El uso excesivo de las pantallas es una de las enfermedades más comunes y aceptadas del S.XXI

El uso excesivo de las pantallas es una de las enfermedades más comunes y aceptadas del S.XXI

Desde hace dos décadas la tecnología ha ido ganando terreno en la vida de las personas hasta hacerse casi indispensable. Realizar cualquier tarea sin ella parece casi imposible, casi tanto como salir de casa sin el móvil.

Llevar el móvil a cualquier parte se ha convertido en algo cotidiano. Su uso descontrolado es una de las enfermedades del S.XXI y es muy habitual ver a personas completamente enganchadas a sus teléfonos: revisando el WhatsApp, jugando a videojuegos, subiendo contenido a redes sociales o haciendo fotos constantemente.

Es casi imposible despegarse del móvil

Es casi imposible despegarse del móvil

La Organización Mundial de la Salud ha llegado a avisar que el abuso de la tecnología puede llegar a generar trastornos como irritación, estrés aumento de la agresividad e inseguridad. En este sentido, popularmente se cree que estar demasiadas horas delante del móvil – o cualquier otra pantalla – atonta a las personas: mientras se mira una pantalla hay menos capacidad de concentración y se tienden a olvidar algunas cosas.

Tecnología aliada: Liberando memoria humana

Sin embargo, Spike W. S. Lee, profesor de Gestión y Psicología de la Universidad de Toronto, afirma que la tecnología, al contrario de lo que se cree, podría ser beneficiosa para los procesos mentales de las personas e incluso hacerlas más inteligentes si cabe.

El experto apunta que tecnologías como los teléfonos modernos y los asistentes digitales pueden liberar a las personas de realizar algunas tareas. De esta manera, al no tener que preocuparse de estos cometidos – como recordar una fecha importante o memorizar la lista de la compra, por ejemplo – estarían en mejor posición de afrontar con éxito otros asuntos.

Para entenderlo mejor se puede pensar en que un sujeto tiene cuatro ranuras de memoria. Dos de ellas están ocupadas por tareas intrascendentes que podría solventar un recordatorio en el móvil. Las otras dos están vacías y deben servir para afrontar toda una jornada laboral. Según la teoría de Lee la tecnología liberaría las dos ranuras para que el sujeto esté completamente enfocado en lo que realmente es primordial.

El cerebro suele distraerse con cosas que son banales

El cerebro suele distraerse con cosas que son banales y la tecnología puede ayudar a mejorar

En este sentido, cognitivamente hablando, la tecnología puede llegar a ser una gran aliada a la hora de ampliar la capacidad para realizar tareas.

El profesor Lee apunta también que este tipo de dispositivos no substituirán nunca a los cerebros humanos ni eliminarán las funciones cognitivas de los humanos. Más bien apunta a que son una evolución de la socorrida nota de papel o el uso de los dedos a la hora de contar.

Para contar con nuestros servicios relacionados con el área tecnológica, solo debes dirigrte al enlace web:

https://iamgbusiness.com/