Los tratamientos de los pacientes serían más ágiles con estas tecnologías.

Los tratamientos de los pacientes serían más ágiles con estas tecnologías.Pexels

Los avances tecnológicos en la medicina salvan vidas, mejoran la salud y ayudan a contribuir a una sanidad más sostenible, por ello, ambos términos van tan ligados últimamente gracias al desarrollo de sistemas inteligentes que permiten predecir patologías para mejorar el seguimiento de los tratamientos.

Con el paso del tiempo, el ámbito sanitario se ha visto apoyado en las tecnologías más punteras, que incluyen desde la robótica médica, la Inteligencia Artificial, la impresión 3D y el diseño de implantes. Podríamos decir que la tecnología médica está revolucionando el sector sanitario, debido a que progresa en el desarrollo de soluciones y mejora la atención primaria. Si quieres saber cuáles serán los futuros tratamientos que podrían sustituir a los tradicionales, tan solo debes seguir leyendo la noticia hasta el final.

Adiós a la inyecciones de insulina

Cada vez es más común ver objetos impresos en 3D a comparación de los que están elaborados con materiales convencionales. Estos utensilios realizados en tres dimensiones también se pueden usar en el ámbito sanitario, donde un grupo de bioingenieros de la Universidad de Rice (Houston, Estados Unidos) ha empleado esta tecnología junto a otros materiales inteligentes para crear un implante que puede generar insulina para los diabéticos de tipo 1.

Por si no lo sabías, la diabetes provoca que el páncreas deje de producir insulina, una sustancia que regula el nivel de azúcar en la sangre. Por ello, se ha trabajado durante tres años para crear este implante gracias a una serie de células beta productoras de insulina hechas a partir de células madre, además, se encargará de nivelar los niveles de glucosa e inyectar la insulina en el momento adecuado.

Para comprobar si esta idea es viable, se encargarán de introducir este implante durante medio año en ratas que padezcan de esta enfermedad para comprobar después los resultados. Se deberá asegurar que las células estén cerca de la sangre para que detecten el cambio de la glucosa con el objetivo de modificar sus niveles, si fuese necesario. Asimismo, a través de la bioimpresión en 3D existe la posibilidad que el implante se integre sin problemas.

Tan solo queda esperar a que se haga el primer testeo para determinar si se podrá usar este implante impreso en 3D para humanos, quién sabe si el día de mañana los diabéticos dejarán de pincharse insulina para nivelar el azúcar de sus cuerpos.

El implante se produce a través de hidrogeles impresos en 3D.

El implante se produce a través de hidrogeles impresos en 3D. Rice University.

Un parche pegado a la piel podría detectar los ataques cardíacos

Los ingenieros de la Universidad de California en San Diego han desarrollado un parche de ultrasonido suave y elástico que se puede poner en la piel para controlar el flujo sanguíneo a través de las principales arterias y venas del cuerpo humano, de esta manera, los médicos tendrán más facilidad para diagnosticar los posibles enfermedades cardiovasculares a tiempo.

Este parche se puede poner en el cuello y en el pecho, además, puede medir de forma no invasiva señales cardiovasculares a una profundidad de 14 centímetros en el cuerpo con una gran precisión. Dicho dispositivo portátil puede penetrar en tejidos tan profundos y detectar señales vitales por dejo de la piel, a su vez, su tecnología incorporada puede proporcionar nuevos conocimientos sobre el ámbito de la salud.

Su estructura consiste en una fina lámina de polímero suave y elástico que se adhiere a la piel, incorporando una serie de transductores ultrasónicos milimétricos que son controlados por ordenador. Aunque de momento necesita estar conectado a una fuente de alimentación y una máquina de sobremesa para funcionar, los ingenieros trabajan para integrar todos los componentes en el parche para que sean inalámbricos.

Asimismo, se podría usar para el control domiciliario en el caso de que el paciente necesite una observación continua para prevenir un posible infarto.

El parche se puede mover con facilidad.

 

El parche se puede mover con facilidad. Nature Biomedical Engineering

Este casco podría evitar las sesiones de quimioterapia

¿Sería posible que un casco con Inteligencia Artificial (IA) pudiese detectar tumores cerebrales e incluso tratarlos? Efectivamente, puede ser viable, ya que la investigación realizada por Houston Methodist consistía en desarrollar un casco que genera un campo magnético para reducir un tercio del tumor mortal que poseía un paciente de 53 años, debido a que se sometió a este tratamiento, pero desafortunadamente, el hombre murió a causa de una lesión no relacionada.

La autopsia de su cerebro mostró que el procedimiento había eliminado un 31% del tumor en poco tiempo, marcando la primera terapia no invasiva para el cáncer de cerebro, también conocido como glioblastoma. Pero, ¿en qué consiste el casco? Este dispositivo cuenta con tres imanes giratorios que están conectados a un controlador electrónico basado en un microprocesador que funciona con una batería recargable.

Como parte de la terapia del paciente, el hombre tuvo que usar el dispositivo durante cinco semanas, teniendo en cuenta, que la rehabilitación con campo magnético empezó siendo de dos horas hasta llegar a un máximo de seis horas al día. De esta manera, el volumen del tumor se redujo casi un tercio.

Los inventores del dispositivo recibieron la aprobación de la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos) para empezar a usarlo en pacientes, asimismo, se quiere emplear en un futuro no muy lejano para evitar las radiaciones y quimioterapias durante los tratamientos de cáncer.

De momento, se ha comprobado que puede reducir hasta un 30% del tumor.

De momento, se ha comprobado que puede reducir hasta un 30% del tumor. Houston Methodist Hospital.

 

Para acceder a nuestros servicios relacionados con el área tecnológica, solo debes dirigirte al enlace web:

https://iamgbusiness.com/