Las nuevas tecnologías de la comunicación tienen muchos impactos en distintas formas de vida que intentan descubrir los hombres y mujeres de este siglo XXI. Hay quienes dicen que estamos ante un adelanto de situaciones y condiciones previas aceleradas por la presencia de una pandemia mundial. 

Hace ya unos años que está instaurado el tema de las diversas organizaciones gremiales de Río Tercero, con poca posibilidad de reacción de las instituciones que defienden los derechos de los trabajadores. Más apurados por una agenda de cuestiones urgentes en un momento donde el avance sobre las relaciones laborales fueron graves (Atanor, F.M. entre otras tantas). Una vez más, lo urgente evitaba  tratar lo necesario. 

Apareció una super urgencia que no se podía prever, ni está en manos de nadie evitar: una pandemia.

La tecnología ya venía avanzando sobre el mundo laboral en lo que se llama la «Cuarta Revolución Industrial», que modifica la participación en la industria de una persona humana hasta llevarlo a punto de su sustitución por un robot, una computadora o un algoritmo.

Para medir el impacto traemos un ejemplo: nos referimos a una determinada maquinaria en alguna de las industrias de Río Tercero (caldera, por ejemplo) que hasta hace unos pocos años requería de tres equipos de trabajadores en forma rotativa, cada equipo con cuatro trabajadores; hoy, con sólo la robotización de la caldera, ya no hacen falta los tres equipos, sino que  con un supervisor de planta alcanzaría, porque en definitiva la maquinaria ya robotizada, ante un desperfecto y antes de autocorregirse, sólo se apagará, sólo hay que procurar su encendido, utilizando una persona cuando la falla se corrija. Y en principio las fallas son más bien pocas. 

El impacto socio-económico es evidente, ya que con esta caldera quedan fuera del sistema de producción, 12 personas, un equipo de turno rotativo implica cuatro puestos ocupados por turno (ej. industria química). Estas personas que podrían estar ganando de bolsillo un promedio de $150 mil por mes comprendiendo turno y antigüedad (rubros importantes que conforman el salario). Si multiplicamos este importe  por los doce puestos, sería aproximadamente 1,8 millón pesos por mes, el que  multiplicado por trece meses (un año con dos medios aguinaldos incluidos), nos lleva a más de  $26 millones de pesos por año (Recordemos que esos millones son de menos, es decir dinero que no estará circulando en Río Tercero y zona de influencia). 

Si esto pasa en seis maquinarias divididas en dos empresas que paguen estos sueldos, estamos hablando de 158 millones de pesos al año, sólo en una empresa. Si decidimos sumar algunas empresas más a fin de este análisis, podríamos concluir en un impacto de no menos de 500 millones de pesos “menos” por año, que no se inyectarán a la economía regional. Ésto, sin lugar a dudas, traerá consecuencias.

De esta manera, los robots barredoras o de limpieza, están reemplazando empleos tanto domiciliarios (servicio doméstico, limpieza de piletas, etc.), como también en empresas: una importante aceitera de la región ya tiene algunos sectores cubiertos con robots de limpieza, que tiene un costo “accesible”, y hasta se cargan solos yendo a su base de carga al notar la cercanía de su límite de batería. Con el valor de un sueldo de un trabajador se cubre el costo del robot. Esto implica un ahorro importante para la empresa: no hay salario, no hay carga de familia, no hay aportes, no hay sindicato, no hay carpetas médicas y no hay gastos, salvo el seguro para sustituir el robot. La empresa lo hace para optimizar costos mientras los sindicatos quedan perplejos e inmóviles y los trabajadores en la cuerda floja. Todo esto trae consecuencias para todos, puede implicar en muchos aspectos, lo que se llama el efecto divisor de la economía.

Con esto nos insertamos en el tema del teletrabajo, las plataformas de trabajo virtuales, las nuevas posibilidades laborales, las maneras de enfrentar este presente, ya no como mirada de un futuro distópico, sino más bien, como dicen Los Redondos, “un futuro que ya llegó”.

 

Para solicitar nuestros servicios relacionados con el área de Tecnología, solo debes dirigirte al enlace:

https://iamgbusiness.com