El proceso de reciclaje que se desarrolla en términos generales en la sociedad no está siendo, ni mucho menos, tan efectivo como debería. Alerta de ello Matthew Davies, profesor asociado de la Universidad de Swansea (Reino Unido), en este artículo publicado en The Conversation en el que, aunque repasa el sistema de reciclado en general, pone el foco en los paneles solares en particular.

Davies es director del Grupo de Fotoquímica Aplicada en departamento de Ciencia e Ingeniería de Materiales de la Universidad de Swansea. En su texto ofrece algunas cifras realmente apabullantes, por ejemplo, que en 2050 se estima que habrá 78 millones de toneladas de desechos con los que se podrían construir 4.000 millones de paneles solares.

Afirma que miles de millones de paneles solares llegarán al final de su vida muy pronto y, al ser desechados, se desperdicia una gran cantidad de materiales necesarios para la construcción de nuevos paneles.

El problema, explica, es que no han sido diseñados para que sea sencilla la extracción de los materiales útiles y, por ello, su futuro habitual es la trituración completa. Para evitarlo, propone el experto, habría que diseñar dispositivos electrónicos que faciliten esta extracción.

Si no se cambia la manera en la que se usan los materiales, advierte Davies, “estamos limitando el necesario despliegue de tecnologías renovables y amigables con el clima para mitigar el cambio climático”.

Los beneficios de modernizar el sistema de reciclaje son, además de financieros, realmente a tener en cuenta desde el punto de vista medioambiental, puesto que, como subraya el profesor, “el 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero se vinculan a la extracción, la fabricación y el uso de bienes”.

El peor escenario posible —el que hay que evitar—, destaca, es ese en el que las tecnologías tengan que competir entre sí por los materiales.

“Se extrajeron 100.000 millones de toneladas de materiales de la tierra y sólo el 8,6% regreso a la economía”

Y aporta otro dato de los que hacen pensar: “En 2020, se extrajeron 100.000 millones de toneladas de materiales de la tierra y sólo el 8,6% regresó a la economía”.

Según un informe realizado por la consultora de sostenibilidad Giraffe Innovation (que colabora con la Universidad de Swansea), en Reino Unido se generaron 1,6 toneladas métricas de desechos electrónicos en 2019, alrededor de 379.000 kilogramos valorados en 174,8 millones de euros.

Son elementos críticos, resalta, que no se recuperan. De hecho, la tasa de reciclaje global es inferior al 1% para 30 elementos críticos necesarios para las tecnologías futuras.

Para que las tecnologías emergentes sean sostenibles de verdad, señala Davies, el mundo ha de articular sistemas para extraer materiales críticos.

 

Para contar con nuestros servicios relacionados con el área de Reciclaje, solo debes dirigirte al enlace web:

https://disvenserca.com/