Existen varios trastornos del movimiento que se manifiestan de manera similar, pero que luego tienen diferente evolución y requieren distinto tratamiento.

La aparición de un temblor o torpeza en las manos tiende a asociarse a la enfermedad de Parkinson, pero este no es el único diagnóstico posible. Los parkinsonismos atípicos son patologías también neurodegenerativas que, en sus primeras fases, se pueden llegar a confundir con el párkinson. Sin embargo, evolucionan de manera diferente, alcanzan limitaciones motoras con mayor rapidez y no responden de igual forma a los tratamientos.

La detección exacta y precoz de estas patologías es clave para evitar sobremedicar con fármacos que no funcionan mientras se deteriora la calidad de vida del paciente,

«Por ello es sumamente importante un diagnóstico preciso y precoz de estas enfermedades -entre las que se encuentran la parálisis supranuclear progresiva, la atrofia multisistémica o la degeneración corticobasal-, de manera que podamos aplicar desde el primer momento tratamientos precisos y, sobre todo, evitemos sobremedicar al paciente con fármacos que sabemos que no van a funcionar», apunta la coordinadora de la Unidad de Párkinson y Trastornos del Movimiento de Asciresla neuróloga Irene Martínez.

Lo último en tecnología médica a nivel internacional

Con la técnica Neuro-HIFU, Ascires ya trata sin cirugía el temblor, la rigidez o lentitud de movimientos en determinados pacientes de párkinson.

Con la técnica Neuro-HIFU, Ascires ya trata sin cirugía el temblor, la rigidez o lentitud de movimientos en determinados pacientes de párkinson.

Por la complejidad de este tipo de afecciones, es crucial la especialización y experiencia del neurólogo para detectar pequeñas señales sugestivas de la enfermedad, establecer el diagnóstico exacto y ofrecer el abordaje más adecuado. La especialización máxima en este tipo de patologías es, precisamente, lo que caracteriza a la primera Unidad de Párkinson y Trastornos del Movimiento del ámbito privado de la Comunidad Valenciana, impulsada por Ascires Grupo Biomédico en su clínica Ascires Campanar (Valencia).

Para abordar la complejidad de estas patologías, Ascires impulsa la primera Unidad de Párkinson y Trastornos del Movimiento del ámbito privado de la Comunidad Valenciana, que integra desde avances en Genética a Medicina Nuclear

Con la última tecnología en Imagen Biomédica -potenciada por técnicas de postprocesado e inteligencia artificial-, está integrada por un equipo multidisciplinar que, además de neurólogos especializados en todas las enfermedades que afectan al movimiento, incluye también radiólogos, neurogenetistas, neurofisiólogos y neurocirujanos. Asimismo, la unidad emplea técnicas de Medicina Nuclear como la tomografía por emisión de positrones (PET), que permite detectar las alteraciones del funcionamiento del cerebro asociadas a este tipo de enfermedades y aporta mayor precisión al diagnóstico.

Por otro lado, diversas patologías neurológicas que se caracterizan por un exceso, pobreza o lentitud de movimientos -como el propio párkinson y los parkinsonismos atípicos, pero también las distonías focales, el temblor esencial o las enfermedades que cursan con corea- pueden tener una causa genética. En estos casos, Ascires cuenta con capacidad para realizar todo tipo de análisis genómicos. «Esta información es fundamental para conocer las razones por las que la persona ha desarrollado la enfermedad, pero también, según el caso, para ofrecer consejo genético a la familia o para planificar la descendencia», argumenta la doctora Martínez.

Pioneros tanto en ultrasonidos como en toxina botulínica guiada por ecografía

Ascires es el primer centro de la Comunidad Valenciana en tratar las distonías con toxina botulínica guiada por ecografía. En la imagen, la neuróloga Irene Martínez con una paciente.

Ascires es el primer centro de la Comunidad Valenciana en tratar las distonías con toxina botulínica guiada por ecografía. En la imagen, la neuróloga Irene Martínez con una paciente.

El grupo Ascires es pionero en la introducción en España de técnicas innovadoras de tratamiento como Neuro-HIFU, un procedimiento basado en ultrasonidos, sin cirugía y guiado por resonancia magnética para eliminar el temblor esencial. «Estamos ya aplicando esta técnica para tratar también a determinados pacientes de párkinson que no logran controlar el temblor con medicación. Y, en algunos casos, la empleamos para combatir otros síntomas de la enfermedad, como son la rigidez o la lentitud de movimientos», expone la doctora Mireya Losada, neuróloga de la unidad.

El grupo biomédico, pionero en España en aplicar la técnica Neuro-HIFU contra el temblor esencial, amplía su uso para tratar de manera no invasiva el temblor, la rigidez o la lentitud de movimientos en determinados pacientes de párkinson

Ascires también cuenta con una amplia especialización en la infiltración local de toxina botulínica para tratar las distonías focales, contracciones involuntarias de los músculos que provocan una postura anómala o movimientos de torsión repetidos. «Somos el único centro en Valencia que aplica este procedimiento de forma guiada con ecografía, un abordaje de alta precisión que potencia los efectos beneficiosos y minimiza el riesgo de efectos secundarios», explica la doctora Martínez.

Ascires Grupo Biomédico

Por tecnología y número de pacientes atendidos anualmente, Ascires es el grupo biomédico líder en España en Genética, Diagnóstico por Imagen y Medicina Nuclear, además de un referente en Oncología Radioterápica. Desarrolla su actividad en hospitales públicos y privados, así como en su propia red de Clínicas Biomédicas en la Comunidad Valenciana y Cataluña. Con una trayectoria de más de 50 años y un equipo de 700 profesionales, el grupo Ascires centra su labor en diagnóstico y tratamiento, reinvirtiendo anualmente una media del 20% de los beneficios en I+D+i.

 

Para acceder a nuestros servicios relacionados con el área de Tecnología, solo debes visitar el enlace web:

https://iamgbusiness.com/