Los metales son uno de los recursos que más conviene aprovechar, ya que si hablamos en términos económicos, su producción primaria implica unos costes de inversión y operación muy elevados. Por ese motivo, existe una alta demanda de chatarra y residuos metálicos para su recuperación.

Teniendo en cuenta que los metales se pueden recuperar y regenerar repetidas veces sin que el material se vea afectado, gran parte de la producción metálica actual se desarrolla a través del reciclado de chatarra y residuos metálicos.

En las siguientes líneas hablaremos sobre los tipos de chatarra que podemos encontrar y de qué forma se puede aprovechar.

¿Qué tipos de chatarra existen?

Entre los tipos de metales y chatarra y sus posibilidades de recuperación, destacamos los siguientes:

  • Hierro. Que se recupera de chatarra industrial, despuntes de corrugados, vigas, maquinaria… Se puede reutilizar para protecciones de infraestructuras, como puertas o ventanas. Además, también se pueden fabricar herramientas o vallas con este material.
  • Latón. Obtenido en forma de virutas, recortes, estañados o hilos. Todos los sobrantes de este material se pueden usar para elementos decorativos originales.
  • Acero inoxidable. También como virutas y recortes, se pueden volver a utilizar para la fabricación de enseres para cocina o muebles y herramientas.
  • Cobre. Extraído de cables, tubos, hilos de PVC, motores eléctricos, etc. Este material lo podemos encontrar en menaje de cocina o, mayoritariamente, en todo lo que tiene relación con tuberías.
  • Aluminios. En lingotes, perfiles, recortes y otros. Es un material con el que también se pueden fabricar cubiertos o latas de comida.
  • Bronce. Normalmente usado en maquinaria industrial, también puede recuperarse para el uso de enseres decorativos y el sector de la joyería.

 

Para contar con nuestros servicios relacionados con el área de Chatarra Industrial, solo debes dirigirte al enlace web:

https://disvenserca.com/