Si te interesa el mundo del emprendimiento es más que probable que ya hayas oído hablar del término subscronomics. Tiene que ver con lo que parece, con la suscripción a servicios de pago. Está resultado ser una tendencia de mercado que avanza imparable y que puede ser una buena oportunidad de negocio.

Aunque ofrecer servicios de suscripción puede parecerte algo propio de grandes plataformas como Netflix o Spotify, lo cierto es que es un modelo de negocio que puede adaptarse a muchos sectores diferentes, solo hay que ponerle un poco de imaginación.

EL FENÓMENO SUBSCRONOMICS NO PARA DE EXTENDERSE

La tendencia a suscribirse a plataformas y a ciertos servicios no ha dejado de crecer en los últimos años. Primero llegaron la música y las series en streaming, pero ahora hay servicios para todos los gustos. Servicios de suscripción que te envían cada mes productos para tu mascota, ropa para ti, prendas deportivas, novedades de alimentación, productos de belleza, etc.

El fenómeno de la suscripción se extiende mucho más de lo que parece. En poco tiempo España se ha convertido en el cuarto país europeo que más contenido por suscripción consume. Y los expertos señalan que todavía hay mucho margen de crecimiento, en 2025 podríamos llegar a las 62 millones de suscripciones activas a todo tipo de productos y servicios.

MILLENNIALS Y CENTENNIALS SON LOS PRINCIPALES CLIENTES

Quienes nacieron a partir de los años 80 del siglo pasado y quienes nacieron ya en los 2000 son las primeras generaciones que han crecido en compañía de la tecnología y no tienen ninguna reticencia a contratar servicios de este tipo. De hecho, para ellos es mucho más cómoda una suscripción que un contrato a largo plazo.

Un millennial puede suscribirse a un servicio y permanecer de alta durante años, pero tiene la confianza de que puede darlo de baja en cualquier momento y sin explicaciones, y eso es lo que le atrae. Si llega una compañía que le ofrezca el mismo producto o servicio pero con un contrato a largo plazo, seguramente lo rechazará.

TAMBIÉN BENEFICIA A LAS EMPRESAS

La tendencia que se ha dado en llamar subscronomics es especialmente ventajosa para las empresas, ya que está comprobado que un 75% de los suscriptores acaban renovando la suscripción. Como en muchos casos el precio que se paga es bajo, el consumidor no se molesta en dar de baja la suscripción si no la utiliza.

Prefiere seguir pagando cada mes unos pocos euros por si en algún momento vuelve a interesarle el producto o servicio. Prefiere hacerlo así antes que darse de baja y tener que pasar de nuevo por el trámite de hacer el alta.

LAS SUSCRIPCIONES CRECEN EN TODOS LOS SECTORES

Las plataformas de series y vídeos siguen siendo las grandes protagonistas de las suscripciones, pero ya hay muchos emprendedores que han buscado cómo adaptar su producto o servicio a este fenómeno: libros, ropa, cosméticos… desde los negocios tradicionales a los más modernos pueden crear un sistema de suscripción.

Incluso aquellos negocios que son puramente digitales también pueden hacerlo. Por ejemplo, cada vez es más común que podcast y blogs ofrezcan contenido de acceso exclusivo para suscriptores. Así, solo aquellos que pagan mensualmente su cuota pueden escuchar o leer ciertos contenidos.

¿PUEDE UNIRSE TU NEGOCIO AL FENÓMENO SUBSCRONOMICS?

Seguramente sí, la clave está en que hagas un buen diseño y ofrezcas un producto o servicio de calidad, porque a la gente no le gusta pagar por algo que puede conseguir gratis en otro sitio. En caso de que tu servicio implique el envío de productos, también debes asegurarte de contar con un buen partner logístico que asegure que la entrega se realice siempre a tiempo.

Las conocidas como cajas de producto tienen casi un 20% de cuota de mercado en lo que a suscripciones se refiere, así que son una buena oportunidad de negocio. Pero recuerda que tienes que cuidar tanto el producto en sí mismo como el propio packaging.

VENTAJAS DE LAS CAJAS DE PRODUCTO

Si consigues suscripciones para tus cajas de producto te aseguras tener una clientela más o menos fija. Es cierto que puede haber bajas de un mes para otro, pero la idea es que la clientela vaya creciendo de forma estable. Esto te permite tener más ingresos y, además, controlar mejor el stock que necesitas.

Por otro lado, los productos que envías en la caja son un buen “cebo” para atraer a tus suscriptores hacia tu negocio. Si lo que les mandas les gusta, es posible que acaben comprando más productos. Y, encima, está demostrado que este tipo de suscripciones a cajas de producto aumentan la fidelidad de la clientela.

El fenómeno de las suscripciones ha llegado para quedarse. En en entorno cada vez más competitivo, los consumidores no tienen problema a la hora de pagar una cuota fija mes a mes si saben qué, a cambio, van a recibir productos o servicios de la máxima calidad. Así que ahora puede ser buen momento para poner tu mente a funcionar y buscar una idea de negocio que pueda triunfar en este formato.

 

Para contar con nuestros servicios asociados al área del Emprendimiento, puedes dirigirte al sitio web:

https://emprenderte.org