Elon Musk anunció durante el evento Battery Day que Tesla ofrecerá un nuevo modelo de auto eléctrico. Se tratará de un compacto o utilitario (‘hatchback’) más modesto que sus actuales modelos y que tendrá un precio inferior a los 25.000 dólares.

Ese nuevo Tesla competirá directamente con rivales como el Volkswagen ID.3, el Nissan Leaf o el Kia e-Niro, y será el primer vehículo de este fabricante que se alejará del segmento de gama alta. Y atentos, porque una de las claves de ese modelo estará en su nueva y prometedora batería.

El secreto está en la batería

El nuevo modelo de Tesla, aún sin nombre oficial, destaca por costar al menos 10.000 dólares menos que el Tesla Model 3 más barato actualmente, algo que es especialmente sorprendente para un fabricante que hasta ahora se había centrado sobre todo en autos de gama alta.

Para lograr esa rebaja el fabricante hará uso de un nuevo diseño «tabless» de batería que según Tesla es un 35% más pequeña que las baterías convencionales pero que aún así promete ser más barata, segura y potente.

De hecho según Musk esa futura batería ofrecerá nada menos que cinco veces más energía y seis veces más potencia que los modelos actuales, lo que dará como resultado un 16% más de autonomía por kilovatio hora.

El diseño también será un 10% más ligero que los coches eléctricos convencionales, y eso ayudará a ampliar la autonomía un 14% respecto a lo que se conseguiría con las baterías actuales.

Aunque no dio cifras concretas, Musk siempre ha dicho que una autonomía por debajo de 400 km es una cifra «inaceptablemente baja», lo que hace pensar que ese futuro modelo conseguirá al menos esa autonomía.

Tesla no mostró imágenes de posibles diseños —la imagen de cabecera es un concepto creado por Autocar) y no dio más detalles, pero sí sabemos que el objetivo es que el coche salga a la venta en 2023.

 

Para acceder a nuestros servicios relacionados con el área de Tecnología, solo debes visitarnos por el enlace:

https://iamgbusiness.com