambiental del Grupo Lego.

La empresa afirma que mediante este proceso puede convertir las materias primas de una sola botella de PET de un litro en diez ladrillos Lego de 2×4.

Sin embargo, pasará algún tiempo antes de que estos ladrillos lleguen a las manos de los niños, ya que la empresa aún debe someterlos a una nueva fase de pruebas antes de comenzar la producción, que se espera que dure al menos un año.

Sabemos que los niños se preocupan por el medio ambiente y quieren que nuestros productos sean más sostenibles. Aunque pasará un tiempo antes de que puedan jugar con ladrillos hechos de plástico reciclado, queremos que los niños sepan que estamos trabajando en ello y que nos acompañen en el viaje. Experimentar y fallar es una parte importante del aprendizaje y la innovación. Al igual que los niños construyen, deshacen y reconstruyen con ladrillos Lego en casa, nosotros hacemos lo mismo en nuestro laboratorio.

Tim Brooks.

 

Para contar con nuestros servicios relacionados con el área de Tecnología, solo debes visitarnos a través del enlace:

https://iamgbusiness.com