Concejo del Monte inauguró su puesto en el Mercado del Val en febrero de 2020 y recibió la ayuda del programa de subvenciones para empresas de nueva creación del Ayuntamiento de Valladolid.

   La mujer y el hijo de Faustino López, en el puesto de Concejo del Monte en el Mercado del Val. / G. L.

El 6 de febrero de 2020, poco antes de la irrupción de la pandemia y del confinamiento total de los españoles en nuestras casas, Faustino López, junto con su mujer y su hijo, inauguró una tienda en el Mercado del Val, Concejo del Monte, para dar continuidad a su granja de gallinas y dar salida a los espárragos y a todos los productos ecológicos que planta en sus terrenos de Alaejos. «Fuimos el único puesto que abrió sus puertas después de la inauguración oficial del Mercado del Val; todos los demás tenían ya su clientela, mientras que nosotros hemos tenido que ganarnos la confianza de nuestros clientes con el paso del tiempo», explica.

A las dificultades propias del arranque de un nuevo negocio, se sumó una pandemia que trastocó los planes de Faustino López. «Por ello, siempre estaré agradecido al Ayuntamiento de Valladolid por la subvención que nos concedió como empresa de nueva creación; creo que es fundamental para dar impulso a los emprendedores». Concejo del Monte fue una de las 83 empresas que recibieron las ayudas gestionadas por la Concejalía de Innovación, Desarrollo Económico, Empleo y Comercio, a través de la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico, dentro del programa de subvenciones para empresas de nueva creación en el municipio de Valladolid en el año 2020.

Como gesto de agradecimiento, Faustino ha decidido no subir los precios durante la presente campaña. «Los clientes no tendrán que pagar más por nuestros huevos, tomates, pimientos, espárragos…, consideramos que es parte del esfuerzo que tenemos que hacer nosotros ante esta situación tan complicada».

Todos ellos productos ecológicos, cuya demanda se ha incrementado en los actuales tiempos de pandemia. «En estos momentos, las personas nos hemos dado cuenta de que necesitamos las defensas preparadas ante cualquier agente externo que nos pueda atacar; el consumo de alimentos ecológicos, libres de pesticidas y de herbicidas, permite que esas defensas se tengan que emplear menos a fondo para combatir los virus que acceden a nuestro organismo. Los alimentos ecológicos cuentan con vitaminas, minerales y proteínas completas, sin ningún tipo de cambio genético y hormonal, y ayudan siempre a mejorar la salud, a la vez que cuidan el medioambiente, puesto que las granjas donde producimos los alimentos ecológicos están libres de pesticidas y herbicidas».

Ese aumento de la demanda de los productos ecológicos se ha visto reflejada en los tres mercadillos ecológicos que se organizan en la capital vallisoletana: los segundos domingos de cada mes en Plaza de España y el primero y el último domingo de cada mes en el PRAE (Propuestas Ambientales Educativas). Faustino López recuerda que «estos mercadillos se retomaron a finales del pasado verano y el público asistió con ímpetu».

 

Para contratar nuestros servicios relacionados con el área de Emprendimiento, solo debes dirigirte al enlace:

https://emprenderte.org