SKODA AUTO ha diseñado un sistema inteligente de almacenamiento de energía: un segundo ciclo de vida para las baterías de los vehículos eléctricos que reduce eficazmente su huella de CO2.

En colaboración con la empresa tecnológica checa IBG Česko, el sistema se está implantando en los concesionarios de SKODA.

Almacena la electricidad generada de forma sostenible en baterías usadas procedentes del SUV 100% eléctrico SKODA ENYAQ iV, así como de los modelos híbridos enchufables SUPERB iV y OCTAVIA iV.

Esto permite, por ejemplo, cargar los vehículos eléctricos de forma rápida y flexible, y los concesionarios también pueden utilizar la electricidad almacenada para la iluminación y el aire acondicionado de sus salas de exposición y talleres.

Tras un exitoso proyecto piloto en Praga, las innovadoras unidades de almacenamiento de energía ya están disponibles para los concesionarios de SKODA.

Hasta ahora, se han recibido 160 pedidos previos de concesionarios de la República Checa, Alemania, los Países Bajos y Eslovaquia.

Producido en colaboración con IBG Česko, el sistema de almacenamiento de energía puede albergar hasta 20 baterías de los modelos híbridos enchufables SUPERB iV y OCTAVIA iV, cada una con 13 kWh, o cinco baterías de 82 kWh del SUV eléctrico ENYAQ iV. El sistema tiene una capacidad total de hasta 328 kWh, que puede utilizarse para alimentar estaciones de carga rápida con una potencia de transmisión de hasta 150 kW.

El sistema de almacenamiento de energía puede almacenar temporalmente cualquier excedente de electricidad verde que se genere, por ejemplo, en los sistemas fotovoltaicos de los concesionarios de SKODA.

El sistema de almacenamiento de energía puede ampliarse o reducirse, y las baterías pueden cambiarse en unos pocos pasos si es necesario. En los próximos años podrían construirse más de 4.000 de estas unidades de energía sostenible.

Para las primeras unidades del nuevo sistema de almacenamiento, se utilizarán baterías de vehículos de prueba y de preproducción; más adelante, las baterías de los vehículos de producción usados también podrán someterse a un segundo ciclo de vida en este sistema.

La experiencia del proyecto piloto demuestra que la capacidad de las baterías de los sistemas de almacenamiento estacionarios sólo disminuye en torno a un 2% al año. De este modo, el sistema prolonga la vida útil de las baterías hasta 15 años, lo que mejora considerablemente su huella de carbono. Al final de este segundo ciclo de vida, SKODA recicla las baterías en un proceso controlado.

Las materias primas recuperadas se usan para producir nuevas baterías. SKODA AUTO ofrece una garantía de dos años para los sistemas de almacenamiento de energía; para las baterías de segunda vida utilizadas, el periodo de garantía es de ocho años.

 

Para solicitar nuestros servicios relacionados al área de Tecnología, solo debes dirigirte al enlace:

https://iamgbusiness.com