¿Qué Requisitos debe tener la Vivienda de una Persona Emprendedora?

¿Qué Requisitos debe tener la Vivienda de una Persona Emprendedora?

En tiempos en que el teletrabajo ha aumentado su peso en España, cada vez son más también las personas que se interesan por iniciar una actividad profesional o comercial en su propio domicilio. La viabilidad dependerá de la naturaleza del negocio, pero en muchas ocasiones emprender desde casa es posible, especialmente si la vivienda reúne una serie de características.

Quienes han tenido que teletrabajar durante la pandemia saben que compaginar vida laboral y personal en el mismo espacio puede ser duro. Por esa razón, factores como la superficie de la vivienda, las zonas exteriores o la distribución son cuestiones a tener en cuenta para quienes buscan el lugar ideal para iniciar la actividad.

Por su naturaleza, el tipo de negocio puede condicionar cómo comenzar a plantearse esta búsqueda. No será igual embarcarse en una actividad profesional que pueda desempeñar una sola persona en un despacho, que otra que requiera recibir a clientes o incluso tener un pequeño taller o almacenar productos inocuos que se vendan online.

Pero sí existen algunas características que harán más llevadero el trabajo del emprendedor desde casa independientemente del campo en el que se desee emprender. Una de ellas es la superficie del inmueble: una casa de pequeño tamaño dificultará poder separar la vida familiar de la actividad profesional. Si, por el contrario, la vivienda cuenta con unas dimensiones suficientes para poder dedicar al negocio un espacio cómodo, la actividad laboral se verá beneficiada.

Además de disponer de una superficie suficiente, la vivienda debe permitir que la actividad del negocio pueda desarrollarse en un espacio diferenciado del inmueble. Una casa que cuente con despacho, o con dormitorios suficientes para poder convertir en despacho uno de ellos, es ideal. Pero también existe la posibilidad de separar una zona del salón mediante mamparas, muebles diferenciadores de ambientes o, incluso, realizando una pequeña obra.

Otra de las dificultades que supone trabajar desde casa son las muchas horas al día que se pasan en el mismo espacio, aunque existan zonas diferenciadas para la vida personal y la actividad profesional. En este sentido, que la vivienda cuente con espacios exteriores, como patio, jardín o terraza, y con buenas vistas, son valores añadidos.

Requisitos según la actividad

De entre los tipos de negocio que pueden desarrollarse en el propio domicilio, el despacho profesional, en el que se realiza actividad de oficina, es el que más fácilmente se adapta a la vivienda: puede ubicarse en una planta baja o en altura, no se necesita espacio de almacenamiento y en muchos casos no es necesario recibir a clientes. La única limitación es que el espacio dedicado a la actividad deberá tener luz y ventilación naturales y no ocupar más de una tercera parte de la superficie de la vivienda, si no se quiere tener que solicitar licencia de actividad.

Montar un pequeño taller en casa, cuya actividad no implique riesgos ni tenga una superficie mayor de 60 metros cuadrados, también es posible sin necesidad de solicitar licencia de actividad, pero en este caso el inmueble deberá estar ubicado en una planta baja o inferior.

Si se tiene la necesidad de recibir a clientes, además de otras exigencias, como la obligación de disponer de un número determinado de baños según la superficie del negocio, habrá que valorar otros aspectos, como qué ubicación es más adecuada en función del público al que se dirige, o la disponibilidad de plazas de aparcamiento en la zona.

Otros emprendedores se plantean la venta online desde casa, para lo que en muchos casos se necesita contar también con un almacén. En muchos casos, si el almacén es de dimensiones reducidas y no se destina a guardar productos peligrosos o nocivos, bastará con comunicar al ayuntamiento que se está realizando la actividad.

Algunas personas van más allá y se interesan por iniciar desde su casa un negocio relacionado con la restauración o la alimentación. También es posible, pero habrá que respetar las mismas exigencias técnicas y sanitarias a las que están sujetas las instalaciones alimentarias.

Emprender de alquiler

Montar un negocio en casa es más sencillo si se reside en una vivienda en propiedad. No solo existirán menos impedimentos si se necesita realizar una pequeña reforma, sino que, además, si quiere poder deducirse como gastos de actividad en la declaración del IRPF la parte del alquiler destinada al negocio, el contrato de alquiler deberá hacer constar que se va a realizar una actividad profesional en el inmueble, y delimitar en qué lugar de la casa.

Aunque es posible hacerlo, muchos arrendadores son contrarios a alquilar su casa para un uso que no sea residencial, ya que desde el punto de vista fiscal es más beneficioso arrendar el inmueble como vivienda.

 

Para contar con nuestros servicios relacionados con el área de Emprendimiento, solo debes dirigirte al enlace web:

https://emprenderte.org/

Jhonn Lenon M

Emprendedor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: