Los retrocesos del nuevo año son protagonizados principalmente por metales como el oro y el cobre impulso en la primera semana del año.

En concreto, el gas natural ha experimentado en los primeros días de 2022 un crecimiento acumulado de 35,21% a US$ 3,843 por unidad térmica británica (BTU, por su sigla en inglés), liderando así la lista de ganancias, según Bloomberg.

En segundo lugar, destaca el algodón con un aumento de 3,37% , ubicándose en torno a los US$ 116,39 la libra. Más atrás se posiciona el petróleo. El crudo Brent ha avanzado2,94% hasta los US$ 80,07 el barril, mientras que en su calidad de West Texas Intermediate (WTI) lo ha hecho 2,46% a los US$ 77,06.

Pese al éxito de este sector, el head economics and next generation research de Julius Baer, Norbert Rücker, afirmó en una nota que los mercados energéticos deberían comenzar a calmarse en 2022.
“Vemos los acontecimientos recientes como otro contratiempo en la saga más amplia de la crisis energética. Con la escasez de suministro de energía a nivel mundial y el enfrentamiento entre Rusia y Europa, en última instancia, sin generar ningún ganador, creemos que los mercados de energía europeos deberían normalizarse”, detalló.

En cambio, el oro continúa liderando la lista de perdedores con un retroceso de 0,78% hasta los US$ 1.815 la onza. Igualmente, el precio del azúcar ha descendido en los primeros días del año un 0,85% hacia los US$ 18,72 la libra.

Metales de Londres su retroceso ha sido de 0,33% a los US$ 4,382.

“Mientras continúe el dinero barato alrededor del mundo está tendencia se debería mantener y eso es lo principal que se debe vigilar, es decir, las condiciones monetarias híper laxas impuestas por los bancos centrales más grandes del mundo”, señala el gerente general de Renta4, Arturo Frei.

 

Para contar con nuestros servicios relacionados con el área de Commodities (Materias Primas), solo debes dirigirte al enlace web:

https://disvenserca.com/