La localidad barcelonesa de Sant Boi de Llobregat estrena los primeros contenedores amarillos con un aro inteligente que permite identificar el tipo de envase, el usuario y la frecuencia con la que recicla, una iniciativa de Ecoembes que se extenderá al resto de España.

El nuevo contenedor

El nuevo contenedorECOEMBES

Sant Boi de Llobregat será el escenario de una experiencia pionera en el reciclaje urbano en España. El ayuntamiento barcelonés y Ecoembes, la organización ambiental que coordina el reciclaje de envases domésticos, han presentado un aro inteligente que se pondrá a prueba en los contenedores amarillos de la localidad.

Basado en el uso de múltiples tecnologías, como el Internet de las Cosas (IOT), la inteligencia artificial, el reconocimiento de imágenes o la blockchain, el nuevo contenedor permitirá la identificación del tipo de envase y del usuario que lo deposita, además de recoger otra información útil para optimizar el proceso como la localización y la frecuencia con la que se depositan los residuos.

La incorporación de este Smart Ring permitirá mejorar el rendimiento del Sistema de Devolución y Recompensa (SDR) RECICLOS, la iniciativa premia el compromiso ambiental de los ciudadanos con el reciclaje de latas y botellas de plástico concediendo puntos que posteriormente se pueden canjear por incentivos sociales o ambientales. «El objetivo es facilitar la relación del ciudadano con el reciclaje, de manera que pueda acudir fácilmente», explica José Luis Moreno de Castro, gerente de Innovación de Ecoembes, «y que gracias a este aro sea capaz de saber si el envase forma parte del proyecto o no, mediante una serie de elementos tecnológicos como un sensor óptico que permite identificar el envase gracias al código de barras».

Para participar en este sistema los ciudadanos tienen que registrarse en una aplicación web, escanear las latas o botellas que quieren reciclar y depositarlas en los contenedores amarillos, que están equipados con un QR que permite su identificación. Las máquinas de reciclaje están situadas en lugares estratégicos, como estaciones de transporte o centros comerciales. Presente ya en 45 localidades repartidas por todas las comunidades autónomas españolas, RECICLOS ha alcanzado ya a más de 3,6 millones de ciudadanos.

Ahora, la incorporación de esta mejora tecnológica supone un nuevo impulso para el reciclaje incentivado de latas y botellas de plástico de bebidas, gracias a palancas tecnológicas como la Inteligencia Artificial (IA). «Uno de los elementos en los que más hemos trabajado es en el reconocimiento de imágenes a través de inteligencia artificial, que permite interpretar el tipo de envase que se está depositando por su forma o tamaño» aclara Moreno de Castro.

«Además hay otra parte de algoritmia que permite interpretar lo que está pasando en el contenedor». Al pasarlos -sin bolsa- a través del aro, éste reconoce de forma automática los envases, se abre y se ilumina en verde. Por otro lado, los contenedores inteligentes siguen contando con una boca tradicional para depositar otros envases destinados al contenedor amarillo y que no forman parte del sistema.

LOCALIDAD PIONERA

En las 24 horas posteriores a depositar el envase, el usuario obtiene sus puntos, llamados RECICLOS, que podrán ser canjeados por recompensas como sorteos de productos sostenibles o donaciones a proyectos sociales o medioambientales locales. En el caso de Sant Boi de Llobregat, por ejemplo, los tokens obtenidos se pueden convertir en la participación en un sorteo para conseguir un patinete eléctrico o en donaciones a la Asociación Tots som Santboians, centrada en ayudar a personas con discapacidad, que se encargará de realizar acciones de preservación de espacios verdes de la localidad.

Hace dos años Sant Boi de Llobregat fue precisamente uno de los primeros municipios en apostar por ese sistema de reciclaje por incentivos. Ahora da un paso más al acoger los primeros 16 contenedores amarillos inteligentes en los que se han instalado estos nuevos aros. Y para informar sobre esta novedad y acompañar a los usuarios, el ayuntamiento de la localidad y Ecoembes están impulsando una campaña de información ciudadana durante el primer mes de implantación de la iniciativa.

«Con nuestra participación en este proyecto, en Sant Boi damos un paso más en el camino hacia el reciclaje del futuro, incentivando la corresponsabilidad de la ciudadanía gracias a una tecnología que facilitará el cumplimiento de los objetivos europeos en materia de recogida selectiva de envases», ha afirmado alcaldesa Lluïsa Moret.

«Gracias a esta experiencia de colaboración público-privada y a nuestra alianza con Ecoembes seguimos siendo pioneros, apostando por la innovación y reforzando nuestro compromiso de ciudad con la sostenibilidad y en la lucha contra la emergencia climática», añade.

EXPANSIÓN AL RESTO DE ESPAÑA

De cara al futuro, el objetivo es extender esta tecnología por todo el territorio nacional para optimizar el proceso de recogida. «Lo que presentamos aquí es una primera solución, pero es solo una de las 15 tecnologías que estamos desarrollando para mejorar el contenedor», anticipa José Luis Moreno de Castro. «Algunas, como las basadas en visión artificial, permitirán extrapolar esta tecnología a otro tipo de residuos, de manera que permite reconocer el tipo y ayudar al ciudadano decidir dónde depositarlos».

Asimismo, el proyecto sienta las bases para una integración tecnológica que haga más eficiente el sistema de reciclaje gracias a un mayor uso del big data. «El proyecto apunta a desarrollar una solución que se pueda aplicar a nivel nacional al programa RECICLOS y eso es lo que vamos a trabajar en este piloto: verificar a qué nivel se puede llegar y en cuánto tiempo».

 

Para contar con nuestros servicios relacionados con el área de Reciclaje, solo debes visitar el enlace web:

https://disvenserca.com/