Formarse en Computación Cuántica es una apuesta ganadora. Lo es hoy, y sin duda lo será incluso de una forma aún más rotunda en el futuro. Actualmente las instituciones de investigación y algunas empresas compiten para captar el talento disponible. Y no abunda debido a que escasean las personas con la formación adecuada para dedicarse a la investigación, el desarrollo de herramientas o la integración de las soluciones cuánticas en el flujo de trabajo de las empresas que pueden beneficiarse de esta tecnología.

La computación cuántica ha avanzado mucho durante las últimas dos décadas, pero aún queda un camino largo por recorrer. Necesitamos cúbits de más calidad, sistemas de corrección de errores, nuevos algoritmos cuánticos y entornos de desarrollo más refinados, entre otros recursos necesarios para que esta disciplina continúe avanzando. Esto explica por qué es tan necesario el talento que tantas instituciones y empresas demandan.

Actualmente las instituciones de investigación y algunas empresas compiten para captar el talento disponible en computación cuántica. Y no abunda

Para conocer con precisión qué opciones tienen las personas que quieren formarse en tecnologías cuánticas con el propósito de acceder a este mercado tan atractivo hemos hablado con Juan José García Ripoll, un investigador del Instituto de Física Fundamental del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que desarrolla su actividad investigadora dentro del grupo de Información cuántica y fundamentos de teoría cuántica.

En el impresionante currículo de Juan José destaca especialmente su posdoctorado de casi cinco años en el prestigioso Instituto Max Planck de Óptica Cuántica (Alemania), pero, como vais a comprobar a continuación, sus mayores cualidades son su capacidad didáctica y de concreción. Además, mantiene un contacto estrecho con los entornos académico y empresarial, por lo que puede ofrecernos una visión muy precisa del talento que realmente están demandando tanto las instituciones de investigación como las empresas que ya han apostado por la computación cuántica.

La Formación en Tecnologías Cuánticas es cada vez más accesible

El camino que han seguido las personas que se dedican a la computación cuántica es diferente a la trayectoria por la que puede optar quien quiere adquirir hoy esta formación. De hecho, no hay un único camino para acceder a este mercado, por lo que cada persona puede seguir aquel que encaja mejor con sus aptitudes y su vocación. Juan José nos cuenta cuál ha sido la trayectoria que le ha permitido consolidarse como uno de los principales investigadores españoles en Computación Cuántica:

«Cuando yo estudié se puede decir que la computación cuántica no existía como concepto, o, al menos, era algo muy marginal. Empecé mi tesis en 1997, y en aquella época había artículos publicados, pero eran todavía de naturaleza especulativa y teórica al carecer de realizaciones experimentales sólidas y escalables», puntualiza.

«Yo entré en el mundo de la computación cuántica de una manera muy tangencial. Hice la tesis en el departamento de matemática aplicada trabajando en el estudio de sistemas cuánticos y en algún momento me focalicé más en el diseño de hardware cuántico para experimentos que estaban empezando a hacer en aquel momento. Ahí fue cuando la computación cuántica empezó a sonar como una promesa de futuro, entre los años 2001 y 2006″, recuerda Juan José.

«En esa época ya empezaba a haber algunos cúbits, pero mucha gente aún creía que sería imposible construir un ordenador cuántico de más de tres o cuatro cúbits. Pensaban que no iba a funcionar nunca. La trayectoria que me ha traído hasta aquí es muy diferente a las que están disponibles ahora mismo», sostiene este investigador del CSIC.

 

Para acceder a nuestros servicios relacionados con el área de Tecnología, solo debes dirigirte al enlace:

https://iamgbusiness.com