Este 2022 será relevante para sentar las bases del nuevo ecosistema digital que recreará el mundo como si fuera idéntico al nuestro. Carlos Hinrichsen, decano de la Facultad de Diseño Digital e Industrias Creativas de la U. San Sebastián, comparte su análisis sobre el avance de las nuevas tecnologías y sus oportunidades.

Falta muy poco para que podamos comprar zapatillas usando realidad aumentada. Lo que hace unos años sonaba a una escena de una película de ciencia ficción, hoy se vuelve una realidad tangible. Nike, la conocida marca dedicada al diseño, desarrollo y fabricación de equipamiento deportivo, hizo oficial la compra de la empresa RTFKT, conocida por crear productos digitales para el denominado metaverso, que es el nuevo lugar de experiencias digitales conectadas con la física, para algunos la puerta de entrada a la realidad extendida.

La transformación digital -que se ha acelerado por la pandemia- ha desafiado a las comunidades de innovación a prepararse para una vida donde habrá que estar presente en lo virtual. Según la empresa Meta (ex Facebook) de Mark Zuckemberg todas las iniciativas tendrán cabida en este mundo con nuevas experiencias sociales significativas para los usuarios de Internet.

Un avance que Carlos Hinrichsen, decano de la Facultad de Diseño Digital e Industrias Creativas de la Universidad San Sebastián (USS), dice que escapa de todo límite, siendo la gigante Meta uno de los tantos mundos que estarán disponibles y cambiarán la vida que conocemos. De a poco hará que incluso las naciones deban regular el tema, como ocurrió en Barbados, un pequeño país caribeño que reconoció al Metaverso como territorio soberano, creando a la vez la primera embajada digital de la historia.

 

Para contar con nuestros servicios especializados en tecnologías emergentes, solo debes dirigirte al enlace web:

https://iamgbusiness.co/